Este verano el juego debe ser la tónica

publicado por

Avatar
4 de febrero de 2020
20

El juego será siempre el protagonista principal de la niñez, jugar es una actividad innata y esencial, que le reporta gran satisfacción y placer, el juego permite incontables oportunidades de aprendizajes, no solo de que el niño(a) conozca sus posibilidades, logre experiencias enriquecedoras en compañía de otros y con el mundo que lo rodea.

El juego es una actividad imprescindible, les permite a los niños y niñas desarrollar adecuadamente aspectos físicos, psíquicos y sociales, algunos ejemplos de ello son que mediante el juego y el movimiento desarrollará la coordinación fina y gruesa, se logra mayor equilibrio con la diferentes actividades como correr, saltar, esquivar, también se logra mayor definición de la lateralidad al lanzar o recibir elementos con su lado dominante, mayor dominio del espacio y direccionalidad (en lo físico).

A esto se suma que ayuda a comprender fenómenos, exteriorizar sentimientos y emociones, liberar angustias, deseos insatisfechos y/o temores (en lo psíquico), aprender o aceptar reglas para la vida y el comportamiento social, insertarse en grupos nuevos, convivir con otros. Por ello es muy importante que los padres y cuidadores, adultos en general, permitan el juego y tengan presentes algunas consideraciones, tales como:

• Dejar que los niños(as) organicen sus propios juegos, evitar interferir o dirigirlos; y si va a participar, espere la guía del niño(a) y el juego.

• Los niños(as) juegan a ser otras personas, imitan gestos y acciones de los demás. Al jugar a representar roles que según usted no son de su género, no lo reprima, el niño(a) está imitando.

• Si juega con implementos y no logra hacerlo bien; usted evite reprenderlo, el niño de todas formas está mejorando su desempeño. Incentívelo a perseverar y no rendirse.

• Permitir que juegue con otros niños(as), esto favorecerá las relaciones con los demás, le ayudará a adaptarse a reglas sociales, a convivir, a participar en juegos colectivos y cooperativos, a ser parte de un grupo.

• Proporcionar juguetes que sean para su edad y sus necesidades, los objetos simples y de bajo costo, como lo es el material para reutilizar es una buena alternativa. El niño(a) decidirá que es un juguete, le asignará a cualquier objeto o material el nombre de juguete como a un trozo de madera o una caja de cartón, entre otras.

• Darle libertad para que se desenvuelva y realice sus juegos, en su propio espacio y tiempo. Recordar que los juegos no tienen una duración única, ni un tiempo determinado, no tienen un lugar ni materiales, no tiene un juguete o personas predilectas; el niño solo se deja llevar por sus intereses y necesidades.

• Tomar en cuenta que el juego debe permitir que el niño(a) explore, cree, imagine, fantasee, y sobre todo de reporte agrado y diversión.

• Privilegiar la satisfacción del juego de los niños(as) por sobre el bienestar del vestuario, no reprimirlo o molestarse si se ensucia, rompe o maltrata la ropa.

• Aprovechar las salidas para que tengan la oportunidad de explorar y manipular elementos de naturaleza como, por ejemplo: agua, piedras, arena, flores, hojas, barro, etc. Ya que los niños(as) disfrutan del contacto.

• Utilizar espacios abiertos para que ejercite sus capacidades físicas, como: correr, saltar, rodar, reír, trepar, y también gritar libremente.

El niño(a) no juega por jugar, juega porque es una necesidad y no solo para su entretención, no pierde el tiempo jugando, juega y se mueve por naturaleza. No olvidemos el verdadero valor del juego, pensemos en las innumerables oportunidades que éste les brinda para su desarrollo integral.

Sandra Castro Berna
*Académica de la Escuela de Educación Parvularia UCM sede Curicó

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here