Estallido social: “El problema es la acumulación de injusticias por 30 años”

La dirigente sindical se refirió a la contingencia y lo que piensa la Central Unitaria de Trabajadores de las medidas sociales impulsadas por el Gobierno

publicado por

Avatar
9 de diciembre de 2019
678
Soraya Apablaza Basoalto cuenta con una amplia y extensa gestión sindical, que comenzó en el año 2000.

El estallido social que se inició el 18 de octubre en Santiago, al otro día en regiones, ¿los tomó por sorpresa en cuanto a su intensidad y fuerza?, teniendo en cuenta que ustedes vienen luchando por años por estas demandas sociales…

“Tengo que reconocer que no me sorprendió. Nosotros como Central Unitaria de Trabajadores, a partir del año 2007, comenzamos a manifestar en todos los espacios que nosotros podíamos llegar, que se necesitaban con urgencia cambios, que eran relevantes para nosotros como sociedad, como país, involucrando obviamente el sistema previsional, que ya estábamos pronto a cumplir los primeros trabajadores que se tenían que acoger a pensión con el actual sistema de pensiones, porque hasta antes de eso, todavía había gente que laboraba, que venía con parte del sistema de pensiones antiguo.

Lo mismo pasaba con el tema de Salud, Educación, no nos olvidemos que estaba en pleno apogeo el tema del CAE para los estudiantes de educación superior.

Lamentablemente no habíamos sido escuchados y había participado en algunos espacios donde especialistas se referían a la crisis que se venía sintiendo acá en el país, que se venía acunando, pero que no era visible. Siempre recuerdo que en una exposición del historiador Gabriel Salazar, que había ganado un premio nacional manifestó que si teníamos la posibilidad de empezar a guardar silencio, íbamos a poder escuchar la efervescencia que estaba subterránea, pero que iba a llegar el minuto en que esto iba a explotar, y cuando explotara iba a ser de la peor manera, mira la casualidad.

Estamos hablando de un encuentro que fue hace como ocho años, y ¿dónde comenzó el estallido social?, en el metro. O sea, fueron palabras muy sabias. Nosotros sabíamos que tarde o temprano esto se iba a dar”.
¿Cuál es el origen o la justificación de esta manifestación, esta protesta?
“Es imposible que en un país, más del 50% de sus trabajadores viva con el salario mínimo. Es imposible que en este país tengamos casi 12 millones de personas que están en Dicom, y que haya aproximadamente 2 millones de personas que no tienen ninguna posibilidad de poder repactar esa deuda y no estamos hablando de una deuda de 5 o 10 millones de pesos, sino que de 30 millones de pesos hacia arriba.

Ahora, algunos dicen ¿por qué comenzó con los estudiantes?, es porque también ellos día a día tienen que convivir con la realidad de su núcleo familiar, donde sus padres pueden estar todo el día trabajando, llegando a las tantas horas de la noche, y claro, fue muy fuerte el hecho de que se subiera 30 pesos el pasaje del metro, muchas autoridades decían ‘pero son 30 pesos’, claro pero para aquel estudiante que tiene que viajar dos veces en el día, más algunos otros miembros de su núcleo familiar, ya no eran 30 pesos, después dicen ‘eso se eliminó, por qué siguen’, es porque el problema no eran los 30 pesos, el problema es la acumulación de injusticias por 30 años.

Chile hacia el exterior es un país que demuestra una estabilidad económica, pulsante, una producción con metas bastante altas en los últimos años, pero al mismo tiempo la desigualdad y la brecha salarial creció de manera grosera. Cómo es posible que el 1% de este país se lleven todas las riquezas, o sea, es un grupo de familias que está concentrando todo, son dueños de todo, y lo único que les faltaba era tener el poder político, y ahora con el gobierno instalado también lo tienen”.

¿Este estallido social se habría dado en un gobierno de turno de izquierda?
“Yo creo que el estallido social iba a darse igual, sin importar quién estuviera en el gobierno de turno –insisto- porque también lo hemos manifestado, la gente depositó muchas esperanzas desde la recuperación de la democracia en el año ’90. Hemos tenido distintos gobiernos de izquierda y dos de derecha presididos por Sebastián Piñera, pero esta crisis se acumuló del ’90 a la fecha. Entonces, no necesariamente es por quien sea el Presidente, sino que esto además se dio porque los últimos proyectos de ley, las últimas decisiones que tomó este Gobierno, prácticamente todas estaban privilegiando a los grupos de poder, a los grandes empresarios, aquellos que consideran que sus trabajadores no son personas, sino que son un número y ese número para ellos es pérdida, donde ojalá pudieran trabajar de sol a sol y sin pagarles nada.

En dichas empresas muchos de los servicios son externalizados, tienen subcontratación, con el fin de impedir que los trabajadores se puedan organizar, a que los trabajadores puedan tener un sindicato fuerte y que les permita negociar como corresponde.

Todo lo que se estaba haciendo desde el año pasado a la fecha, un cambio a la Reforma Tributaria, nuevamente se estaba liberando de pago de impuestos a las grandes empresas. Uno no entiende a veces cuál es el objetivo final que tienen algunos líderes, en este caso estamos hablando directamente del Gobierno.

Echamos mucho de menos el rol fiscalizador de los diputados, cómo han ocurrido tantas cosas y no hay documentos, informes, etc. Antes los parlamentarios preguntaban, ´hay un proyecto de ley, qué opinan ustedes’.

Recuerdo que uno de los diputados que siempre nos llamaba o nos preguntaba era Sergio Aguiló, pero ahora son muy pocos los que lo hacen.

