“La evolución de los incendios forestales a partir del año 2017 ha sido rotunda”

Enfatizó la autoridad del Sistema de Protección Civil que la población debe promover el autocuidado y la prevención, ya que se está desarrollando una compleja temporada de siniestros forestales

publicado por

Avatar
13 de enero de 2020
138
Los incendios forestales han cambiado y se debería al cambio climático, aunque es importante destacar que en el 99% de los casos, ha estado la mano del hombre, ya sea de forma directa e indirecta por negligencias.

“Los incendios han cambiado. Hace 15 años atrás, cuando terminaba la jornada de combate de incendio a las 21.00 horas y decíamos ‘este incendio está contenido, podemos dejarlo hasta la mañana siguiente porque no va a tener avance’ y las brigadas ir a descansar, dejando una en vigilancia, desde el 2017 ya no es posible, porque ahora avanzan de noche también. De hecho, actualmente hay brigadas de combate nocturno, y eso era impensado antes”, señaló enfáticamente el director regional de Onemi, Carlos Bernales.

Dicha realidad es la muestra del escenario al que se están enfrentando los organismos afines, proyectando a todas luces que entre el 15 de enero y 15 de marzo próximo, se avecina un periodo complejo en materia de incendios forestales en el Maule. Para muestra un botón, en lo que va de la temporada se han registrado un 42% más de incendios forestales que el mismo periodo anterior; y existe un 255% más de superficie afectada, lo cual es un indicio de lo que resta para el verano.

Y es que, según el experto, “la evolución de los incendios forestales a partir del 2017 ha sido rotunda. Producto del cambio climático, las altas temperaturas que han afectado a la zona centro y sur del país, la sequía que ha estado presente por 11 años en la Región del Maule, el estrés hídrico de la superficie vegetal, ante cualquier fuente calórica, la probabilidad de incendio es mayor”, aseveró Bernales.

Eso ha llevado que tanto Conaf (Corporación Nacional Forestal) como las empresas privadas forestales, inviertan y cambien sus estrategias en el combate y prevención de incendios forestales. También la Onemi, como Sistema de Protección Civil, trabaja con las comunidades, sobre todo las que residen en la interfase, es decir, en el espacio donde se divide lo urbano de lo rural, en la que hay vegetación, que es lo primero que se quema, hasta llegar a los bosques, con un rápido avance, algo que también ha ido evolucionando, están abocados a realizar prevención.

PREVENCIÓN
Teniendo en cuenta que la región alcanza una ruralidad del 60%, y que el uso del fuego es parte de la cotidianeidad de los maulinos, los organismos se han enfocado en promover el autocuidado y prevención de siniestros. Lo que sí destacó Bernales, es que “pensamos que después de los megaincendios que tuvimos el 2017, la gente iba a cambiar su cultura, iba a ser más precavida, pero esto no fue así, la gente no tomó conciencia”. Esto tiene que ver con que hay personas que aún queman rastrojos o basura; usan herramientas que generan chispas por roce, y si a eso se suman las altas temperaturas y el pasto o árboles secos, cualquier fuente calórica -por mínima que sea- es susceptible de arder y provocar un desastre de proporciones.

“Todo gran incendio parte de un fuego pequeño. Y retomando el tema de que los incendios han cambiado, Conaf y las empresas forestales cuentan ahora con brigadas de combate nocturno, lo que lo hace mucho más riesgoso, pero el nivel de capacitación que tienen es distinto, pero han tenido que hacerlo y tomar ese riesgo porque los incendios han avanzado mucho de noche, y eso es producto del cambio climático, entonces no se pueden dejar solos ni en custodia”, señaló el jefe de Onemi.

Por otro lado el director destacó que si bien aumentaron los recursos físicos, terrestres, aéreos, humanos y mecanizados para esta temporada, “siempre son finitos, y con la simultaneidad de incendios que se está dando, donde en un día podemos tener 12 focos en distintas comunas de la región, nos ha dificultado el día a día el combate. Los diagnósticos indican que, aparte de que han aumentado los incendios forestales, las temperaturas van a ser mucho más altas que el verano pasado, en 1 a 2 grados, eso indica que hay que ser mucho más cuidadosos, más precavidos, y ser más cuidadosos y responsables con el uso del fuego”, finalizó Bernales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here