#JusticiaParaAylin

El caso de Aylin Fuentes constituyó un fuerte golpe no solo a su familia, sino a toda la sociedad. Por ello, ahora en forma legítima, la opinión pública tiene toda la expectativa en que se revele la verdad judicial.

publicado por

Diario El Centro
29 de noviembre de 2019
0
22

Un hito judicial y de seguridad pública se vivirá hoy en Talca, cuando a primera hora, comiencen las audiencias de juicio en el Tribunal Oral en lo Penal de esta ciudad, donde se resolverá la culpabilidad o inocencia de ocho acusados, todos sindicados como supuestos responsables del alevoso homicidio de la joven, Aylin Fuentes.

Más allá de las decisiones que tomará la justicia, lo relevante es que se trata de una instancia clave para las partes acusadoras y las defensas. El juicio oral constituye un momento único en el actual procedimiento penal chileno, donde se expresan todos los derechos, en particular, la oralidad, inmediación y transparencia.

Según el orden que establece el Código Procesal Penal, primero, los jueces deberán dar lectura al acta del auto de apertura que elaboró el Juzgado de Garantía de Talca. Luego, se dará lugar a los alegatos de apertura, esto es, se dará la palabra –primero- a las partes acusadoras, esto es, a la fiscalía y dos abogados querellantes.

Luego, será el turno de las defensas de los imputados, ya sean abogados privados o de la Defensoría Penal Pública. Después vendrá un momento clave, cuando el tribunal le otorgue la oportunidad única a los acusados para declarar. Se trata de un momento muy importante, porque de ello depende una posible atenuante legal.

Esto es, si los imputados aportan antecedentes relevantes, lo que corresponde evaluar a los jueces, podrían ser objeto de rebaja de sus condenas, en caso que sean declarados culpables. Pero no es lo único, porque uno de los acusados aportó durante la investigación un testimonio que fue clave para el caso criminal.

Ahora se espera que dicha persona replique ese testimonio en el juicio y, sino es así, dependerá de los jueces tomar decisiones. En este caso, el tribunal cuenta con un mes de plazo para conocer las pruebas testimoniales, periciales y documentales. Luego, vienen los alegatos de clausura, veredicto y posterior sentencia.

Obviando la técnica legal, lo concreto es que cada parte en litigio tendrá oportunidad de desplegar su teoría del caso, en forma independiente y con el ejercicio de todos los derechos. Ahora bien, corresponde al tribunal evaluar en detalle y en conjunto las pruebas aportadas y, desde esa posición, resolver culpabilidad o inocencia.

Para estos efectos, la propia ley fija el estándar más alto, por lo cual, solo basta que se genere duda razonable para absolver a un acusado. En caso contrario, la presunción de inocencia solo se puede vencer a partir de pruebas que superen el criterio de la sana crítica y los conocimientos científicamente afianzados.

El caso de Aylin Fuentes constituyó un fuerte golpe no solo a su familia, sino a toda la sociedad. Por ello, ahora en forma legítima, la opinión pública tiene toda la expectativa en que se revele la verdad judicial, ya sea condenando o absolviendo, para que la propia familia de la víctima y toda la sociedad puedan respirar en paz.

Porque la paz es, justamente, la consecuencia más directa de la justicia, entendida como el juzgamiento reglado de un hecho que tenga carácter de delito. Y paz es a lo que todos aspiramos, más todavía, en estos tiempos de convulsión social y falta de diálogo entre actores sociales e institucionales, en un contexto de democracia.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diario el Centro se reserva el derecho de editar, eliminar y/o modificar comentarios, que esten en contra de las políticas de nuestra empresa