Volviendo a si se iba a dar esta crisis, se iba a dar igual. Es cosa de ver lo que pasó con la Coordinadora Nacional No+AFP, que yo la aplaudo porque ha hecho un esfuerzo tremendo por mantener viva la necesidad de la temática de la necesidad urgente de la Reforma Previsional, tuvo desde el 2017 marchas gigantescas, de miles de personas en la calle y no tuvo ningún impacto. Si hablamos por las temáticas de la mujer, el último 8 de marzo fueron millones de personas las que salieron a las calles a marchar, y si uno analiza desde esa fecha hasta hoy no hay ninguna iniciativa legislativa con respecto al tema, y una de las cosas que más se pedía era el derecho a la vida, como dice el eslogan ‘ni una menos’, y no hay ninguna iniciativa legislativa. Entonces ahora cuando tú conversas en el ámbito privado con alguna autoridad, ellos lo reconocen diciendo ‘no nos percatamos de que esto estaba complicado’, ‘lo que pasa es que nunca pensamos que esto iba a ser tan rápido”.

VIOLENCIA
Y sobre la violencia, ¿qué opina la CUT?
“Lamentamos mucho los hechos de destrozos, saqueos, porque detrás de cada espacio, sobre todo a nivel de comercio hay puestos de trabajo, son trabajadores y trabajadoras, que necesitan vivir igual que todo el resto. Obviamente nosotros no lo aceptamos, y lo condenamos. Pero con esa misma energía, nosotros condenamos el abuso de poder de las fuerzas policiales, las detenciones arbitrarias, el abuso sexual, las torturas, los golpes que ha recibido la gente que ha estado detenida. Y cuando ha manifestado un senador por ahí, de que los responsables de todo esto era la CUT, la ANEF, nosotros también le respondimos.

Nosotros sí, efectivamente, como CUT y Mesa del Sector Público, hemos convocado a trabajadores y trabajadoras a marchas, pero lo hacemos a cara descubierta, a plena luz del día, con nuestras banderas, con nuestros lienzos que nos identifican, y además llevamos nuestras demandas”.

A juicio de ustedes, ¿estos hechos vandálicos “manchan” de alguna forma sus demandas sociales que son legítimas, a nivel de opinión pública?

“Obviamente que tenemos claro que estos hechos, que estas situaciones que son aisladas que se están dando, se les da mucha más importancia… pero si se dice que se tienen los nombres, los RUT, las fotos de estas personas, por qué no se han puesto a disposición de los tribunales.

Hay gente que ha sido detenida, no olvidemos que hace unos días incluso se detuvo hasta un funcionario de Carabineros, que estaba de franco y que venía de Santiago, y no es primera vez de que nos enteramos de situaciones como éstas.

Lógicamente que los hechos de violencia pasan a un primer plano en algunas ocasiones, y el tema relevante e importante que es hacer los cambios profundos a nuestro país, quedan un poco a un lado. Pero, nosotros no nos podemos hacer cargo de los hechos que ocurren en la calle porque se supone que los poderes y las estructuras tienen que funcionar, y lo que nosotros queremos, lo que millones de chilenos queremos, son cambios estructurales profundos al modelo que tenemos nosotros acá en el país”.

MEDIDAS
Las medidas sociales que ha anunciado el Gobierno, y las iniciativas difundidas en respuesta a sus demandas, ¿qué les parecen?

“Primero que todo, este contrato, pliego de paz social, que fue elaborado por los partidos políticos, obviamente que nosotros, el mundo social organizado lo rechazamos porque esta explosión social no vino de los partidos políticos, sino que vino del mundo social, y ni siquiera nosotros podemos decir ‘esto es parte de’, no. Este movimiento, este estallido social es de todos, pero nadie es dueño, eso también hay que dejarlo súper claro, y nosotros lo rechazamos categóricamente porque no nos dieron espacio de intervención, solamente lo trabajaron ellos. Ahora, eso no significa que porque lo rechazamos, no vamos a estar presentes y no vamos a ocupar todos los espacios.

Estamos trabajando las pautas para comenzar los cabildos para abordar las temáticas laborales, que es además lo que a nosotros realmente nos importa. Chile por ejemplo, tiene ratificado muchos de los convenios internacionales de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), pero, en nuestra legislación no se reflejan en ninguna parte, incluso no todos los jueces lo aplican. Entonces una de las cosas que pedimos es que todos los convenios de la OIT ratificados por Chile, tengan rango constitucional. De hecho, lo tienen, pero parece que hay que asegurarse, y que quede por escrito en la Constitución. Las demandas sociales deben resolverse hoy, que no sean progresivas porque la gente no puede esperar años”.

En el ámbito del proceso constituyente, ¿cuál es la posición de la CUT en este sentido?
“Nosotros nos suscribimos con una asamblea constituyente porque es el camino que nos abre a los ciudadanos, a ser partícipes activos de la Constitución que queremos. Nosotros no queremos que nos traigan un documento y nos digan ‘vote aprueba o no aprueba, sí o no’. Nosotros queremos dar nuestra opinión porque no somos ignorantes, somos personas con la capacidad suficiente para poder decir lo que nosotros también queremos que quede explayado, que nuestras ideas estén suscritas en la Constitución”.

Pero igualmente van a participar de la consulta ciudadana y después en el plebiscito…
“El acuerdo de paz social nosotros lo rechazamos por la forma, cómo se realizó, pero al mismo tiempo, vamos a ocupar todos los espacios y vamos a estar presentes. Si estábamos en la calle, mañana y tarde, por más de 40 días, y vino un grupo que no fue parte de este proceso, y acuerda este pacto, que ni siquiera se dio a conocer antes, se firmó delante de los medios de comunicación y aquí está. No era la receta”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here