En un tiempo tan convulsionado y difícil, tengamos confianza

La actual pandemia que se vive en el mundo que pone en jaque la sobrevivencia humana, sin dudas no deja indiferente a nadie, todos estamos amenazados de muerte. Es más, cientos de miles de ciudadanos ven con preocupación la permanencia de sus fuentes laborales ya que estas, están en un serio peligro de continuar. De extenderse esta situación en el tiempo, el panorama que se vislumbra a corto plazo es muy oscuro por no decir horripilante. No obstante la Biblia nos declara, los que esperan en Jehová, los que temen a su nombre, nada les faltara (Salmo 34:8-9).

Lo que hace más traumatizante a esta situación, aparte de saber que está en serio riesgo de salud por el peligro de contaminación, es despertarte en la mañana y escuchar noticias como: El desplome de las bolsas lo que agrava más la economía, Asaltos a mano armada y asesinatos por las noches, Graves accidentes en la vía publica los cuales terminan con pérdidas de vidas humanas, Hospitales colapsados. En fin, todo esto es un negro horizonte, que el solo saber de ello afecta la salud mental y sicológica del ciudadano, debido a esto, como lo dicen semánticamente los lingüistas “el miedo, la preocupación, la ansiedad, la intimidación, la perturbación, el temor, la intranquilidad, la angustia, etc., etc.” afecta la salud humana. Sin embargo a pesar de todo este bramido del mar, la biblia nos dice que cercano esta Jehová el Señor, a los que le invocan y Él, les responderá a los que le temen a su nombre (Salmo 145:18-20).

Situaciones como la que estamos viviendo, rodeados de peligro, debemos tener claro que lo anterior, no solo se ha dado en este tiempo, pues desde que el hombre fue expulsado del paraíso ha debido enfrentarse a multitudinarias situaciones adversas, que de no haber sido por la intervención y misericordias de Dios, hace mucho tiempo que este habría dejado de existir. Más Dios en su Soberanía, en su Justicia y Omnipotencia, ha permitido lo de este tiempo y lo que tiene un comienzo, también tiene su día de término, por lo que esta pandemia llegará a su fin en pocos días más. Sin embargo mientras llega el día de término, a todos nos asiste la necesidad de tener en quien confiar y apoyarnos para encontrar un oportuno socorro. Es precisamente lo que más necesita todo ser humano. Para la tranquilidad de todos, Dios nos ofrece en su palabra un lugar seguro donde acudir y ese lugar, es el Trono de la Gracia (Hebreo 4:16). Dios es la respuesta para poder vencer el “Temor” de nuestras preocupaciones. Cuando depositamos en él todas nuestras ansiedades y él tendrá cuidado de nosotros (1ra. Pedro 7:7).

Mis estimados, ante toda esta adversa situación que estamos viviendo, es necesario recordar que Cristo vino a proclamar la libertad a los cautivos y a poner en libertad a los presos (Lucas 4:18), ello incluye a los cautivos y presos del temor, el cual erosiona la fe y coarta y destruye la libertad. Cuando se conoce la auténtica verdad que es Cristo (Juan 8:32), Cuando se conoce el propósito de Dios en que todas las situaciones nos ayudan a bien (Romanos (8:28), entonces el temor es echado fuera por el amor (1Juan 4:18). Dios nos bendiga, tengamos fe, que Cristo está a nuestro lado. Amén.

PR. Sergio Rodríguez Varela
Consejo de Pastore
s

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here