“La escasa agua disponible en el río Mataquito es producto de la sequía”

La directora regional de la DGA, Paula Castro, señaló que la escasez hídrica afecta a gran parte del país y es debido al cambio climático principalmente.

Preocupación ha generado la situación que afecta a la planta de celulosa Licancel, de propiedad de la empresa Arauco, que ha dejado de producir debido al bajísimo caudal del río Mataquito, originándose una tela de incertidumbre desde el punto de vista laboral, pues son 240 trabajadores directos los que se desempeñan en Licancel y que por ahora están abocados a realizar mantenimiento de la planta.

De hecho, el subgerente de Asuntos Públicos de Arauco, Nelson Bustos, explicó -en su oportunidad- que el agua que viene del río y que se extrae según derechos legalmente establecidos, es “parte importante del proceso de tratamiento y no podemos operar en las actuales condiciones”.

Respecto al impacto que tiene esta paralización temporal, indicó que se vieron obligados a suspender los suministros de proveedores locales, en especial, de aserraderos situados en comunas como Talca, Constitución y Licantén.

DIRECCIÓN DE AGUAS

Frente a este desalentador panorama, Paula Castro, directora regional de la Dirección General de Aguas (DGA), entregó detalles relevantes a Diario El Centro, para entender la envergadura de la crisis hídrica que afecta a la región, y que es más cruda en la provincia de Curicó (67% de déficit de precipitaciones).

Antes que todo, explicó la directora regional de la DGA, ocurre que la planta Licancel está tomando una medida más bien preventiva, porque nadie le ha solicitado que cese su funcionamiento.

Por lo demás, hace más de un mes se reunieron con la Superintendencia del Medio Ambiente, justamente por el bajo caudal que ha tenido el río Mataquito, anticipando que esto podía generar conflictos en estas cuencas, que es lo que ocurre en este minuto.

“La provincia de Curicó, en particular, es la que tiene el mayor déficit hídrico por precipitaciones o por caudales. El déficit a nivel regional alcanza el 49% en precipitaciones. Respecto a caudales, hoy día el río Mataquito trae una cantidad de dos metros cúbicos por segundo, lo que equivale a un 2% de lo que normalmente ese río traía. Esta situación es muy grave”, señaló.

SEQUÍA

Frente a la consulta sobre eventuales extracciones ilegales de agua en el río Mataquito, situación denunciada por Arauco, la directora regional de la DGA fue enfática en señalar que “primero que todo, la cantidad de agua que hay hoy disponible en el río Mataquito es producto de una sequía que afecta a todo el país y que se mostrado con mayor fuerza, principalmente hasta la Región del Maule”.

“Entonces, los caudales medios que traen los ríos, así como el déficit de precipitaciones no es atribuible a nadie más que a un efecto de cambio climático, que todos en el fondo, tenemos conciencia de que está ocurriendo”, aclaró.

Recalcó que sí existen situaciones particulares, donde “en muchos de los ríos de la región se realizan captaciones irregulares u obras no autorizadas en los cauces, donde la competencia de la DGA es ejercer la vigilancia de los cauces, para detectar cuando existen obras irregulares o captaciones no autorizadas en el cauce”.

“Y también existen personas que realizan extracciones ilegales. Eso es una realidad a nivel país, donde hay gente que está tratando de salvar sus producciones, realizando esas prácticas que no están al amparo de la ley, y nosotros como DGA y como MOP, logramos que se aumentara de tres a siete el número de fiscalizadores”, precisó.

MEDIDAS

Paula Castro aseguró que, ante cualquier denuncia, “como DGA ejercemos nuestra facultad de fiscalizaciones en terreno y, luego, la ley nos obliga a realizar una serie de procedimientos, donde estamos sujetos a ciertos plazos legales para evacuar descargos y dictar una resolución sancionatoria, como multa o destrucción de una obra que no se autorizó por la DGA”.

Recalcó que la continua sequía no se soluciona con una sola época de lluvia, entonces, más que esperar que llueva, habría que buscar medidas que sean innovadoras.

Advirtió que eso también corre para una planta como Licancel, por ejemplo, porque este panorama puede ser cada vez peor. Infiltración de acuíferos, cosecha de aguas, reutilización de las aguas, construcción de microtranques, son algunos de los ejemplos a corto plazo. A largo plazo está el “Plan Embalses”, que ya está instaurado por el MOP regional, entre otros proyectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here