Evitar en el periodismo

publicado por

Avatar
29 de diciembre de 2019
32

Las noticias son siempre de la actualidad. La noticia es un hecho presente que por su carácter es de interés público, y, por la particularidad o rareza que ostenta, necesita ser dada a luz, difundirla. Es publicitada por la prensa escrita, radial, televisiva o digital. Internet cuenta con abundantes redes, sitios y páginas web, en permanente mutación de hechos noticiosos sobre el mundo entero.

Los periodistas son buscadores de noticias. Ojalá, como dice la antigua jerga, conseguir “la primicia”, para adelantarse a otros medios de comunicación. El acontecimiento noticioso, grande o pequeño, puede ser social, deportivo, económico, político, policial, científico, tecnológico, artístico, cultural, religioso, etc. Trata acerca de la vida de las gentes en sociedad. Allí emerge lo llamativo, insólito o novedoso, el hecho que sale de lo común por la rareza y que el periodista está llamado a comunicar con la mayor lucidez. Debe señalar la singularidad, las causas, los actores, lugares, impresiones… Ciertos medios de prensa, resaltan solo los eventos escandalosos, de alta connotación pública.

Pero la noticia tiene un rasgo muy propio y esencial: tras el día o el breve tiempo que mantiene vigilante a la opinión pública, la noticia contada pierde vigencia e interés para el público. En efecto, con los días, la misma noticia se va y deja de ser objeto de interés. Publicado el suceso noticioso, puede tal vez, permanecer por algunos días en el presente; sin embargo, más temprano que tarde, deja la primera plana. Vendrán otros hechos noticiosos suscitando alarma o inquietud. Así, los periodistas, se levantan cada mañana para dedicarse a difundir “novedades”, contribuyendo a la conciencia colectiva.

El peligro de la actualidad noticiosa, es que pronto se diluye y cae en el olvido. El hecho singular, entre otros muchos divulgados, se pierde con frecuencia sin mayor análisis, investigación o seguimiento. Eso queda para la historiografía. Agréguese a lo dicho, que el periodismo vive principalmente de los avisadores. Esto trae serias complejidades, por los intereses de las empresas más o menos poderosas, que pretenden influir, como también, las autoridades y el poder político, que procuran ganar el favor de la prensa.
Esencial es por eso, la independencia del trabajo periodístico, cuya norma ética fundamental comprende la verdad, el bien común y la justicia en sociedad. Más difícil se hace ahora esta norma, cuando consorcios imponen pautas que obedecen a grandes poderes. Ahora bien, si las pautas periodísticas son fijadas, no habrá originalidad e independencia editorial en la pesquisa de las noticias y sobre la coyuntura. Así, los medios de prensa aburren, pues queda patente a la opinión pública la verdad torcida… Es lo que hay que evitar en el periodismo.

Horacio Hernández Anguita
Villa Cultural Huilquilemu UCM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here