Jornada de reconocimiento de salas se realizó sin incidentes

De esta forma, se superó la primera etapa de un proceso sobre el cual han pesado ciertos temores, a raíz de grupos que se han manifestado en contra de su normal desarrollo

Los jóvenes llegaron este domingo a los locales para saber cuál es la sala donde rendirán la PSU.

Sin incidentes reportado en los locales destinados a rendir la PSU se realizó este domingo la jornada de reconocimiento de salas, replicando el proceso que, por cierto, se desarrolló también en todo el país, con una excepción en el norte, donde dos colegios amanecieron tomados, por lo que se debió informar de otros locales alternativos.

Así lo informó el Consejo de Rectores (Cruch), cuando se estaba dando por terminado este proceso que comenzó a contar de las 15.00 horas, cuando los encargados del Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional de la Universidad de Chile (Demre,) se reunieron con los jefes de local para afinar detalles de lo que se esperaba sería un día especial, en el contexto de lo que ha sido este proceso de la PSU.

Cabe recordar que las fechas de rendición de la PSU ya han sido postergadas dos veces, producto de la crisis social. En esta oportunidad, ha pesado el temor de lo que pueda ocurrir, debido a los grupos de estudiantes que han manifestado su rechazo al proceso.

En efecto, organizaciones de estudiantes han llamado a realizar protestas durante los días de realización de las pruebas. Por lo mismo, el Demre ha estado informando que existen protocolos para diversas contingencias que puedan ocurrir.

Finalmente, a las 17.00 horas de este domingo, se abrieron las puertas en los locales de rendición de la prueba, en un proceso que duró hasta las 19.00 horas.

CON Y SIN MIEDO

Uno de los lugares que recibe a más estudiantes es el campus Lircay de la Universidad de Talca, en la capital regional. Allí llegaron numerosos jóvenes, varios acompañados de sus padres. Sin embargo, no podían entrar a las salas, en una medida que se estrenó este año. La excepción eran los estudiantes que contaban con alguna discapacidad.

Para entrar a cada local, debían portar su carné de identidad y la tarjeta de identificación. Y aunque de acuerdo a la jefa de local del sector B de la U. de Talca, Lisbeth Yáñez, “las estadísticas indican que cada año los jóvenes cumplen menos con este paso previo”, lo que indica ciertamente un exceso de confianza, igualmente se veía movimiento en el lugar.

Las opiniones entre los jóvenes se dividían, entre los que aseguraban estar tranquilos, sin mostrarse afectados por los acontecimientos que han rodeado al proceso; y aquellos que reconocían que sí se sienten algo perturbados y nerviosos.

“La verdad no creo estar afectado, principalmente, porque soy un joven religioso y tengo la fe puesta en un ser superior”, comentó al respecto, Rubén Cáceres, quien llegó con su padre al recinto de la Universidad de Talca.

“Sí me afecta. Porque hubo como dos meses en que no tuve clases en mi liceo”, dijo en tanto Víctor Bravo, acompañado de su madre, en el mismo local de rendición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here