Entrevista a Lilian Olivares: “La sociedad chilena está envenenada no por talio y gas mostaza, sino por prejuicios”

Tras la sentencia en primera instancia del juez Alejandro Madrid sobre el caso Frei, el pasado 30 de enero del 2019, la reciente publicación “La verdad sin hora” deja abierta la posibilidad a otras lecturas acerca del asesinato del ex mandatario. Por Mario Rodríguez Órdenes.

“Algo que sí hubiera comprendido la familia de una persona común no lo pudo entender la familia Frei, porque su padre no era una persona cualquiera, sino un símbolo”, advierte Lilian Olivares.

Una encuesta realizada por la ABC News en el año 2000, señaló que un 70% de los estadounidenses sospechaba de un complot en el asesinato del presidente de los Estados Unidos, John Kennedy, el 22 de noviembre de 1963. Seguramente pasará lo mismo con el asesinato de Eduardo Frei Montalba. Tras la sentencia en primera instancia del juez Alejandro Madrid, el pasado 30 de enero del 2019, la publicación de “La verdad sin hora” (Catalonia, 2020) de Lilian Olivares de La Barra, periodista de dilatada trayectoria, formada en la Universidad Católica, escribe la verdad periodística del caso. Su verdad. Finalmente, será la Corte Suprema, quizás cuándo, la que selle el caso.

Lilian, ¿cómo surge su interés en el caso Frei?
“Mario, ¿has sentido la necesidad imperiosa de averiguar una situación porque hay algo en tu estómago que te indica que las piezas no calzan? Pues bien, eso me ocurrió con el caso Frei Montalva. Es una de las noticias más importantes que han ocurrido en nuestra historia reciente. Y quería dedicar todo el tiempo que fuera necesario a indagarlo, porque como periodista tenía la convicción de que uno no puede permitir que condenen a un inocente… y hacia allá apuntaba mi inquietud”.

¿A qué inocente se refiere?
“Cuando el doctor Augusto Larraín (el médico que operó a Frei en la primera operación) llamó por teléfono afirmando que tenía algo importante que decir, que no había revelado antes, y que no podía dormir con eso, tuve la impresión que se refería a alguien inculpado en forma errónea”.

¿Quién era Frei hacia 1981?
“Frei Montalva fue, en mi opinión, uno de los últimos exjefes de Estado a quien se le consideró una figura señera, un gran líder y honesto, independiente de las diferencias políticas, que fueron profundas tanto cuando gobernó –Guerra Fría-, como cuando falleció –régimen militar-”.

¿Por qué ha sido tan difícil dilucidar su muerte?
“Porque la sociedad chilena está envenenada no por talio y gas mostaza, sino por prejuicios”.

LA SENTENCIA DEL JUEZ MADRID
“La sentencia del 30 de enero de 2019 del juez Alejandro Madrid decía que lo de Frei Montalva fue un ‘homicidio simple’ y no calificado, como expresó cuando sometió a proceso a seis personas en el año 2009. Mismas personas que el 30 de enero condenó ya no por envenenar a Frei con talio y gas mostaza sino, entre otras razones, por intervención médica tardía”, precisa Lilian.

Los condenados son los doctores Helmar Rosenberg Gómez y Sergio González Bombardiere, condenados a tres años de presidio, como encubridores, con el beneficio de la remisión condicional; doctor Patricio Silva Garín, condenado a una pena de diez años; Luis Becerra Arancibia, chofer de Frei y Raúl Lillo Gutiérrez, ambos condenados como coautores del delito con pena efectiva de siete años de presidio; doctor Pedro Valdivia Soto, condenado con la pena efectiva de cinco años de presidio, en calidad de cómplice. El fallo judicial descartó envenenamiento y dice que no se ha demostrado homicidio. Habrá que esperar lo que diga la Corte de Apelaciones cuando se pronuncie respecto al dictamen del juez Madrid.

¿Le merece algunas observaciones el dictamen de Madrid?
“El ministro Madrid quedó sin elementos contundentes cuando se cayó la tesis del envenenamiento por talio y gas mostaza. Creo que condenó en primera instancia por homicidio simple con el propósito de que todos apelarán y el caso llegara a instancias superiores que decidirán la verdad judicial. Esa a la que él no pudo llegar”.

Como usted precisa: “La verdad judicial aún no se ha sellado”. ¿Qué pasos se visualizan?
“El caso lo verá la Corte de Apelaciones y luego la Corte Suprema… y ya han pasado 38 años desde la muerte de Frei Montalva. Y eso, considerando que 18 años después de su fallecimiento su hija, Carmen Frei, dijo que sospechaba que lo habían matado”.

¿Considera que tambalea el dictamen del juez Madrid?
“Creo que el dictamen del juez Madrid tambalea desde que dictó sentencia en primera instancia, el 30 de enero del año 2019, argumentando hechos que podrían fundamentar una negligencia médica, pero no un asesinato. Eso tendrá que afinarse cuando el caso se discuta en la Corte de Apelaciones”.

DIFERENCIAS FAMILIARES
¿Qué explica las diferentes posturas de la familia Frei frente al caso?
“La misma exsenadora Frei contó que algunos en su familia decían ‘la Carmen está loca’. Yo no creo que estuviera loca. Salvo, tal vez, loca de amor por su padre. Más bien pienso que ella tomó un camino radical rodeándose de un círculo que le mostró un solo camino. A veces me pregunto si con los años dudó, al escuchar a su cuñado Juan Pablo Beca Infante, por ejemplo, que como médico y yerno del expresidente fue testigo privilegiado de sus cirugías y dijo que su muerte obedeció a una complicación médica”.

Carmen Frei deja ver claramente en su libro “Magnicidio”, en el año 2017, que su padre fue asesinado…
“En su libro ‘Magnicidio’, Carmen Frei sustenta ya no su sospecha, sino su convicción de que asesinaron a su padre basándose en algunas premisas que no se lograron comprobar, o que fueron erróneas. Las investigué una a una”.

¿Cree que algunos aspectos del caso nunca serán dilucidados?
“Creo que lo fundamental para un juicio como este, para mí, está dilucidado. Lo que no sé es si la sentencia final dilucidará la verdad-verdadera, o si habrá que dejársela a Dios, para los creyentes”.

En la elaboración del libro realizó múltiples entrevistas. ¿Qué entrevistado le ha resultado esclarecedor para comprender el caso?
“No es uno, es la suma y la comparación de lo que dijeron muchos de los entrevistados lo que a mí me ilumina el camino. Y esa suma es la que al lector no distraído de ‘La verdad sin hora’ lo llevará a alcanzar una conclusión. Independiente de eso, algo que a mí me impacta es el dolor que hay en cada uno de esos testimonios, y cómo este caso destruyó muchas vidas”.

Para la elaboración del libro Lilian Olivares realizó múltiples entrevistas.

Frei vivió días de pesadilla en la Clínica Santa María. ¿En qué momento se da cuenta de la situación?
“Frei expresa que se ha dado cuenta de lo que viene cuando dice: ‘Sáquenme de aquí. Quiero morir en mi casa’. Pero algo que sí hubiera comprendido la familia de una persona común no lo pudo entender la familia Frei, porque su padre no era una persona cualquiera, sino un símbolo. De esos símbolos que hoy ya no existen”.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diario el Centro se reserva el derecho de editar, eliminar y/o modificar comentarios, que esten en contra de las políticas de nuestra empresa