Fisicoculturismo fitness: Más allá de los estereotipos de género

Durante años la sociedad se ha encargado de crear paradigmas donde los estereotipos de género son los que definen el comportamiento de las personas.

publicado por

Avatar
20 de noviembre de 2019
502
Miembros de la federación Fechiff con la galardonada Isabel Villasmil.

El fisicoculturismo es la disciplina que se practica para aumentar la masa muscular. Esta exigente práctica deportiva requiere implementar un estilo de vida sano y organizado, para poder cumplir con el duro entrenamiento y la rigurosa dieta. Desde hace más de 10 años la licenciada en contaduría y entrenadora personal Isabel Villasmil, se apasionó por el deporte y comenzó a ejercitar su cuerpo, logrando hacer de él un tributo a la constancia y disciplina de entrenamiento. Hoy en día, a sus 30 años, ha participado en tres competencias de fisicoculturismo fitness, obteniendo en la más reciente el primer lugar en la categoría “wellnes novicia” en la Copa Cep efectuada por cuarto año consecutivo en Talca.

La reciente galardonada asegura que, pese a que esta disciplina es una de las más criticadas, tanto por la apariencia física como por los tabús que rodean este deporte, son muchos los beneficios que obtienen quienes lo practican. Tener una vida sana y un cuerpo fuerte y tonificado, son solo algunas de las ventajas de este deporte. Para Villasmil, aquellas personas que se han encargado de difundir falsos conceptos del deporte, desconocen en su totalidad el cuidado y meticuloso estilo de vida que deben tener quienes lo practican.
Su día a día es como el de cualquier madre responsable, con una peculiaridad: el entrenamiento. Desde las 7:00 de la mañana inicia sus actividades, prepara el desayuno de su hijo y esposo, siendo las frutas, el yogurt y los vegetales la base de su alimentación. Posteriormente, lleva a su hijo al colegio y comienza su práctica de ejercicios. “Pasear en bicicleta y hacer cardio en la mañana, se ha convertido en mi primera rutina, luego voy al gym y entreno con mis alumnas, ya que es una manera de darles más motivación, es un trabajo en equipo”, destaca. Detalla que las pesas son fundamentales para su rutina, donde trabaja todo su cuerpo, especialmente los brazos y las piernas.

FEMINISMO EN FORMA
“Se necesita coraje, sacrificio y mucha disciplina para llevar una vida como fisicoculturista, y más siendo mujer, ya que es un deporte machista”. Así lo asegura la campeona, quien ha demostrado que esta disciplina no le quita su feminidad. “En un deporte que muchos consideran de hombres, (ya que fueron los primeros en practicarlo) se necesita confianza en sí misma para lograr destacar e igualarse, mi inspiración radica en demostrarme a mí misma que sí puedo lograrlo”, indica. Asegura que el hecho de ser madre y esposa no es ningún impedimento para lograr lo que se desea y, en su caso, las satisfacciones profesionales y personales que le ha dejado el fisicoculturismo es prueba de ello.
Comenta que como profesional en un mundo donde predominan los hombres, hay ventajas y desventajas. Sostiene que, a nivel corporal, una mujer naturalmente no puede llegar a los niveles que llega un hombre ya que el cuerpo masculino le permite producir mayor número de hormonas de crecimiento, por lo tanto, a las mujeres no les exigen ese nivel de composición corporal.

ROMPIENDO MITOS
Existen muchas falsas teorías sobre la práctica de esta disciplina. La entrenadora explicó que hay quienes se niegan a ver los beneficios de la práctica, por creer, erróneamente, que se le está haciendo un daño al cuerpo. Explica que, aunque ciertamente hay quienes se dejan llevar por los excesos y realizan actos en contra de su propio cuerpo para lograr alcanzar los estándares competitivos, estas personas no conocen cómo llevar a cabo la práctica. Revela que existen parámetros que solo se pueden lograr con un estilo de vida saludable y responsable, ya que “el entrenamiento es exigente e intenso” y puede incluir, en mayor o menor medida, diversas actividades teniendo dos variantes: el objetivo planteado y el tipo de competencia a la que se desee presentar según el criterio de los jueces. “Solo será saludable si lo haces con tiempo, si te preparas y entrenas durante largo tiempo, el progreso no puede ser de un día para otro y mucho menos lograr resultados en una semana, es allí donde las personas se sobreexigen y lo que logran es hacerse daño y muchas veces irreparable”, explica.

EJEMPLO FAMILIAR
Villasmil revela que su familia es su motor. Cuenta con el apoyo de su hijo y esposo, quien la conoció cuando ya ella estaba sumergida en el mundo del entrenamiento. Asegura que con responsabilidad y entrega, le resulta sencillo llevar a cabo el rol de madre y esposa junto con el de entrenadora. “Yo logro cumplir con los objetivos en mi vida profesional y familiar, por ejemplo, cuando estoy a dieta, ellos comen lo que quieren y yo sola disciplino mi alimentación. Mi hijo con ocho años dice que quiere ser fitness. Yo considero que le estoy dando un buen ejemplo ya que le incentivo el deporte, y una mente ocupada no tiene tiempo para más nada”, señala. Su motivación en la tarima son los gritos de aliento y emoción que le brinda su hijo al ver los logros de su mamá.
Destaca la importancia de creer en sí misma, asegurando que cada quien es responsable de sus logros y éxitos. “Hazlo por ti y cree en ti. Si te gusta esta disciplina, anímate, hay diferentes categorías que se pueden ajustar a tus requerimientos, nada te limita, tu eres tu propia competencia”. Acota, además, la importancia de mantener una buena alimentación para lograr un cuerpo saludable, “el truco no es dejar de comer, sino aprender a alimentarse. Comer vegetales y frutas, conocer nuestro cuerpo y aprovechar la época calurosa para ejercitarnos, allí está el secreto, ya no hay excusas”, indica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here