“Hoy más que nunca, necesitamos elegir a nuestro Gobernador regional dotado de responsabilidades y recursos”

Navarrete se refirió a los posibles escenarios a los que se debe enfrentar la nueva autoridad y como la actualidad pudiera incidir en sus decisiones futuras.

Jorge Navarrete está convencido que el futuro de la región pudiera ser mucho mejor tras la elección de un Gobernador Regional

Luego de 150 años, el momento que pidiera marcar un punto de giro en el progreso o estancamiento de la región está muy cerca de tener lugar -todo esto- entre el desconocimiento y el escepticismo de los maulinos de que muy pronto serán ellos los que elijan a la máxima autoridad de la región.
Y es que la antesala de este suceso histórico se ha visto marcada por otros acontecimientos que pudieran cambiar las reglas del juego. Un estallido social y una crisis sanitaria marcan la incertidumbre de la legislación de las bases en la que se sustente el proceder de esta nueva autoridad.

Es por ello que, diario El Centro conversó con Jorge Navarrete, presidente de la Junta de Adelanto del Maule y uno de los precursores de la Fundación Chile Descentralizado para analizar el escenario político.

Estamos a las puertas de un proceso eleccionario que marcará un antes y un después en la región, cando se elija al primer Gobernador Regional. ¿Considera que este hecho se pudiera ver influenciado por los recientes acontecimientos socioeconómicos acaecidos en el país como el estallido social y la presente crisis sanitaria?
Pienso que tenemos en este momento graves problemas estructurales de vacíos en nuestra gobernanza regional maulina. El ex intendente del Maule renunció para postularse para la presidencia de la Asociación Nacional de Futbol Profesional. Esto es una constatación de una notable irresponsabilidad e indolencia para las sufrientes familias maulinas.

En el pasado también han renunciado Intendentes por varias consideraciones, pero en el escenario en el cual esta se produce en medio de la propagación del Covid-19, que está afectando al país, no es el escenario para hacer este tipo de cosas. Ahí se demuestra que tenemos una inmensa dificultad en materia de gobernanza regional.

Se ha podido constatar que la clase política asimiló un fenómeno, casi en una complicidad como si fuera un gremio, al entender una renuncia en medio de estas circunstancias.

A esto se suma que de nuestra región fueron recaudados, y así lo vemos desde la Fundación Chile Descentralizado en el capítulo del Maule, de sobre 10 mil millones de pesos de parte del Cetro político, siendo recursos de nuestra región.
En nuestra región se requisaron equipos de oxígeno también de forma inconsulta. En este proceso se han desautorizado a autoridades comunales que han asumido decisiones en la línea correcta. Ha habido cambio en medio de la pandemia de autoridades de la salud. Se ha negado la cuarentena a comunas de notable riesgo.

Hoy más que nunca, necesitamos elegir a nuestro Gobernador regional dotado de responsabilidades y recursos, plasmados en esa ley que tan interesadamente demoran los parlamentarios. Los senadores elegidos en la región del Maule, salvo la senadora Ximena Rincón, se niegan a entregar su postura. Por su parte (Rodrigo) Galilea aspira realizar estas elecciones en algunas regiones de forma piloto.

Ellos incumplen aquellos que se comprometieron con la Junta de Adelanto del Maule y la Fundación Chile Descentralizado, en el sentido de realizar las elecciones de Gobernador Regional en los tiempos legales establecidos y previamente aprobando las competencias y recursos para que este no sea en un futuro una autoridad con pies de barro, cuando ellos, en los tiempos legales, han demorado injustificadamente asignarles dichas atribuciones y excusándose en complicidad con el ejecutivo. Nos llama poderosamente la atención la aptitud que han tomado estos senadores.

¿Si -hipotéticamente- esta crisis sanitaria hubiese acontecido bajo las circunstancias de una gobernanza descentralizada pudiéramos haber esperado mejores decisiones por parte de las autoridades locales?
Si hubieses tenido una autoridad descentralizada en este escenario, la máxima autoridad de la región no hubiera renunciado para postularse para un cargo en la ANFP. Esto sucede por la responsabilidad del Intendente es solo con el presidente de la República y no con la ciudadanía maulina que -de votar una gran mayoría- se estaría hablando de más de medio millón de votos.
Sería difícil que, con un Gobernador regional electo, se le recauden del presupuesto regional unos 10 mil millones de pesos de forma inconsulta. Sería complejo que -luego de que un alcalde estime cerrar el Casino, luego otra autoridad derogue esa decisión por razones de mercado.

Sería muy distinto de tener autoridades empoderadas en la Intendencia para poder establecer medidas mucho más sustantivas. Estaríamos refiriéndonos a una situación, social, cultural y política muy distinta en la toma de decisiones por parte de las principales autoridades de la región.

¿Cuál pudiera ser la repercusión para la elección de Gobernador regional si esta es postergada en el tiempo a raíz de factores como la presente crisis sanitaria?
Yo espero que se cumpla el calendario institucional, legal y político que obviamente estará supeditado a la realidad de las consecuencias de esta pandemia. Esta será una decisión consensuada por todo el espectro político y con la debida expresión ciudadanas.

Soy optimista y luego de revertir el proceso de contagio se cumpla el calendario tal y como se ha estipulado y no de la forma poco transparente forma en que algunos senadores están pensando en postergar este proceso.

Esta nueva autoridad, a la hora de ir a discutir el presupuesto para la región al Congreso ¿tendría que supeditar la magnitud de su programa de Gobierno regional por el comprometido escenario por el cual atraviesa la economía a nivel país, matizado por una contracción del PIB y el crecimiento de la deuda del gasto público?
Recordemos que con estas elecciones de nuevas autoridades Chile no pasaría a ser un Estado Federal sino que pasaría a ser un Estado Unitario Descentralizado. En este sentido las autoridades regionales no debiesen actuar de forma populista, debiendo estar conscientes de la situación de nuestras arcas fiscales.
Por eso la Fundación Chile Descentralizado de conjunto con la Junta de Adelanto del Maule estamos desarrollando un evento en las próximas semanas que se llamará: Diálogos Regionales.
Entre los temas está el cómo salir de esta crisis sanitaria, cual serán las propuestas de los precandidatos a Gobernadores regionales para tal escenario en la perspectiva de que lo que no esperamos es populismo, por lo que las propuestas deben ser con mucha sensibilidad social y madurez política y que también un marcado realismo económico.

¿Cuál sería la propuesta más atingente que esta nueva autoridad debe proponer en pos de revertir las secuelas del impacto socioeconómico que ha dejado a la región esta crisis sanitaria?
Primero para ello el Gobernador regional tiene que contar con las facultades que todavía los senadores no le han entregado. Lo que esperamos es que esta nueva autoridad cuente con un programa de propuestas que sea en base a una visión compartida con la sociedad civil y toda la ciudadanía de la región.
La Gobernanza regional es el equilibrio entre el poder político, social y económico proyecten una simetría que se vea reflejado en las propuestas. En base a eso el Gobernador regional va a tener que tomar decisiones y priorizar para reducir los niveles de pobreza que se verán incrementados con esta pandemia por ser una sociedad muy frágil la que tenemos.

Si el Gobernador regional es elegido en el marco de un plebiscito constituyente, donde se aspira a construir un Estado de Bienestar y no un estado subsidiario en función del mercado, en ese contexto esta nueva autoridad puede contar con las herramientas para poder resolver los problemas económicos y sociales de nuestra región y tener un bienestar que ha sido esquivo en las últimas décadas para la región del Maule.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here