La Huerta de Mataquito: De fronteras, vueltas y el cacique Briso

Entre los muchos antecedentes históricos de este lugar, destaca el de la saga de los Briso, una familia de abundante descendencia, pero de la que, sin embargo, se desconoce el lugar donde están sepultados

publicado por

Avatar
28 de junio de 2020
472
“La Huerta” es una localidad que se encuentra situada en una terraza de la ribera norte del río Mataquito.

El poblado denominado actualmente como “La Huerta de Mataquito” o simplemente “La Huerta” es una localidad que tiene aproximadamente mil habitantes, y se encuentra situada en una terraza de la ribera norte del río Mataquito, a los pies del cordón montañoso de la Cordillera de la Costa, perteneciente al secano interior de la zona.

Fue un antiguo caserío indígena que se conoció como “Gonza”, frontera del dominio incásico y español, y escenario de la “Batalla de Mataquito” durante la Guerra de Arauco. El cambio de nombre se produjo a partir del siglo XVII, en la colonización española del valle, en referencia a la curva que presenta el río Mataquito en su curso al oeste. Así “Gonza” cambia a la “Güerta” significando la vuelta que hace el río Mataquito en ese lugar.

Administrativamente pertenece a la comuna de Hualañé, en donde forma el Distrito La Huerta, que incluye a pequeñas localidades vecinas como Orilla de Navarro, Orilla de Valdés, Remolino y Parronal. Se ubica 40 km al oeste de la ciudad de Curicó, por la Ruta J-60; y 54 km al noroeste de Talca, por la Ruta K-40.

Durante el dominio español los indígenas conservaron su organización y se convirtieron al catolicismo.

PRESENCIA INDIGENA
Hace 10.000 años atrás, esta zona presentaba población paleolítica dispersa, caracterizada por ser recolectores y cazadores hábiles, permanentes navegadores de río y por lo tanto pescadores fluviales, que con el tiempo se transformaron en agricultores y ganaderos; transitando entre la costa y el valle; y asentados en donde las condiciones geográficas le favorecían (que les daba abrigo, seguridad y alimentación).

En la época precolombina, el río formado por la unión de los ríos Teno y Lontué era conocido como «Güelengüelevano» y el plano aluvial del codo del cauce era habitado por el pueblo de indios llamado “Gonza”. Durante el siglo XV, con el mandato del inca Huaina Capac, el imperio incaico amplió sus dominios por el sur hasta el río que llamaron “Mataquetha” o “Mat’qto”, estableciendo su influencia en los habitantes de la zona (de hecho se cree que los incas venían del norte y no pudieron atravesar el río en la zona de Peralillo y tuvieron que bordearlo hacia la costa para poder atravesarlo quizás a la altura de Quelmén y/o Lora llegando al lado sur del río entre la zona de Docamavida y Calpún).

A la llegada de los españoles, el río Mataquito constituyó la frontera de la resistencia mapuche, desde donde asolaban las poblaciones fundadas por los conquistadores en Chile central.

El dominio español en la comarca del Mataquito se expresó en la entrega de tierras y encomiendas de indios en favor de militares por sus servicios a la corona. Los indígenas conservaron su organización y se convirtieron al catolicismo.

La población nativa del Mataquito –que ya era numerosa en 1580, que contabilizaba sólo en la zona de Gonza 140 indígenas tributarios- sufrió una rápida despoblación debida en gran parte a las expoliaciones y al rigor de los hacendados vecinos que los expulsó de la zona. Como expresión de estos hechos, el Cacique Briso acusaba ante las autoridades judiciales a Jacinto Garcés, hacendado de La Huerta, de invadir la propiedad indígena y perjudicarles sus sembradíos. Las autoridades judiciales de la época resolvieron en favor de los indígenas, sin embargo, la zona terminó cediendo ante la ocupación española, constituyéndose las grandes propiedades que actualmente conocemos.
Cerca de Peralillo –que ya era una Estancia importante- se levantó un lavadero de oro en Quilpoco, a cargo del Corregidor Juan Garcés Donoso en 1746. Esta propiedad -de la estancia de Peralillo- se extendió desde el lindero del pueblo indígena de La Huerta hasta Hualañé. Y en la vecina estancia Remolinos hubo también –al lado de un molino de agua- una pequeña capilla católica que cristianizaba a los indígenas de la zona (cerca del cerro de Maica). Estas Estancias tenían antiguas casonas (habitación del estanciero) con corrales y bodegas, viviendas de los trabajadores y molinos.

