Las audiencias primero

Diario El Centro, en su camino como medio de comunicación, cierra hoy un ciclo con esta edición número 11.428.

publicado por

Avatar
25 de agosto de 2020
176

Los medios de comunicación, en particular, aquellos que han optado por el formato papel como negocio principal, constituyen -cada vez más- una excepción. Primero, porque la economía se vio fuertemente golpeada por el denominado “estallido social” y luego, por las medidas sanitarias que buscan mitigar la pandemia.

Y ocurre que el modelo económico actualmente vigente en Chile, se sustenta precisamente en el intercambio de bienes y servicios. Más todavía, porque el estímulo para que esa compra y venta se genere, es precisamente la publicidad. La conclusión es casi obvia y así lo saben todos quienes trabajan en medios de prensa.

Pero no es lo único, porque también las audiencias están cambiando, fenómeno que se vio acelerado en los últimos meses. Ahora bien, que se cierre un formato tradicional de un medio de comunicación es una tragedia, por supuesto, más todavía para las regiones, donde la prensa es la voz de los ciudadanos ante el poder.

Esa fue la misión que Diario El Centro intentó cumplir en estos 31 años de vida en el formato tradicional. Un medio de comunicación que surgió como todo emprendimiento y que, con aciertos y errores, logró posicionarse en la opinión pública, siendo reconocido como una de las marcas más representativas del Maule.

Pero las cosas cambian y, antes que todo, cambian las audiencias. Y como dicen los expertos, el público está primero. Más todavía en estos tiempos, cuando las noticias falsas circulan por millones en las redes sociales, donde todos se disfrazan para tratar de mostrar un rostro que no es el verdadero, buscando captar la atención.

Allí es donde los medios de comunicación tienen un rol muy importante, no porque sean los exclusivos dueños o iluminados de la verdad, sino porque son los que se acercan a los hechos con rigor profesional, alejados de todo interés político o económico, buscando transmitir esos hechos al público para que ellos juzguen.

Muchos dirán que eso es algo que ya no corre, en un mundo donde ya nadie opina, sino que baja y sube el pulgar. Lo que diga el otro ya poco importa, porque ahora el que diga algo distinto es visto como enemigo. Ya lo dijo un filósofo francés: “No estoy de acuerdo con tus ideas, pero daría mi vida por defender su derecho a expresarlas”.

Diario El Centro, en su camino como medio de comunicación, cierra hoy un ciclo con esta edición número 11.428. ¿Se puede decir la última? Sin duda que no, porque en nuestra sociedad moderna, todo da vueltas y, si hay que seguir a las audiencias, cualquier cosa puede ocurrir. Pero por ahora, es la decisión más correcta.

Desde esta tribuna, damos gracias infinitas a todos los que trabajaron en este medio de comunicación. Estas páginas están impregnadas con el esfuerzo y profesionalismo de decenas de periodistas que han pasado por estos teclados y pantallas. Todos hicieron su aporte y hoy se les reconoce y les rendimos honores.

Lo mismo para todo el personal que trabajó en esta empresa, desde altos ejecutivos hasta quienes realizaron la labor más humilde. También para nuestros muertos, es decir, personas que hoy recordamos con especial cariño, porque nos dejaron cuando se desempeñaban en esta empresa, causando gran pesar entre nosotros.

Pero esta última edición ya será historia mañana y dará lugar al futuro, donde todo es posible. ¿Cuándo, dónde y cómo? Ahora no lo sabemos, pero lo intentaremos. Y si no es así, que la historia recuerde a este medio de comunicación como lo que fue: un eslabón más en el infinito afán por ejercer el derecho a la libertad de expresión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here