Excarabinero imputado por desórdenes públicos quedó con firma diaria y arraigo

Fiscalía presentó cargos criminales por desórdenes públicos, aunque previamente había sido dado de baja de su rango como cabo segundo que ejercía en una unidad policial en Santiago

publicado por

Avatar
27 de noviembre de 2019
320
El imputado fue objeto de cargos criminales en audiencia judicial y bajo custodia de personal de Gendarmería.

Firma diaria en el cuartel de la PDI más cercano a su domicilio y arraigo nacional, fueron las medidas cautelares decretadas por el juez, Américo Castro, del Juzgado de Garantía de Talca, en contra de un excarabinero que fue dado de baja de la institución tras ser sorprendido participando en una barricada callejera.

A partir de antecedentes aportados justamente por personal de la Tercera Comisaría de Carabineros de Talca, el fiscal, Ángel Ávila, sostuvo que el imputado -de nombre Felipe Aliro González Díaz, de aproximadamente 25 años y de rango cabo segundo- se encontraba haciendo usos de días libres, junto a su familia radicada en Talca.

Agregó que, en la tarde del lunes, dicha persona concurrió con sus familiares hasta el sector de los quinchos para asados, en el balneario del río Claro. El persecutor precisó que, luego de ello, el imputado caminó junto a un primo hasta la zona céntrica de la ciudad, justo donde se llevaban a cabo protestas e incidentes.

POLERÓN GRIS
El fiscal indicó que, poco antes de la medianoche del lunes, los enfrentamientos entre violentistas y personal de Carabineros, habían dado paso a una barricada incendiara en calle Dos Sur, esquina Dos Oriente. Previo a ello, sujetos desconocidos habían saqueado una sede del Instituto Nacional de la Juventud (Injuv).
A los pocos minutos, se gestó un incendio intencional que terminó por destruir la propiedad donde se ubicaba esta entidad estatal. Así fue cuando un funcionario de la Tercera Comisaría dijo haber observado a un sujeto con pantalones cortos, zapatillas y polerón gris, cuando habría lanzado un elemento inflamable a la barricada.
El relato del fiscal precisa que los carabineros comenzaron a actuar y a perseguir a los sujetos que estaban junto a la barricada, entre ellos, al sospechoso de poléron gris, hasta que lograron su detención a las pocas cuadras. Luego, en el cuartel policial, fue identificado como un funcionario policial que se desempeñaba en Santiago.

PRENDER UN CIGARRO
En contraparte, la abogada, Paz Díaz, de la Defensoría Penal Pública, sostuvo que la versión del imputado es que, si bien había consumido alcohol y se encontraba en estado de ebriedad, su única actuación cuando estuvo junto a la barricada habría sido supuestamente para prender un cigarrillo, sin otra intervención.
El fiscal, junto con argumentar la condición de carabinero del imputado y sus obligaciones morales, exigió la medida cautelar de prisión preventiva, mientras la defensa replicó que el principio de igualdad obliga a no hacer diferencias entre un imputado u otro, sin importar su condición, por lo cual, se opuso a dicha medida cautelar.

El juez, si bien tuvo por configurado el delito de desórdenes públicos y la participación del imputado, añadió que la prisión preventiva era una medida cautelar injustificada. Así, luego de decretar dos meses como plazo para el cierre de la investigación, ordenó la libertad del imputado, acompañado por familiares cercanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here