Figuras: Héctor “Pajita” Torres

publicado por

Avatar
19 de septiembre de 2019
178

En la década de los 70 y 80 hubo en Talca un jugador que fue comparado, por el comunicador Carlos Bernal Silva, con el astro argentino, Diego Armando Maradona. Su

zurda exquisita en las pelotas paradas, pero, sobre todo, la facilidad de eludir hombres, colocaron a Héctor Torres Mora (61) como un volante de temer, tal como el recordado “10” de la Albiceleste.

“Me acuerdo que a don Carlos le gustaba buscar apodos de destacados jugadores. A un central de Paso Moya le decía Elías Figueroa. A mí me puso así, porque qui-
zás vio cosas que yo tenía”, reconoció de entrada este pelotero. No obstante, solo en lo deportivo era la comparación, debido a que el “Pajita”, como aún es conocido, se diferenciaba al argentino por su gran sencillez y humildad, que la dejó claramente de manifiesto, cuando fue consultado por sus virtudes.

“Es difícil hablar de uno, pero yo era técnico y le pegaba bien al ba- lón. Hacía hartos goles de tiro libre.

Me gustaba conducir el balón y tenía facilidades, pero entre mis falencias tenía que no cabeceaba nada (risas) y que muchas veces no terminaba el partido por temas físicos”, contó.

DE SIEMPRE

No cabe duda que esa técnica exquisita había que cultivarla desde siempre y así fue con este personaje, que a los 5 años llegó a Talca. No pudo caer en un mejor barrio, ya que desde esa fecha vivó frente al Estadio Sur, cancha que en aquel momento era de tierra y donde comenzó a forjar esa zurda inmortal.

Inclusive ahí fue donde lo bautizaron como “Pajita”, según dijo: “La cancha me quedaba al frente. Yo iba casi todos los días, porque siempre había partidos, entonces yo esperaba mi oportunidad. Era súper flaco y siempre estaba con una pajita seca entre los dientes, así que cuando les faltaba alguien me decían que entre el ‘Paja’”.

En esos mismos años, este personaje anduvo a la siga de una escuadra para poder jugar a nivel federado y fue así que llegó a Independencia, donde en las series cadetes las hizo toditas. No obstante, apenas Aurora de Chile ingresó a la competencia, el “Pajita” pidió libertad de acción, debido a que gran parte de sus amistades eran del equipo funebrero, considerando que fue ahí donde estudió.

Figura

En la escuadra del barrio sur cumplió tremendas campañas. Monumentales, campeonatos regionales y un sinfín de copas locales consiguió en su carrera. Según asegura un viejo hincha del Aurora, parte importante de la “Biblia del peloteo amateur”, “en los Monu- mentales había gente que pagaba la entrada solo para verlo a él”.

Ese buen juego lo llevó a estar en la cantera de Rangers y también a ser uno de los grandes proyectos a nivel local. Sin embargo, una temprana lesión en su rodilla derecha acabó de a poco con la magia de este personaje. “Yo era zurdo y recibía harto (patadas), quizás por eso también fue el tema de la lesión. Muchas veces los defensas se ponían de acuerdo pa’ pegar, entonces muy joven me tuve que operar la rodilla derecha”, sostuvo.

Posteriormente a ello, fue la otra rodilla la que tuvo que entrar a quirófano, lo que lo complicó aún más. Pese al poco tiempo que jugó, dejó su marca, por lo talentoso que fue.

Momento

Si bien ese momento fue complicado, con- siderando el tremendo amor que existía por el fútbol, gracias a su esposa y a sus hijas pudo entender su situación y también se pudo reinven- tar, ya que luego de ello pasó a dirigir, instancia en la que consiguió también importantes logros con su institución, como lo fue una Copa Regional en serie de honor.
Hoy, junto a su esposa, que reconoce, es “mi otra pasión”, sigue viviendo frente al Estadio Sur, recinto deportivo con el cual tiene un gran vínculo, ya que el Gimnasio aledaño, es decir, el Cendyr Sur, es donde pasa gran parte de su día, ya que es funcionario de la Corporación Municipal de Deportes de Talca.

Cerca de 15 años lleva este personaje en esa función, tras dejar Jarman, empresa a la que permaneció más de 20 temporadas y donde también jugó. Por ahora, además del fútbol disfruta mirando otras disciplinas, como el básquetbol y el vóleibol, situación que lo hace sumamente feliz también junto a sus cuatro nietos.

Debido a esos mismos turnos estuvo alejado de su equipo, pero tras la inauguración de la cancha, les prometió a sus amigos de la vida que volvería de vez en cuando y ya con la autorización de la patrona se dejará caer para volver a vibrar en la galería, tal como lo hicieron por él y tal como lo volvió a rememorar el día del corte de cinta del nuevo recinto deportivo de Aurora de Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here