Equilibrio ocupacional y su importancia ante la crisis sanitaria Covid-19

En tiempos de coronavirus cobra sentido el concepto de “equilibrio ocupacional”, es decir, cuando la armonía en nuestras ocupaciones adquiere un papel clave para la salud. En este artículo, Marcela Varas, directora de Carrera Terapia Ocupacional de la Universidad de Las Américas (UDLA) sede Viña del Mar, explica en que consiste y como conseguir este tan preciado equilibrio

0
62

Durante los últimos meses, el ser humano se ha visto desafiado a trabajar más que nunca para adaptarse a los cambios, y lograr la proporción adecuada en todas las actividades que se realizan para el bienestar físico, intelectual, social y emocional. Situación que para muchos no es tan fácil de conquistar según explica la especialista.

“Sin duda, cualquier crisis constituye un impacto en las personas. Estamos en una situación en la que hemos cambiado hábitos de forma abrupta, pero hay que ser cuidadosos, pues si bien el aislamiento al que nos hemos sometido busca proteger nuestra salud, si este no considera trabajar el equilibrio ocupacional en las nuevas rutinas de confinamiento, también puede ‘gatillar’ secuelas en nuestra salud futura”, explicó.

Trastornos físicos, motores, emocionales, estrés e incertidumbre, son algunas de las secuelas de no encontrar el equilibrio en el confinamiento. Para Marcela Varas, “el desequilibrio no es solo un factor de riesgo para la salud individual, sino también para la comunidad, donde el contexto sociopolítico no se puede obviar”.

TRES ÁREAS CLAVE

A criterio de la terapeuta, el equilibrio ocupacional se enfoca en tres áreas claves que se deben trabajar en estos días de confinamiento: el autocuidado, la productividad y el ocio. Cada una de estas, debe estar en la proporción adecuada para lograr el equilibrio que se necesita para estar saludables, de acuerdo con la etapa del ciclo vital de cada persona y los roles asociados a la misma.

 RECOMENDACIONES

 

  • Para el autocuidado, Varas detalla que es importante considerar al menos 12 horas al día, lo que incluye actividades de la vida diaria como el sueño, la alimentación, actividad sexual, higiene personal y vestimenta.
  • Para la productividad se debe contemplar aproximadamente 10 horas del día, incluyendo el trabajo, estudio, la preparación de alimentos y el cuidado de otras personas.
  • Finalmente, para el ocio y tiempo libre, con actividades como el juego, deportes, la lectura, manualidades, escuchar o hacer música, entre otros, hay que contemplar al mínimo 2 horas del día.

La académica advirtió, que de no tomar los resguardos necesarios para generar rutinas que favorezcan el equilibrio en las ocupaciones, cuando el aislamiento social cese podría traer consecuencias negativas en muchos ámbitos, por ejemplo, trabajadores y estudiantes que no tengan el mismo nivel de productividad anterior a esta emergencia sanitaria.

Es por ello, que “no se debe malgastar el tiempo en preocuparnos, lo ideal es ocuparnos de manera equilibrada”, puntualizó la especialista.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define el concepto de salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente como la ausencia de afecciones o enfermedades, descripción que, según Varas, ha tenido una evolución conceptual, trascendiendo lo físico, y donde el medio ambiente y el entorno tienen mucho que decir.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here