Importante reforma a la institucionalidad agrícola

El secretario de Estado destacó –entre otros aspectos- que se va a traspasar toda la institucionalidad de pesca y acuicultura desde el Ministerio de Economía, además de nuevas atribuciones para el Servicio Agrícola Ganadero (SAG).

La agricultura es el sector económico de mayor relevancia para el Maule, no solo porque es una de las regiones más rurales del país, sino también porque en esta región, al igual que en otras zonas del país, con el paso del tiempo las ciudades se han desindustrializado y han dado paso al mundo de los servicios, como educación y habitabilidad.

Em este contexto, todos los vaivenes que afecten al agro, también impactarán al Maule. Por ello, era un anhelo actualizar la actual institucionalidad, en especial, las facultades, atribuciones y funciones del Ministerio de Agricultura, por cuanto existen miles de agricultores cuyos proyectos están asociados al apoyo estatal.
Nos referimos a la agricultura familiar campesina, es decir, aquellos emprendimientos de menor tamaño y que, además de la subsistencia, permiten a los campesinos vender sus productos en las grandes ciudades. Allí está focalizada la labor del Gobierno, por cuanto los grandes agricultores tienen sus propios mecanismos de defensa.

En este contexto, era necesario reformar dicha cartera de Gobierno, para asumir el desafío de poner a Chile en el camino de pasar a ser una potencia agroalimentaria, aunque el cambio climático y la sequía histórica que estamos viviendo, ponen en riesgo el objetivo. Pero igualmente se está avanzando, de la mano de la tecnología y empeño.

El anuncio corrió por cuenta del Presidente, Sebastián Piñera, y del ministro, Antonio Walker. Allí el secretario de Estado destacó –entre otros aspectos- que se va a traspasar toda la institucionalidad de pesca y acuicultura desde el Ministerio de Economía, además de nuevas atribuciones para el Servicio Agrícola Ganadero (SAG).

Es decir, ahora dicha cartera de Gobierno tendrá influencia decisiva en sectores agropecuario, alimentario, acuícola, pesquero y forestal. También se busca transformar el Ministerio de Agricultura en una entidad flexible y moderna, acorde a las nuevas necesidades y demandas, para asumir un rol preponderante en la economía.

En términos prácticos, el nuevo Ministerio de Agricultura –fundado en octubre de 1924- contará con dos subsecretarías: Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural; y otra de Pesca y Acuicultura. Los sectores productivos que componen la silvoagricultura realizaron exportaciones por 16 mil 712 millones de dólares el 2019.

La cifra corresponde casi a un cuarto del total nacional de envíos al extranjero por parte de Chile. El principal socio comercial es China, país que aumentó la recepción de productos chilenos en un 4% durante el último año. Otro dato relevante es que el agro genera 750 mil empleos en todo el país, concentrando el 10% de toda la fuerza laboral.

En esta materia, se vuelve relevante que, al igual como va a ocurrir con la elección y asunción de los nuevos gobernadores regionales, en el agro también se logren traspasar facultades y recursos a las regiones, para estimular decisiones que parten validadas a nivel local y reaccionar a tiempo ante crisis como ocurre actualmente con la sequía.

La agricultura, contrario a lo que piensan muchos, está hoy transformada por la tecnología y la ciencia. Desde el riego hasta las técnicas para crear nuevas cepas o variedades, todo está medido y calculado hasta lo más mínimo, reduciendo el riesgo y las posibilidades de pérdidas. Solo así una industria tan compleja puede seguir en primera línea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here