Empresa de comunicaciones implementó mejoras tras el terremoto del 27/F

Han transcurrido 10 años y aún quedan recuerdos sobre las afectaciones que dejó el movimiento telúrico en las regiones más golpeadas. Hoy Entel entrega un balance y lecciones aprendidas para garantizar el servicio de telefonía ocurra lo que ocurra.

La tragedia del año 2010, originó que la empresa comunicacional implementara mejoras en el sistema, indicó el directivo, Manuel Araya.

Durante los hechos ocurridos en el año 2010, numerosas familias hicieron uso de la telefonía móvil para intentar comunicarse con sus seres queridos. Fueron horas alarmantes para la compañía, ya que, durante la madrugada de ese 27 de febrero, el sistema colapsó.

Manuel Araya, gerente de Asuntos Corporativos de Entel, detalló el proceso que congestionó las comunicaciones. “A la hora de hacer una llamada, el equipo envía una señal y el sistema comienza a buscar el número destinatario, el problema ocurrió cuando la red colapsó, ya que todas las personas se intentaron comunicar al mismo tiempo”, explicó.

Araya sostuvo que en este tipo de casos, donde la capacidad de la red se ve superada por la cantidad de intentos de llamada, lo ideal es que los usuarios hagan uso de la mensajería SMS o Whatsapp, plataformas que no necesitan establecer los enlaces requeridos en una llamada de voz.

Pese a la magnitud del terremoto, la estructura física de la empresa no sufrió daños, pero las fallas continuaron debido a las deficiencias eléctricas tras el siniestro. “A nivel internacional, las redes se diseñan con un respaldo energético de cuatro horas y en el terremoto, las fallas eléctricas duraron incluso semanas en algunos sectores, y como el sistema telefónico usa electricidad para poder operar, la red se empezó a apagar por falta de energía”, detalló.

Explicó que la compleja situación los obligó a dirigirse hacia las zonas afectadas a cargar las baterías, incluso usando petróleo. Fueron semanas intensas para la empresa que intentó mantener el sistema comunicacional vigente. Tras la situación vivida, la compañía ha efectuado grandes inversiones que les permiten hoy en día, estar preparados ante cualquier eventualidad.

“Hemos invertido mucho en respaldo energético con mayores capacidades, actualmente tenemos casi 7 mil puntos en el país y el 96% de nuestros sitios tiene en el fondo un potencial respaldo energético”, informó. Anualmente la empresa invierte alrededor de 400 millones de dólares para mejorar el servicio que utilizan ocho millones de chilenos, lo que les ha permitido acceder a la tecnología 4G, una realidad totalmente distinta a la vivida en el 2010, manifestó Araya.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here