Empresarios estiman que se perderían cinco mil empleos en la construcción

El sector evaluó una contracción en las inversiones, así como el posible impacto ante los diversos escenarios posibles, según el avance de la crisis sanitaria

La aplicación de los protocolos para evitar la propagación del Coronavirus hizo que las empresas disminuyeran el número de trabajadores contratados en las obras.

“Eventualmente podríamos tener en la región alrededor de cinco mil cesantes, si es que no se adoptan algunas medidas desde el sector público”, afirmó Rodrigo Vargas, vicepresidente regional de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), ante el anuncio de la crisis sectorial en este importante rubro a nivel nacional.

El ejecutivo afirmó que, en la actualidad, en el Maule suman alrededor de 50 mil personas que trabajan de forma directa o indirecta en las obras que se están ejecutando, pudiendo contraerse esta fuerza de trabajo en torno a un 10%, según cálculos técnicos y de acuerdo a cómo avance la crisis sanitaria.

Vargas añadió que, si bien cuando no sean interrumpidas las labores dentro del rubro de la construcción a nivel regional, de todas formas, se generará un impacto en el número de trabajadores contratados.

“En algunas obras, para que siga trabajando de forma normal, deben desempeñarse menos personas, para mantener las distancias y el número de operarios que se requiere, sin exponerlos a posibles contagios”, sostuvo.

También aseguró que el crecimiento de los intereses que responden a los créditos hipotecarios igualmente perjudica a las futuras inversiones en el sector inmobiliario.

“Nos afecta el alza de las tasas de interés, tanto para el desarrollo del proyecto, como para los que pueden acceder a los productos que nosotros entregamos. Una persona que antes podía comprar una vivienda de un valor cualquiera, hoy día no puede comprarla, solo producto del alza de la tasa de interés”, lamentó.

BUROCRACIA ESTATAL

Rodrigo Vargas detalló al impacto que provoca la falta de ejecución presupuestaria en su sector; marcado por facturas impagas, tanto de obras como de la cancelación de las edificaciones ya concluidas, producto a los retrasos por parte del aparato estatal, para la certificación de la calidad de los proyectos.

Al respecto, señaló que los organismos públicos no están respondiendo adecuadamente a esta nueva realidad, puesto que su procedimiento está basado en el nombramiento de comisiones, retrasando que la comprobación de la terminación de la obra e imposibilitando en el pago, más aún, con las actuales restricciones de movilidad.

“Queremos que no se paralice la cadena de pagos, porque eso genera un impacto muy fuerte, mucho más en el caso de obras que ya están ejecutadas, donde los empresarios no reciben su dinero y tampoco le puede pagar a sus trabajadores”, explicó.

CONSECUENCIAS

A su vez, Ricardo Chamorro, socio de la Inmobiliaria y Constructora Malpo Limitada, aseguró que la actual emergencia sanitaria tendría un impacto mucho mayor al que experimentó dicha actividad económica ante el denominado “estallido social”.

El empresario explicó que, en caso de dictarse una cuarentena total en la zona, y, por ende, una paralización de las obras, dicha situación se traduciría en una mayor cesantía, así como una contracción en la inversión en infraestructura, tanto pública como privada, pero también en el sector inmobiliario.

PROYECCIÓN

En tanto, Fernando Leiva, vicepresidente ejecutivo del Grupo de Empresas Independencia, confirmó que, ante una eventual cuarentena obligatoria en la región del Maule, esta medida tendría como consecuencia un considerable aumento del desempleo, generando una “cesantía no deseada” por el sector privado.

Por ello, manifestó que, de llegar a este escenario, se reducirían todavía más las inversiones en el del rubro constructivo, descartando que las empresas se proyecten a largo plazo, a raíz de la cautela asumida por parte de este sector.

“No creo que sea prudente ponerse a pensar en proyectos para el 2021 o el 2022, porque las nuevas inversiones hoy día están absolutamente paralizadas. Además, todo el sistema financiero y las compañías de seguros que apoyan estas iniciativas, en la actualidad, también están asumiendo aptitudes de cautela”, indicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here