Interpelación a la Oposición

publicado por

Avatar
19 de diciembre de 2019
116

En tiempos de crisis, de momentos delicados para la estabilidad democrática de cualquier sociedad, resulta muy fácil analizar en primer término, el rol jugado por el gobierno de turno. Sus propuestas y respuestas para salir de esa mala etapa que aqueja al país, son parte de lo que todos buscan leer o escuchar. La atención principal está dada por los ofrecimientos y la búsqueda de acuerdos, como si fuese ese poder ejecutivo, el único actor, el único responsable por haber llegado a tal nivel de crispación. Pero no. El gobierno, en cuanto no actor exclusivo del esquema político, es un participante que requiere del que está a su lado, y de también, del que está al frente. El gobierno requiere de sus pares, requiere de menos confrontación y más diálogo, de menos mezquindad y más preocupación genuina por el bien común. Y en realidad, dicho de otro modo, más que el gobierno requiera los elementos anteriores, es la sociedad en su conjunto la que empieza a demandar nuevas actitudes y comportamientos para salir de esa suerte de estancamiento y comenzar a mirar el futuro con más optimismo.

Si analizamos brevemente la crisis institucional de la sociedad chilena, miraremos varias situaciones en que hemos visto a fuerzas del espectro opositor, con actitudes pequeñas, facilistas, que no solo no son capaces de empatizar con los verdaderos anhelos de los chilenos y chilenas, sino que también, resultan incapaces para comprender lo complejo del tema, y al mismo tiempo, lo que se juega el país en cuanto a avanzar con soluciones medidas, serias y de largo aliento.

La política es una función variopinta, que exige de responsabilidades que en muchos casos, distan demasiado de lo que vemos en la actualidad. Se cuenta con múltiples problemáticas de raigambre social, y el gobierno debe caminar, paso a paso, punto por punto, priorizando y focalizando el gasto de los recursos. A tal punto se le dará un enfoque mayor, y pues entonces, otros tópicos, tendrán que esperar un poquito para revertirse. No se puede continuar con grupos que buscan enfrascarse en cuestiones no de fondo, en posturas meramente ideológicas que no entienden el cómo se debe actuar en instancias así. La política no supone ese avanzar sin transar, esa idea preconcebida de que solo me sentaré a charlar en el entendido que usted ceda y ceda, y yo procure mantenerme incólume. No se puede pedir más desprendimiento y desprendimiento, cuando se ha visto que en varios puntos se ha cedido, se ha direccionado la política pública hacia aquello que ostenta de gran adhesión popular, y se ha reconocido así las cosas, el peso de la evidencia por parte de lo que viven en el día a día los compatriotas.

Se debe aprender a escuchar, a hacer lo que se quiere, pero al mismo tiempo, comprender que las cosas son escalonadas, y que es preferible avanzar con calma, antes que tirar la casa por la ventana con los invitados fuera del hogar.

Por el bien del momento que atraviesa Chile, es moralmente necesaria una interpelación a la oposición, para que ésta actúe con sentido de urgencia y estado, ambas de la mano. Continuar por el sendero que hemos visto desde voces del Frente Amplio o el Partido Comunista, no conducirá a las respuestas que pide la ciudadanía, cuyas soluciones no son ni de izquierda ni de derecha, sino en gran parte, de sentido común, razonables y de justicia social. Es probable que varios de ellos perseveren, y no cambien. Usted tendrá la próxima palabra.

Ervin Castillo Arancibia
Abogado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here