Fundación Abejas de Chile inició segunda campaña 2020

La protección de las abejas silvestres polinizadoras y nativas de Chile, depende de labores como las que desde hace un año realiza la fundación, difundiendo el mensaje que preservar esta importante especie es responsabilidad de todos.

publicado por

Avatar
24 de febrero de 2020
0
138
Quienes adopten una abeja, recibirán material mensualmente y reportes detallados sobre esta especie nativa.

Con 13 años de experiencia estudiando abejas nativas de Chile y un año como organización, la fundación sin fines de lucro Abejas de Chile se ha encargado de rescatar y proteger abejas silvestres y sus ecosistemas. Estas especies, aunque no producen miel, son expertas polinizadoras, labor indispensable para la supervivencia humana.

Gracias a sus investigaciones, el equipo ha logrado la restauración y conservación de ecosistemas y la educación sobre la función y hábitat de la especie.
“Nuestro rol como organización es educar, a fin de acercar a la comunidad a esta especie, así como ir derribando algunas barreras y mitos que, durante años, han rodeado a la abeja silvestre”, detalló la directora ejecutiva de la fundación, Dana Ortega.

La especie -nativa de Chile- está cada día más amenazada por la acción humana, razón por la que esta fundación decidió iniciar una serie de cinco campañas durante este año, con la finalidad de crear conciencia en la población y reunir fondos para el beneficio de las abejas.

SEGUNDA CAMPAÑA PARA EL ABEJORRO
La primera campaña de “adopta una abeja” finalizó el 20 de febrero y fue “todo un éxito”, tal y como lo expresó Ortega. Aproximadamente mil personas pudieron realizar la adopción simbólica, para lo cual, debieron hacer un depósito a partir de mil pesos a las cuentas de la fundación, quienes con el dinero recaudado pudieron contribuir a la investigación y efectuar mejoras del ecosistema.

La abeja que lideró la primera campaña fue la “caupelicana fulvicollis”, especie que –además- es insignia de la fundación, en honor al Toqui Caupolicán. La segunda campaña de adopción partirá el primero de marzo y tendrá como protagonista al abejorro chileno, llamado científicamente como Bombus dahlbomii, especie en peligro de extinción por la introducción al territorio chileno del abejorro europeo exótico.

“La invitación en esta segunda campaña es a que las personas adopten un hijo abejorro, cuya población ha mermado. Es necesario que las personas se acerquen a nuestro abejorro, para que lo conozcan y así brinden su aporte, con el que podemos fomentar políticas públicas que ayuden a la conservación y protección de la especie”, manifestó la directora.

CONOCIENDO LA ABEJA SILVESTRE
La fundación estudia toda la región, desde las costas hasta los valles, además de la zona andina, donde abunda la especie silvestre nativa de abeja de Chile. A la fecha, se han descrito 450 especies de abejas en el país, la mayoría (70%) son endémicas, es decir, que se encuentran solo en Chile.

Esas abejas, según reveló la directora, son las verdaderas polinizadoras, ya que de los 20 mil tipos de especies que existen en el mundo, solo siete producen miel.
“Estamos acostumbrados a ver que una abejita viva en una cajita, en un panal comunitario y que produzca miel, sin embargo, la abeja nativa no la produce, su principal rol es polinizar, labor que es fundamental para nuestro bienestar, ya que tres de las cuatro comidas del ser humano dependen de la labor de estas abejas”, expresó.

La especie nativa de Chile se caracteriza por ser muy peluda, suele ser solitaria, no beben agua, ya que su recurso se encuentra directamente en el néctar de las flores. No viven en panales, sino que construyen sus nidos en cavidades de rocas, sobre hojas y pétalos, en troncos o en el suelo.

Al contrario de lo que se piensa, estas abejas ni son agresivas y tampoco pican. Su cuerpo característico está cubierto de pelos y poseen distintos colores, entre los que destacan las tricolor (caupelicana) y las de colores metálicos.

PRESEVAR LA ESPECIE
Resguardar la especie es una gran responsabilidad, es por ello que esta organización -fundada por Pablo Vial- espera que, mediante estas campañas, los ciudadanos comiencen a fomentar sencillos cambios que son fundamentales para proteger la abeja silvestre nativa.

“Solo el año pasado, murieron la mitad de las abejas del mundo, y eso afecta tanto a abejas melíferas como abejas silvestres, por lo tanto, esto es un trabajo que demanda el corazón y la razón. Nos debe preocupar toda crisis global que se asocie con la acción humana, nosotros tenemos la técnica, experiencia y los datos que queremos compartir para que, desde sus casas, las personas puedan tomar acciones en beneficio de la abeja”, relató.

La desinformación y falta de compromiso de la ciudadanía ha puesto en peligro la especie, para conservarla, es necesario el esfuerzo colectivo entre organizaciones, políticas públicas y el aporte de los ciudadanos. “Basta con plantar flores nativas en los jardines como la mal llamada ‘maleza’, la ortiga y el boldo, planas que no requieren de mayores cuidados y que atraen a la abeja nativa”, enfatizó la directora.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diario el Centro se reserva el derecho de editar, eliminar y/o modificar comentarios, que esten en contra de las políticas de nuestra empresa