Estudios revelan comprometida situación financiera de las mujeres en el Maule

Las falencias del género femenino van desde el salario, sus responsabilidades socioeconómicas hasta un mayor cobro de interés por parte de las instituciones bancarias en comparación con los hombres

Las mujeres en la actualidad cuentan con salarios un 30% más bajos que los hombres en un mismo puesto laboral.

Si bien las brechas de género en los sueldos se han acortado lentamente, todavía existen desigualdades entre ambos géneros dentro del escenario financiero, evidenciado por las inequidades que ponen en desventaja al sexo femenino, que hacen oídos sordos a los constantes llamados a la igualdad de condiciones.

Ejemplo de ello son los resultados reflejados por un estudio elaborado por Chiledeudas.cl, en base a información actualizada de la Comisión para el Mercado Financiero, el cual reveló que a las maulinas se les cobra una tasa de interés promedio de 12,7%, mientras que a los hombres un promedio de 11,1%, por un mismo crédito y en iguales condiciones laborales para ambos, siendo una de las zonas con una mayor discriminación en este sentido.

Guillermo Figueroa, director de Chiledeudas.cl, explicó que la desigualdad de cobros entre hombres y mujeres en créditos de consumo ha crecido progresivamente “sin que exista una explicación técnica para ello, ya que esto tiene que ver más bien con prejuicios históricos hacia el género femenino, que se encuentran incrustados en la sociedad, pese a que son más íntegras financieramente, con menores morosidades y mayor disciplina de ahorro”.

El experto en endeudamiento responsable admite que estos cobros diferenciados tienen que ver con otra discriminación de género, que aún no se resuelve, puesto que las mujeres siguen obteniendo sueldos hasta 30% menores que los hombres, en igual puesto de trabajo.

Así, por un crédito de consumo de 1 millón de pesos, la mujer terminará pagando $1.240.000, y el hombre $1.110.000, ejemplificó el también el ingeniero comercial.

MAYOR RESPONSABILIDAD-MENOS INGRESOS

Por otro lado, un estudio realizado por el Grupo Defensa Deudores y la Universidad Playa Ancha, reveló que, 3 de cada 4 mujeres chilenas debe hacerse cargo de su familia.

Y es que trabajar, emprender, encargarse de las labores de la casa, costear los gastos de sus hijos y hacerse cargo de su familia es parte de la realidad femenina en el país según este sondeo «Radiografía de la mujer».

La investigación también arrojó que el 47% de las encuestadas gana el sueldo mínimo y un porcentaje similar califica su situación financiera como regular (48%), mientras que un 34% reconoce que es deficiente.

“Hacerse cargo de solventar los requerimientos de su hogar resulta cada vez más complejo para las mujeres, especialmente cuando se hacen cargo solas de sus familias y deben ingeniárselas para mantenerse mes a mes, haciendo uso de métodos de pago que no son convenientes para el bolsillo por los altos intereses que conlleva”, afirmó Ricardo Ibáñez, socio de Grupo Defensa.

DEUDAS Y SOLUCIONES

Ante este escenario, Diario El Centro consultó al seremi de Economía, Matías Pinochet, sobre estas inequidades entre hombres y mujeres dentro del contexto económico y financiero.

“Precisamente éstas son las brechas que estamos tratando de eliminar con las nuevas normativas antidiscriminación, donde se está teniendo mucho más en cuenta la realidad imperante de las mujeres”, manifestó.

El titular regional de Economía repudió un mayor cobro de intereses por parte de los bancos a las mujeres, confirmando el diálogo desde el Gobierno, con representantes de estas entidades bancarias para eliminar dentro de sus procedimientos este tipo de discriminaciones.

“Es por eso que al interior del Congreso se debate un proyecto de Ley de Portabilidad Financiera, que pretende convertir mucho más sano el mercado bancario y financiero”, indicó.

Agregó que la portabilidad financiera le permitirá incentivar la competitividad dentro de este sector que permitirá mejorar las ofertas y condiciones para todos los clientes de la banca.

Hizo referencia además a la eliminación del factor “sexo” en la diferencia de los planes dentro del nuevo proyecto de ley que reforma el Sistema de Isapres, siendo uno de los resortes que catapultaba los planes que contrataban las féminas.

Michel Hechavarria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here