En esta zona se presentan caciques, territorios con cierta organización indígena, que ejercen la caza y la pesca y la incipiente agricultura, y aún son los más pobres de la cuenca del Mataquito.

En los pueblos de indios esta gente es recibida sin obstáculos, se les da el nombre de “inquilinos” y a veces superan el número de la población autóctona. Así en una matrícula de 1789 en la Huerta se identificaban 59 inquilinos agregados y 16 indios. Toda esta gente, unida a los indios de la zona, constituye una población – o agrupamiento- de importancia local, que hace la vida común y mantiene vinculaciones de diversa especie.

Para conformar los poblados, los dispersos naturales o habitantes nativos –que vivían en torno al río y algunas lagunas- fueron reagrupados en rancheríos compactos para conformar las futuras aldeas y villorrios. Siempre hubo 2 elementos externos que aceleraron la instalación de los pueblos “de indios”: el primer elemento externo, fue la instalación de una parroquia, casi siempre al medio de la población de indios –la casa del párroco y la iglesia- edificada en un pequeño plano en la falda de la loma, en el lugar que ocupa la casona parroquial. Y el otro elemento externo, es que el Corregidor ordenó en 1777 que los indios se avecindaran y se instalaran alrededor de la Parroquia hasta constituir una pequeña aldea o villorrio. Así las rucas y tolderías indígenas empiezan a colocarse en las lomas y en las quebradas próximas a la iglesia. Lo curioso, es que también se empiezan a avecindar los mestizos, blancos y mulatos, incluso españoles comerciantes que levantan y construyen casonas de cierta importancia, todo empujado por las bondades de vivir aglomerados buscando terminar con el desamparo, atropellos y asaltos de los bandoleros e indios libres; como los del Cacique Briso en la zona de la Huerta y el Mataquito.

René León Echaíz, en una crónica citada, establece que “los indios son flojos y viciosos, y viven en la miseria y en relajamiento…Hay gente que se acerca a vivir con los indios de los pueblos, está formada por indios sueltos, de distintos lugares; por mestizos descendientes, por mulatos y negros libres; por españoles de baja categoría social, por desertores, por hombres perseguidos por la justicia, por esclavos que han huido de la justicia, etc.”.
Según un informe del diputado Hermenegildo Céspedes en 1789, la Huerta se caracteriza por “ser un pueblo situado a orillas del río Mataquito por la parte norte, cuya corriente corre al rumbo de sudueste por término de 24 cuadras que es el largo de dicho pueblo. El reducto de su asiento es una corta vega que corre a orillas de dicho río que encerrará en cincuenta cuadras cúbicas, que es el único terreno donde los naturales de este pueblo siembran legumbres y granos para su mantención…”.

EL CACICAZGO LOCAL
Antes de Gonza ya existía el asentamiento indígena de Mataquito (Peralillo) a orillas del río local y que no tenía ningún cacique que lo gobernara pero que se relacionaba con los habitantes de Gonza. Hacia 1630 en las inmediaciones de Gonza, existía una numerosa cantidad de rukas y toldos pertenecientes a la población indígena local que se localizaban a la orilla del río Mataquito y los caciques que gobernaban eran de nombre Briso y de ellos dependían rancheríos subalternos como Mataquito y Orillas de Navarros.

“En una matrícula que se hizo en 1695 figuraban los siguientes indígenas: Nicolas Briso, cacique de 80 años, Pedro Millanamu, Antonio Goaicoca, Cristobal Cayuguante, Juan Sanchuiri”, según cita de R. León Echaíz.

