Ley del “telonero”

Y en un punto no menor para las regiones, se establece que en el caso de los espectáculos que se realicen fuera de la Región Metropolitana, estos deberán “intentar” promover a los artistas locales.

Si a un productor que organiza un concierto de un artista internacional en Chile le dicen que puede eximirse del pago del IVA (19% del valor total de cada ticket) a cambio de que incorpore a un músico nacional como “telonero”, ¿qué cree usted que diría? Pues lo más probable es que de inmediato gestione dicha opción.

Eso es lo que debiera producirse luego que se promulgue próximamente la ley 19.968 de “Fomento de la Música Chilena”, iniciativa que el pasado martes logró la aprobación en la Cámara de Diputados de las modificaciones realizadas en el Senado que establecen nuevos requisitos a los conciertos y eventos musicales en el país.

Fueron largos 12 años de trámite legislativo impulsados en gran medida por la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD), entidad que se planteó el objetivo de “impulsar y fomentar el desarrollo de la música y sus artistas”.

En concreto, la norma establece la incorporación de “teloneros” nacionales en los eventos de artistas extranjeros para más de 600 espectadores, aunque se especifica que quedarán fuera de dicha opción, expresamente, los festivales y celebraciones organizados por los municipios.

La ley también define que la preventa de ticket dirigida a un público exclusivo o preferencial no podrá ser superior al 50% del total de las entradas, y solo por un tiempo limitado. Además, los recintos que reciban este tipo de espectáculos estarán obligados a contar con espacios reservados a personas en situación de discapacidad.

Y en un punto no menor para las regiones, se establece que en el caso de los espectáculos que se realicen fuera de la Región Metropolitana, estos deberán “intentar” promover a los artistas locales. Lo que es complementario con la disposición que define la capacidad de los recintos a partir de los 600 espectadores, número que en el caso del Maule favorece al TRM, aunque deja afuera a otros con menos butacas.
En todo caso, esta opción viene a complementar un esfuerzo, tanto de los artistas regionales como de entidades públicas y privadas orientadas a la cultura, que se realiza diariamente en diferentes rincones de la región.

En un aporte, sin duda, pero no es la panacea para las precariedades de los artistas locales. El esfuerzo debe ser de todos y en distintos ámbitos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here