Lanzan concurso internacional que transformará terreno de la cárcel de Talca en un centro cívico

Desde este lunes comenzó el plazo para recibir las propuestas para transformar la propiedad de la Alameda en un espacio de calidad urbana y arquitectónica

publicado por

Avatar
28 de julio de 2020
883
La cárcel de Talca ha estado ubicada en un espacio cívico, que se consolidó en el tiempo y fue receptor de edificios administrativos, institucionales, comerciales y habitacionales.

Una vez que culmine la construcción de la nueva cárcel de Talca en el sector de Panguilemo, al norte de la capital regional, quedará disponible el terreno donde se emplaza actualmente el recinto penitenciario de la capital regional, justamente en el corazón de la ciudad, donde converge la naturaleza de la Alameda, oficinas jurídicas, instituciones públicas, administrativas y, además, espacios culturales.

Tiempo atrás se generó un compromiso desde el Ministerio de Bienes Nacionales para que, una vez queden desocupados los espacios, dar paso a un centro cívico que potencie el crecimiento urbanístico de Talca. Para lo anterior, la municipalidad lanzó un concurso internacional para recibir propuestas y seleccionar la mejor alternativa en cuanto diseño y factibilidad.

Este lunes 27 de julio se dio el primer paso, pues en la página web https://www.talca.cl/espacio-civico-talca.php comenzarán a recibir postulaciones. A su vez, se dispuso un cronograma relacionado con las distintas etapas que tendrá el proceso. El jurado, compuesto por nueve personas, entre ellas, autoridades y arquitectos, estará encabezado por Andrés Maragaño, académico de la Universidad de Talca y director del concurso.

Los criterios a evaluar una vez presentadas las propuestas digitales serán: estrategia de inserción de la propuesta en su entorno; calidad urbana y arquitectónica; programa y mix de usos; espacio público; paisajismo; diseño sostenible; accesibilidad universal; zonificación; normativa y viabilidad.

En términos generales, entonces, en las bases del concurso se establece que el programa arquitectónico, para el desarrollo de la propuesta, contempla la inclusión de servicios públicos y municipales, viviendas, oficinas privadas, comercio, centro de convenciones, una propuesta de programa ciudadano, espacios públicos y estacionamientos.

CASCO HISTÓRICO
Para el alcalde talquino, Juan Carlos Díaz, la materialización de nuevos espacios en la actual cárcel, permitirá consolidar el casco histórico de la ciudad, actualmente una lenta recuperación a raíz del terremoto de 2010. “Nos hemos puesto en coordinación con el Gobierno regional, para sacar adelante este proyecto. La Municipalidad tiene una cantidad importante de recursos, alrededor de 100 millones de pesos, para hacer este concurso internacional”, dijo.

En palabras del edil, la idea es “construir un centro cívico que tenga un centro de convenciones, también que sea con residencias también de integración y un sinnúmero de actividades que en definitiva van a permitir que nuestro casco histórico se consolide y también se recupere producto de los daños que ha sufrido producto del terremoto”.


IMPORTANCIA DEL SITIO

Indudablemente los edificios que rodean al recinto penitenciario refuerzan la idea de concentrar en la zona un centro cívico. A su vez, la expectativa es sumar potencial desarrollo e inversión tras la consolidación del proyecto. A juicio de Andrés Maragaño, académico de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca y director del concurso, la ubicación de los terrenos tiene alto valor.

“La cárcel siempre ha estado en el centro de la ciudad. Al inicio en la Plaza de Armas, luego se trasladó a la Alameda. Siempre ha sido un hecho cívico. Siempre ha sido componente la cárcel de los tribunales, de la administración, del municipio. Todos estos edificios públicos que de alguna forma construyen este espacio cívico de la ciudad”, dijo.

El académico agregó que “la gente básicamente tiene que hacer trámites todavía presencialmente en estos edificios públicos. Por eso es un barrio cívico de atención a los usuarios, pero también pensamos en espacios para la ciudadanía. Se está pensando también que pueda existir una sala de reuniones, para tres mil o cuatro mil personas, que se pueda expandir”.

Para el mes de noviembre, con los resultados, habría claridad respecto al anteproyecto. En ese sentido, Maragaño apuntó que “si este proyecto, realmente se realiza, sería inédito en Chile, por la complejidad que tiene también. No hemos querido hacer algo fácil, hemos querido que realmente la imagen de este sitio sea una imagen ciudadana, de un centro cívico contemporáneo. Por lo tanto, tiene cierta complejidad los desafíos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here