Errores inaceptables en el INE

No está de más puntualizar, desde regiones, que hace algún tiempo que el INE descontinuó el Índice de Actividad Económica Regional (Inacer).

publicado por

Avatar
19 de febrero de 2020
107

“Las estadísticas de Chile no puede tener errores”. Así de tajante fue el ministro de Economía, Lucas Palacios, al fundamentar su decisión de pedirle la renuncia al director nacional del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Guillermo Pattillo, quien presentó su dimisión al cargo de confianza del Gobierno.

Todo ello, luego de las sucesivas críticas y cuestionamientos surgidos tras un error atribuido a los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondientes a enero del presente año. Como si todos estuvieran de vacaciones y solo hubiera reemplazos, hubo una falla en esta importante cifra para la economía chilena.
El IPC, como otros índices económicos, forma parte de todo un entramado de datos que derivan en otros indicadores relevantes, los cuales terminan afectando directamente el bolsillo de los chilenos. De hecho, el IPC incide en estimaciones sobre el costo de la vida y, por lo tanto, es un factor relevante a la hora de fijar subsidios.

Además, una falla de estas características –que tampoco es la primera, en todo caso- viene a poner desconfianza en la labor del INE, lo cual se debe despejar de inmediato. Los actores de la economía son extremadamente sensibles a cualquier indicio de inestabilidad o falta de credibilidad en datos oficiales del Gobierno.

Así se entiende las severas palabras del ministro Palacios al anunciar la renuncia de la máxima autoridad del INE. “Cada vez que se ha cometido un error en las cifras, que afectan la fe pública, lo que hemos hecho es instruir sumarios. Esperamos poder llegar rápidamente a la solución y descubrir por qué se originaron estos problemas”, dijo.

Pero no fue lo único, porque el secretario de Estado también recordó que existen proyectos de ley de fortalecimiento y reorganización del INE, a fin de otorgarle justamente mayor autonomía y gobernanza interna, pero también más recursos para cumplir con su importante labor, asociada al prestigio del país y su economía.
Justo cuando se viene marzo y, como muchos anticipan, podría seres un periodo de inestabilidad parecido o quizás más grave que lo que ocurrió en octubre del año pasado, esta crisis de confianza en el INE viene a poner un posible manto de duda sobre su labor. A graves crisis, soluciones directas de corto y mediano plazo.

No está de más puntualizar, desde regiones, que hace algún tiempo que el INE descontinuó el Índice de Actividad Económica Regional (Inacer), lo cual permitía cuantificar y llevar el pulso mensual al crecimiento de cada región. En todo caso, era claro que en el panorama nacional predominaban las regiones del norte por la minería.

Sin embargo, en el caso del Maule, era relevante que cada mes se le tomaba el pulso a la economía regional. Pero el Inacer despareció y nadie dio una explicación, en otra demostración del centralismo que tiene ahogadas a las regiones y sus comunidades.
Por ello, hacemos un llamado a las nuevas autoridades nacionales del INE para retomar el Inacer regional. Pero también, que tengamos datos más descentralizados y que sean incidencia en la actividad económica, buscando así oportunidades y fortalezas. Claro, con la confianza siempre de que las cifras están correctas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here