Expertos cuestionan idea del retiro parcial de los fondos previsionales

La propuesta de la senadora, Ximena Rincón (DC), generó criterios dispares entre los economistas, quienes sí coincidieron en que para mitigar el impacto de esta emergencia sanitaria se necesita de un mayor apoyo por parte del Estado

Los expertos diagnosticaron que el retiro parcial de los ahorros previsionales representaría para los afiliados pérdidas millonarias.

.- La propuesta realizada por la senadora, Ximena Rincón (DC), en cuanto a permitir un retiro parcial del 10% de los fondos para paliar los efectos en la economía ante la crisis sanitaria, representaría una perdida millonaria que perjudicaría los ahorros previsionales de los trabajadores, según el criterio de algunos expertos.

Rincón, quien integra la comisión de economía del Senado, realizó este planteamiento en una carta abierta dirigida a los ministros de Hacienda y Trabajo. La idea es que se autorice a cada afiliado para retirar el 10% de sus fondos previsionales, a fin de inyectar liquidez a las personas y reactivar la economía.

Al respecto, el académico de la Universidad Autónoma, Guillermo Riquelme, explico que hacer efectivo el retiro de estos fondos representaría el equivalente a su participación en inversiones volátiles, a un bajo costo, ante la caída en las acciones y bonos contenidos en el Índice de Precios Selectivo de Acciones (IPSA).

Manifestó que, en caso de no tocar los fondos, las pérdidas se recuperarían producto al “efecto rebote” que siempre ha experimentado el mercado de capitales ante situaciones de crisis pronosticando que, en un plazo de dos años, las ganancias de las inversiones de las AFP generarían un aumento importante, tras recuperar la total normalidad.

MAYOR APOYO ESTATAL

Riquelme consideró que, en esta crisis, no debe ser el trabajador el que se sacrifique y haga efectiva las pérdidas para abordar sus necesidades, sugiriendo que debe ser el Estado quien asigne mayor cantidad de recursos para ayudar a la ciudadanía.

“Creo que lo más adecuado es la línea que en la actualidad está siguiendo el Gobierno, es decir, generar ayudas, aún más directas, para asegurar el ingreso de los trabajadores y la mantención de la viabilidad de ciertos sectores productivos -sobre todo a las pequeñas empresas- con la bonificación y subsidio de algunos hogares”, propuso.

Por su parte, Gabriel Pino, académico de la Universidad de Talca, ratificó que es el Estado el que está llamado a mitigar el impacto de la crisis, junto con resguardar y proteger a los más vulnerables.

“Permitir retirar ahorros individuales que con tanto esfuerzo se han realizado, sería una ayuda para hoy; pero un problema que se enfrentaran a futuro con pensiones aún más bajas que las que vemos hoy”, advirtió.

UN FONDO F

A su vez, Andrés Valenzuela, académico de la Universidad Católica del Maule, planteó que la caída de los fondos de las AFP era algo predecible ante el avance del coronavirus, por lo cual advirtió que se pudieron haber adoptado medidas al respecto.

“Hoy sería capitalizar la pérdida esto de retirar dineros de los fondos de pensiones, pero todavía es una opción, ya que no hay señales tan claras de que los fondos recuperen significativamente su rentabilidad prontamente”, explicó.

También se refirió a la problemática que afrontan aquellos que se encuentran próximos a su jubilación, considerando como una opción para estas personas la reducción de las tablas de mortalidad para las pensiones, con un horizonte fijo de 85 años de edad.

“Además, se debería explorar la creación de un fondo F con el menor riesgo posible, donde pudiesen estar las personas prontas a jubilar y, además, mantener los fondos de los ya jubilados generando rentabilidad, pero a bajísimo riesgo”, propuso.

MAYOR DAÑO

El también economista de la Universidad de Talca, Rodrigo Sáenz, ratificó la necesidad de medidas para aliviar la pérdida de ingresos que están sufriendo los chilenos.

“No me parece, sin embargo, que el retiro de un 10% de los fondos de pensiones sea la medida más adecuada. Si se llegara a implementar una medida como esa, las jubilaciones serían más bajas que lo que ya son”, sostuvo.

Sáenz agregó que “el daño sobre las pensiones podría ser todavía mayor si consideramos las caídas que ya han experimentado los fondos de pensiones en 2020. Al retirar parte de sus ahorros; por ejemplo, un 10% -como propone la senadora Rincón- el afiliado haría hoy mismo efectiva la pérdida. Sería como vender una casa en el peor momento, cuando menos vale”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here