El cacique Domingo Briso (hijo del anciano cacique Nicolás), tuvo una enorme descendencia en la zona del pueblo de indios de Gonza, que contrajo matrimonio con una española –y que en 1771 ya tenía 5 hijos- en donde ejerció su poder indígena durante más de 50 años y que su hermano Fernando Briso asoló las tierras de esta parte de la zona del Mataquito; transformándose en bandolero y bandido al querer resistirse frente al sometimiento de los españoles de los herederos de los conquistadores y encomenderos del área.

El mismo R. León Echaíz expone: “Ya conocen la fama siniestra de Fernando Briso, hermano del cacique del pueblo indígena de la Huerta, se ha convertido en el terror de toda la zona de Mataquito. Al frente de una banda de desalmados recorre caminos y montañas, asalta estancias, arrea con piños de animales. Nada que sea de valor escapa a su avidez; y si alguien se opone a sus designios, sabe también ser implacable sanguinario”.

Al revisar los archivos parroquiales que están en la Iglesia San Policarpo de la Huerta –que datan de 1828 y que refieren a la iglesia y curato de Peralillo-, es posible apreciar la abundante y extensa descendencia de la Familia Briso de raíz indígena; llamando profundamente la atención que no existe coincidencia alguna con el único fallecido instalado en el cementerio actual de La Huerta ni los enterrados en el actual cementerio de Villa Prat en términos de su abundante rama familiar (área de influencia ejercida por los Briso); por lo tanto surgen unas preguntas intrigantes: ¿Dónde están sepultados los demás descendientes de esta familia indígena? ¿Hubo un enterratorio indígena en la zona y dónde estará localizado?

Quizás la gran descendencia de los Briso obedece a la endogamia practicada durante 200 años en la zona, situación muy común que era socialmente aceptada entre las comunidades indígenas. Hoy los Briso (o Brisso) se distribuyen en Huaquén, Villa Prat, La Huerta, Hualmapu y Curepto (entre ellos quizás el último descendiente José Rivero Briso, fallecido en 2012 en Quebrada de Reyes y sepultado en Curepto).

ROL EVANGELIZADOR
La tercera parroquia (después de Vichuquén y Lora) de la zona de influencia del río Mataquito, fue la de Gonza o La Güerta. Estas tierras estaban ubicadas –como ya se citó- en el Fundo Remolinos (de propiedad de Juan Garcés).
Dicen los indios “que hubo una capilla en el pueblo, pero al presente no hay y sólo han señalado el lugar donde estaba, en las tierras que actualmente goza Jacinto Garcés”.

Hay que establecer que la primera iglesia en la zona de la Huerta; es la de alto de Caone –que data de 1770- y la de Peralillo –que data de 1788-, que recién aparece en 1824 aproximadamente como una pequeña parroquia, que venía a evangelizar a la población nativa; y que se hoy se reconoce como la gran “Iglesia de San Policarpo” de La Huerta –que concentraba la mayor cantidad de población del valle del Mataquito y que en 1824 se expresaba en la construcción de una nueva iglesia en la zona- y que en 1864 pasó a ser parroquial en lugar de la de Peralillo, reemplazándola por esta de Huerta del Mataquito.

Definitivamente en 1864 se trasladan los tolderíos de indios de Peralillo a La Huerta de Mataquito.
Y además para el funcionamiento de las iglesias y parroquias los indígenas debían pagar tributo para mantener al cura doctrinero de la localidad y así asumir los roles de evangelización y pacificación de la zona. Entre las primeras doctrinas existentes estaba la de Peteroa, que incorporaba los pueblos de Peteroa, Gualemo, Mataquito, Gonza y Paniagüe

Hoy la Iglesia de San Policarpo de la Huerta es una enorme construcción de adobes de estilo románico y que cuenta con amplios corredores al costado sur y que contiene 3 naves de acceso al templo; y que fue recién reconstruido por encargo pecuniario de un residente local y que podría ser postulado a la declaratoria de Monumento Nacional para su preservación futura.

Alejandro Morales Yamal
Mg. Cs. Sociales Aplicadas
Raúl Sánchez Andaur
Dr. Historia

2 Comentarios

  1. Muy Interesante el tema.
    Hay un libro que habla sobre los del mataquito…..
    Tengo familiares en el sector de hualañe,placilla,licanten.
    Por los apellidos….siento que hay una decendencia española.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here