La historia del joven talquino que nació entre ruedas y motores

Bastián Tapia López acaba de salir tercero en el Campeonato de Navegación Argentino (Canav) y ahora va por el título del South American Rally Race

publicado por

Avatar
19 de enero de 2020
222
Bastián sueña con competir en un Dakar. Por ahora, quiere ganar el South American Rally Race

Con apenas 20 años, Bastián Tapia López es un promisorio talento talquino que acaba de conseguir el tercer lugar en el Campeonato de Navegación Argentino (Canav) junto al destacado piloto nacional Fernando León, quien además es el dueño del equipo Liqui Moly Chile, con el cual participaron en la competencia trasandina.

Pero la historia del joven piducano es imposible de contar sin su familia, quienes lo criaron en el mundo tuerca, ya sea como espectador, como hobby o compitiendo en eventos regionales.

Sus padres, Danilo Tapia Muñoz y Gloria López Moreno, participaron en carreras de motocross y enduro en la década de los noventa. “Entre los dos logramos juntar 46 copas y como 89 medallas”, aseguró la mamá de Bastián.

Él los acompañó desde pequeño y ni se inmutaba con el ruido de los motores. Por el contrario, no había cómo sacarlo. “A él le nacía. Había que correrlo. Estaba todo el día encima cuando estábamos arreglando un jeep. Nos pasaba las llaves o metía las manos. Cuando uno iba a salir, él decía ‘ya, vamos’. Prefería andar en jeep que estar viendo tele”, relató Danilo.

CHIQUITITO
Bastián tiene varias imágenes en su mente. “Me acuerdo cuando hacíamos los arreglos mecánicos, mirando para tratar de aprender, intentando hacer cosas yo mismo y también de todos los paseos. Recorrimos Chile entero con el 4×4, empezamos por Copiapó más o menos y llegamos hasta como Angol”, recordó.

Gloria, agregó: “Siempre nos vieron a los tres juntos, entonces a él todos lo conocieron desde chiquitito arriba de los jeeps y de las motos. Siempre llamó la atención, porque lo iban a sacar y nosotros le decíamos ‘no, está nacido y criado arriba de las ruedas’”.

Es que Bastián incluso los acompañaba en las competencias. “Era mi navegante desde chico”, recalcó su padre orgulloso., quien añadió: “Como a los 7 años, le compramos una moto para que él empezara a entrenar y ahí empezó a participar en campeonatos regionales en infantil”.

REPAROS
Pero no todos veían con buenos ojos esa situación. “Siempre tuvimos los reparos de que le podía pasar algo, que íbamos a tener un accidente. Muchas veces nos dijeron que éramos unos papás irresponsables”, comentó Danilo.

En ese sentido, Gloria añadió: “A mí me cargaban siempre, típico por ser la mamá. ‘¿Cómo lo dejas?, me decían”.

Por esta razón, Bastián destacó el respaldo de su familia. “Me han apoyado sin siquiera dudarlo, siempre han estado ahí y eso se agradece muchísimo. No cualquier papá hace eso por un hijo, más con los riesgos que existen en cada carrera”, valoró.

De hecho, cuando tenía 15 años, lo dejaron ir a Córdoba, Argentina, a realizar un curso de navegación impartido por los pilotos Rubén García y Leonardo Suaya. “Nos decían que cómo le íbamos a dar permiso al niño para que viajara solo a otro país, pero yo les respondía ‘es lo que a él le gusta y si no lo hago ahora, él más adelante igual lo va a hacer; y si no, yo lo estaría truncando’”, contó Gloria.

CARÁCTER
Ya de grande, desde 2014 a la fecha, Bastián y su padre han compartido vehículo en algunos campeonatos regionales, aunque aún no lo han hecho de forma profesional. “Es complicado, porque es hijo único, entonces el carácter que tiene es fuerte y el mío también”, explicó Danilo, quien es el jefe de equipo de Liqui Moly Chile.

El joven coincidió con su progenitor. “A mí se me hace más fácil correr con una persona que sea cercana mía, pero que no tengamos la relación de padre e hijo, porque nos exigimos mucho”, expresó. Ambos agregaron que el factor económico también ha complicado esa opción.

LAZOS
Bastián sostuvo que en ningún caso se sintió forzado a ingresar al mundo tuerca. “Empezó a fluir. Nunca fue obligatorio, como que nació de mí aprender y observar. Veía a todas las personas que yo idolatraba y decía ‘por qué no puedo estar yo ahí. Si empiezo a trabajar en esto y a hacer cositas de a poco, a lo mejor algún día puedo llegar’. Y me ha pasado que muchas personas que yo veía cuando yo era chico que corrían, como la familia Rosselot, ‘Chaleco’ López, la familia Prohens, hoy en día compito con ellos de igual a igual, soy un contrincante, pero también creé lazos de amistad y me han enseñado mucho”, expresó.

Es que la familia Tapia-López gira en torno al motor y las ruedas. “Hoy en día es mi vida. Es en lo que pienso cada día, para lo que me preparo siempre y esperando cada fecha para volver a competir”, afirmó Bastián, quien añadió: “Nuestro paseo de fin de semana es ir a hacer 4×4”. “En vez de salir de vacaciones, prefiero ir a un Sudamericano de rally”, agregó Danilo. “Es como una pasión”, resumió Gloria.

OBJETIVO
Bastián debutó profesionalmente en 2018 siendo el navegante de Marcelo Rojas, obteniendo un tercer lugar en Illapel y ganando una fecha del Campeonato Nacional en Constitución, entre otros logros.
El año pasado se incorporó de lleno al equipo Liqui Moly Chile y ahora el objetivo es claro: ganar el South American Rally Race, competencia de rally cross country que se desarrollará entre el 5 y el 14 de febrero de este año en Argentina. “Vamos por el título, estamos preparados para eso”, sostuvo Danilo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here