“Las universidades realmente ven con peligro este segundo semestre”

En entrevista con Diario El Centro, el presidente de la Red de Universidades Públicas no Estatales expuso las complejidades que se vislumbran y las respuestas poco satisfactorias del ministerio

El rector, Diego Durán, dijo que en la UCM el déficit podría alcanzar los 11 mil millones de pesos.

Los problemas financieros que venían advirtiendo desde el año pasado las universidades del país, particularmente, por los estudiantes con gratuidad que exceden la duración de sus carreras, podrían agudizarse los próximos meses por los efectos que ha traído la pandemia para estas instituciones.

Para exponer los escenarios complejos que podrían enfrentar las casas de estudios a raíz de la emergencia sanitaria, así como proponer soluciones, los representantes del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch), Consorcio de Universidades del Estado (Cuech) y Agrupación de Universidades Regionales (AUR) han participado en dos sesiones de la Comisión de Educación del Senado. Pero hasta ahora el resultado de los debates no ha sido del todo fructífero.

Entre las alternativas planteadas está la forma cómo se utiliza el Fondo Solidario de Crédito Universitario.
Otros planteamientos apuntan a la realización de una nueva evaluación del Formulario Único de Acreditación Socioeconómica (FUAS), para conocer si los estudiantes pueden optar a la gratuidad a partir de esa reevaluación económica; así como abrir opciones de uso para los fondos que ya tienen las instituciones –ganados a través de proyectos- para que se puedan redestinar y así encarar parte del déficit proyectado.

La respuesta del Ministerio de Educación respecto a dichos planteamientos ha sembrado disconformidad y mayor preocupación entre las autoridades académicas.

Una de las últimas propuestas del Gobierno fue la ampliación del uso de los excedentes del Fondo Solidario para las universidades que componen el Cruch, pero sujeto a que también incluya a las instituciones privadas que no pertenecen a ese organismo, condición que los rectores ven con preocupación, tal como lo expuso el rector de la UCM y presidente de la Red de Universidades Públicas no Estatales (Red G9), Diego Durán.

“Respecto del Fondo Solidario de Crédito Universitario en vez de generar una alternativa a lo que nosotros estábamos planteando generaron otra que da cuenta de aumentar más de 30%, pero con una condición de que la diferencia se destine para el sistema de educación superior completo, a lo cual nosotros también nos negamos, puesto que nos parece sorprendente porque, de hacer uso de los recursos que las instituciones tienen, es un poco para poder paliar los propios déficit”, explicó Durán.

¿En la UCM de cuánto proyectan que será el déficit?
“Pensamos que nuestro déficit va a alcanzar alrededor de los 11 mil millones de pesos. Eso corresponde al 27% del presupuesto”.

Como universidad entendemos, además, que resultaron perjudicados por la baja de matrícula e incrementó el número de estudiantes que se han retirado o suspendido sus carreras…

“Dentro de esos 11 mil millones de pesos están considerados todos esos elementos. Hasta hoy, aproximadamente 500 estudiantes a pedido suspensión y tuvimos una merma respecto de lo proyectado que también nos perjudicó”.

El año pasado se aprobó el uso de excedentes del Fondo Solidario para la gratuidad ¿Eso ya está en curso?
“En la discusión del presupuesto del año pasado para 2020 se logró incorporar eso, porque en principio no se había aceptado el uso del Fondo Solidario de Crédito Universitario y se logró colocar en una de las glosas la posibilidad de usar hasta el 30% con los recursos que estuviesen acumulados hasta el año 2019, pero eso estaba sujeto a la creación de un reglamento por parte del ministerio y lo generó sin consultarle a nadie, lo presentó y frente a eso nosotros hicimos un reclamo, puesto que ese reglamento es muy restrictivo, por lo tanto, más allá del 30%, lo redujo en términos de solamente usar los recursos que se recuperaban durante 2019 y en algunos casos la recuperación versus la colocación no da un valor un positivo. Por lo tanto, hay casos en los que no se puede acceder a ningún recurso para utilizar en el caso de la gratuidad”.

Considerando que esto también perjudica a los estudiantes que pueden perder la gratuidad este año, ¿Puede haber mayor deserción en las universidades?

“Sin duda que se puede presentar y, de hecho, se ha presentado. Mucha de la gente que ha suspendido lo hace porque no tiene condiciones para continuar y por otro lado porque la situación financiera de sus familias también se ha visto afectada enormemente por el desempleo. Entonces, han tenido que destinar el tiempo y los esfuerzos en colaborar económicamente en sus casas”.

Finalmente, ¿En qué condiciones los deja esa discusión que todavía no avanza? ¿Qué podría pasar si no se toman en cuenta ninguna de las alternativas que han planteado?

“Hoy, las proyecciones de las universidades son perder 146 mil millones de pesos y eso necesariamente va a afectar a algunas más que otras y de todas maneras va a afectar la manera cómo estamos enfrentado el tema de la pandemia. En los elementos tecnológicos que necesitamos, ha habido muchos recursos que se han tenido que destinar a becas de conectividad, también en compra de equipos para los estudiantes. Todo eso perjudica esa gestión.

Las instituciones realmente ven con peligro este segundo semestre, porque a la larga la única manera en que las instituciones van a poder seguir adelante es haciendo uso de las gestiones financieras y administrativas, entre ellas las medidas más drásticas son, por supuesto, afectar el presupuesto, el cual cuando no se puede apretar más en lo operativo -después de hacer grandes esfuerzos- comienzan a afectar el empleo de las personas y eso es grave. Por eso, es importante abordar esto con antelación”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here