“Este invierno con una pandemia sabemos que va a ser infinitamente más complejo”

La cartera estableció una serie de cambios para atender a las personas en situación de calle. En la región, por ejemplo, aumentó la cantidad de albergues, de los cuales, pese al adelanto del Plan Invierno, faltan dos por habilitar.

Como se ha visto hasta ahora, la emergencia sanitaria declarada por los contagios de Coronavirus en el país provocó cambios en los programas de Gobierno para encarar la situación.

El Ministerio de Desarrollo Social y Familia, en consecuencia, debió modificar y reforzar el funcionamiento de sus servicios. En lo que tiene que ver con las personas en situación de calle en la Región del Maule, uno de los cambios es el aumento de albergues, que pasa de tres a 12. De éstos, todavía restan por habilitar dos.

Por otro lado, la identificación de individuos en situación de calle que realiza la misma cartera de manera progresiva a través del Registro Social Calle aumentó de 600 a 800 personas este año en la región, mientras que la cobertura diaria que podrá entregarse a partir de los recursos aprobados será para 550 personas.

El subsecretario de Servicios Sociales, Sebastián Villarreal, explicó en entrevista con Diario El Centro, cómo este año se prestará atención a esta población en condiciones diferentes impuestas por la pandemia.

Al menos en la región sabemos que hay 800 personas en situación de calle ¿Cómo va hasta ahora la habilitación de albergues?
“En un invierno normal sabemos que las personas en situación de calle son nuestra prioridad ministerial porque son de los grupos más vulnerables. Este invierno con una pandemia sabemos que esto va a ser infinitamente más complejo. Por lo tanto, empezamos a trabajar con bastante anticipación, no solamente para adelantar el Plan de un Invierno más de un mes sino que transformarlo en Plan de Invierno Protege Calle Covid.
Las principales diferencias versus el año anterior es que, en primer lugar, antes teníamos albergues que funcionaban en una modalidad de 12 horas. Por lo tanto, las personas llegaban en la tarde y al otro día se tenía que ir. En tiempos de cuarentena hay que transformar todos los albergues en una modalidad de 24 horas.
En segundo lugar, para poder cumplir las medidas sanitarias tuvimos que establecer un máximo de 20 personas por albergue. Cuando se pone esa meta inmediatamente hay que duplicar la cantidad de albergues para no disminuir cobertura y poder aumentarla.
En tercer lugar, tuvimos que transformar nuestro trabajo en calle con aquellas personas que no están dispuestas a trasladarse a un albergue y que van a seguir estando en la calle, donde no solamente íbamos a llegar con alimentación y abrigo sino que también con un kit de protección de salud con mascarilla, guantes, alcohol gel y hacer pesquisas para ver si hay personas en situación de calle que están teniendo síntomas de Covid-19 y no está siendo atendidas podamos activar la red de derivación y atención a la salud pública.
En este contexto, en la Región del Maule vamos a tener 12 albergues en total, quedan dos que están pendientes de apertura, lo cual es muy bueno siendo que todavía estamos en mayo y ya tenemos prácticamente toda nuestra capacidad operativa funcionando. Falta habilitar uno en Linares y otro en Curicó. Los tres de Talca están funcionando. Tenemos el 100% de la ruta ‘Protege calle Covid’, que lo estamos haciendo en alianza con Carabineros, y está pendiente empezar a funcionar acá la Ruta Médica que nos va a permitir complementar -en un convenio que estamos haciendo con la Universidad Católica del Maule (UCM)- con profesionales médicos para la atención de las personas en la calle.
Por lo tanto, entendiendo que el número de personas en situación de calle en la región está por el orden de los 750 y 800 a través de todos estos dispositivos vamos a poder atender diariamente a 550 personas solo con recursos del Estado, lo cual sin duda es un esfuerzo importante por proteger la vida de quienes están con mayor vulnerabilidad”.

Con estas 750-800 personas en situación de calle que hay en la región no se alcanzaría a cubrir la totalidad en los albergues, si se aplica esto de tener solo a 20 personas en cada uno ¿Cómo se va a suplir esto?
“Generalmente –y esto es un desafío que tenemos como país- la brecha de la capacidad de atención diaria por parte del Estado no logra cubrir al 100% de todas las personas. Por lo tanto, esto también se complementa con lo que hacen organizaciones privadas como el Hogar de Cristo y otras organizaciones de la sociedad civil que también despliegan esfuerzos. En todo Chile son cerca de 15 mil las personas que viven en situación de calle.
Con la inversión estatal logramos atender diariamente a 7 mil u 8 mil personas diariamente, lo que pasa con el resto de las personas son las organizaciones de la sociedad civil, los mismos municipios que también despliegan sus propios programas y eso nos permite abarcar casi a la totalidad de las personas en situación de calle”.

En cuanto a la Ruta Médica sabemos que hay una alta demanda de personal de salud. ¿Está garantizado que en el Maule se cumpla?
“Sí, está garantizado. Estamos en el proceso administrativo de la firma de convenio, pero sin duda eso va a ocurrir así, porque hoy día como bien lo dices ante un sistema de salud que está altamente demandado por toda la ciudadanía nosotros tenemos que asegurar que, sobre todo, aquellas personas que no se van a trasladar a un centro de salud sino que están en la calle puedan tener una adecuada atención, diagnóstico, pesquisa para activar las redes, sobre todo, en esta pandemia”.

El año pasado se aumentaron los recursos para el Código Azul. ¿Este año también viene con alguna modificación?
“Este año lo transformamos de alguna manera, porque efectivamente el hecho de poner todas nuestras camas en una modalidad 24/7 durante 120 días lo que hicimos fue que ya no vamos a activar lo que era la lógica del refugio, que era esto de que se abría por uno o dos días, sino que transformamos todo eso en una modalidad por 120 días fijo independiente de si hace o no frío y que funcione las 24 horas. Lo que vamos en los días de mayor frío cuando activemos el Código Azul es una capacidad de ruta de atención en calle especial y esto no lo hemos anunciado oficialmente, pero que probablemente va a ser lo que vamos a llamar la “Ruta XL”, porque van a permitir aumentar aún más nuestra capacidad de trabajo en calle pensando que es ahí donde está el mayor riesgo frente a este invierno y pandemia, porque son personas que no están en los albergues por distintas razones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here