Fotógrafo prepara nuevo trabajo documental post incendios forestales de Santa Olga

Luego de su exitosa exposición en la UCM y otros destacados recintos culturales y comunitarios del país, Mario Mendoza, regresó a la localidad que en el 2017 quedó reducida a cenizas en la comuna de Constitución, para continuar su registro sobre el proceso que vive dicho lugar.

Para el fotógrafo Mario Mendoza vivir en Chile es estar ligado a los desastres o queramos o no.

Desde pequeño tuvo la costumbre de cargar una cámara fotográfica, lo que definitivamente marcó su futuro. Luego de un sinfín de viajes y enriquecedoras experiencias personales, Mario Mendoza, hoy prepara nuevo material en relación a lo ocurrido en la comunidad de Santa Olga, dando continuidad tras su lente al proceso que viven los habitantes de la zona que en el 2017 lo perdieron prácticamente todo producto de los incendios forestales.

Su primera motivación fue registrar la vida cotidiana de los barrios maulinos. Luego, siendo parte de diferentes equipos de prensa en Santiago y regiones, vivió la adrenalina de ser testigo de la noticia, y fue en mayo de 2008, con el registro logado la erupción del volcán Chaitén que montó su primera exposición fotográfica documental de manera individual con la cual hizo una Itinerancia por diferentes ciudades.

Años más tarde, se encontró con la devastación producto del terremoto del 2010, tragedia que lo marcó por la lamentable pérdida de sus familiares en Constitución, falleciendo su sobrina con su esposo y los dos hijos pequeños de este matrimonio.

“Llegué tarde para su búsqueda, vivía en Osorno y me quedó una especie de deuda con Constitución. Tiempo después vi las noticias de los incendios forestales y me llamó profundamente la atención su población, la cantidad de habitantes y el impacto que produjeron las llamas y me vine sin contactos ni nada (…) En Santa Olga me impactó el grado de devastación sin pérdidas humanas”, comentó.

Estado de conciencia

El fotógrafo Mario Mendoza, reconoce como fuentes de inspiración la naturaleza, la comunidad y la infraestructura de las ciudades, temas sobre los cuales tiene un amplio registro guardado, con el cual precisamente inició su relación con el Observatorio Laboral del Maule, ejecutado por la Universidad Católica del Maule (UCM), quienes investigan las secuelas que dejaron los incendios en Santa Olga y los sectores aledaños.

“Yo destaco el estado de conciencia al momento de hacer una fotografía, preguntarse para qué hago esto, porqué, cómo, cuándo, dónde, para quiénes, igual que en el periodismo”, sostuvo Mendoza sobre cómo aborda su trabajo, agregando que “busco presentar un mensaje en cada foto. Son fotos trabajadas desde una estética muy cuidada, son fotografías bonitas que hablan de una historia triste, lo que muestra una contradicción al público”, dijo.

Para, Mendoza, vivir en Chile es estar ligado a los desastres o queramos o no. “En Chaitén entendí que mi vida y de la sociedad chilena, donde sea que viva, en la costa, en la montaña, en el valle, en el norte o sur, siempre estamos expuestos a los vaivenes de la naturaleza que son cíclicos, sabemos que ocurrirá y seremos testigos de eso, y ese es el estado de conciencia que busco en la fotografía (…) hacer registro para el presente y el futuro, para que sepan que en ese momento ocurrió algo”, indicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here