Importancia del autocuidado psicosocial para el personal de salud en el contexto del Covid-19

La Pandemia por el Coronavirus ha cambiado el mundo, transformándose en una situación única y sin precedentes para muchos trabajadores y trabajadoras de la salud que se encuentran en uno de los frentes de acción, quizás el más visible, en primera línea en la lucha contra la pandemia. Dentro de estos, no solo hay médicos, matronas, enfermeras o técnicos paramédicos, también hay administrativos, conductores de ambulancia, personal de limpieza, entre otros y otras, que diariamente ponen su vida en riesgo para intentar frenar el avance de la enfermedad, y muchas veces, trabajando sin las condiciones y medio de trabajo adecuados, bajo el estrés de una demanda creciente, en jornadas muchas veces prolongadas, sin descanso y lejos de su familia. En redes sociales se han publicado numerosas fotos e historias de trabajadores de la salud, cada una captura el costo físico y emocional que esta pandemia está teniendo, como el retrato de las marcas dejadas en la cara de la enfermera Cao Shan después de trabajar largas horas en la sala de aislamiento en el Hospital Jinyintan de Wuhan, designado para pacientes con coronavirus.

No cabe duda, que el personal de salud es uno de los actores en esta pandemia de Covid-19, que sufre mayor nivel de estrés laboral, enfrentándose a situaciones que sobrepasan sus recursos y perciben que no puede darles una respuesta adecuada, incluso a dilemas éticos y morales, viéndose muchas veces obligados a tomar decisiones complejas, en un breve tiempo, debido a la falta de medios, la sobrecarga y la propia evolución incierta de los pacientes.

A pesar de todo esto, es admirable como han afrontado esta crisis mundial, con ímpetu y resiliencia, respondiendo siempre frente a la adversidad y sobreponiéndose a las condiciones difíciles, superando exitosamente los diversos desafíos que se les han presentado.

Por lo tanto, es fundamental diseñar y poner en marcha acciones pertinentes para asegurar las condiciones de seguridad y salud ocupacional adecuadas para todas y todos los trabajadores expuestos a este agente de riesgo biológico y así mitigar el gran impacto físico, mental y emocional de quienes realizan labores asistenciales en este contexto de excepción. Y, sobre todo, nunca olvidar que el personal sanitario está para ayudarnos, pero necesitan de nuestra colaboración y paciencia, por qué en tiempos difíciles su compromiso es aún más grande.

Mg. Ana Ramírez Méndez

Matrona Docente Carrera de Obstetricia y Puericultura
Universidad Autónoma de Chile

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here