En Linares se concretó el primer caso de cambio de sexo registral

Se trata de un adolescente de 15 años que siempre tuvo el apoyo de su familia, precisamente, fue su madre quien encabezó esta lucha y espera que respeten a su hijo

publicado por

Avatar
1 de febrero de 2020
316

En Linares una familia completa se abrazaba y celebraba, luego que en el Juzgado de Familia, se resolviera en forma satisfactoria el primer cambio de nombre y sexo registral, tanto en la comuna como también en la Región del Maule.
A finales de 2019 entró en vigencia la Ley de Identidad de Género que permite este procedimiento. La normativa, además, establece que el cambio se puede realizar de forma administrativa o judicial, ya que los mayores de edad podrán efectuarlo a través de un trámite en el Registro Civil.

Fue así como la mañana de este viernes, un menor de 15 años estaba acompañado de su madre, quien no podía esconder la emoción y daba a conocer el largo camino que significó la aprobación de esta ley.

“TODOS LO APOYAMOS”
Sara, madre de Javier, tuvo que presentar el requerimiento al Juzgado de Familia, ya que por obligatoriedad, el requiriente debe contar la autorización de, al menos, uno de sus padres. La madre señaló que todos apoyaron esta decisión, desde que Javier -a los 11 años- expresó su identidad.

“En mi familia hace cinco años que todos asumimos esta lucha, desde mis padres que tienen más de 80 años, hasta mi nieta que tiene 10 años. Mis hijos apoyaron a Javier y siempre hemos estado con él, mi hija mayor, de 34 años, y mi hijo pequeño, de 13 años. Todos lo hemos acompañado siempre, porque eso es lo que deben hacer las familias”, afirmó.

Sara añadió que “se me parte el corazón ver en varias ciudades del país a niños y jóvenes trans que se suicidan, por no atreverse a hablar o porque no tienen el apoyo de sus familias”.

“La identidad de género se da desde la primera infancia y, cuando Javier a los 11 años nos dijo cuál era su identidad, todos lo apoyamos y comenzamos un tratamiento con profesionales, para que no sufriera depresión, ni nada, siempre hemos estado con él”, añadió.

“QUE RESPETEN”
La madre de Javier es oriunda de Longaví, pero vivió varios años en Santiago. Hace cinco años que llegaron a Linares y, aunque tuvieron la posibilidad de irse de la ciudad, no lo hicieron.

“Yo siempre le agradezco a Dios ser la madre de Javier, porque él me enseñó de valentía, me ayudó a madurar, y por eso mismo decidimos quedarnos acá, porque él tiene a sus amigos, a su gente”, precisó.

La mujer indicó que fue un camino muy largo y, por eso mismo, hizo un llamado a los linarenses y maulinos para que sean tolerantes y a los padres que siempre apoyen a sus hijos.

“Mi llamado es a las familias, para que lo hagan, así sus hijas, hijos e hijes, se sentirán bien que los reconozcan por lo que son en su identidad, no sólo por lo físico. Y a aquellas personas que no son tolerantes, a que por lo menos, respeten”, indicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here