La peor de las profecías

Ámbar era sólo una niña de 16 años, desaparece de la casa de su tía, se encienden las alarmas de la familia, la niña no regresó. Sus cercanos acuden a denunciar presunta desgracia, pero no antes de dos días se inician las labores de búsqueda por parte de la Policía de Investigaciones.

Son los medios de comunicación quienes relevan el caso, alertando a toda la comunidad de la desaparición de la menor.

Recién después de 8 días es encontrado su cuerpo sepultado en el patio de la casa de su madre, cumpliéndose la peor de la Profecías.

Es indignante, inentendible e inaceptable que estas historias se repitan una y otra vez, con padrones comunes de mujeres indefensas e inocentes. ¿No era acaso sospechoso para la Policía de Investigaciones que la niña desapareciera luego de ir a la casa de un hombre condenado por femicidio y homicidio? ¿Por qué se inicia la búsqueda, recién después de dos días? ¿Qué evidencias faltaban para realizar labores de búsqueda en esa casa, que evidentemente no fue periciada del todo?

Quién responde las interrogantes que tenemos millones de chilenos, estos casos lamentablemente no son aislados, en nuestro país existe una larga lista de nombres de mujeres que han sido asesinadas sin tener jamás justicia por la falta de profesionalismo de quienes tienen la obligación investigar y administrar justicia.

Las instituciones han fallado una vez más en este caso dejando en libertad a un asesino y femicida que debía cumplir una pena de 27 años de presidio, al que sin embargo luego de 11 años el Poder Judicial le otorga la libertad, pese a un informe no favorable de Gendarmería.

Su muerte era evitable Como sociedad debemos pedir perdón a Ámbar por no entregarle la protección que ella merecía a su corta edad.

¿Quién controla el actuar del Poder Judicial? ¿Están las Policías en Chile lo suficientemente capacitadas para investigar y resolver casos?

Los ciudadanos no solo exigimos justicia, sino que también exigimos cambios al sistema Procesal Penal Chileno, que a todas luces no entrega las garantías necesarias.

¡No más mujeres asesinadas!
¡No más Jueces indolentes!
¡No más policías inoperantes!

Sandra Lastra Morales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here