Emprendimiento hace florecer sus ingresos tras reinventarse

Se trata de uno de los casos que han asumido nuevos modelos de comercialización en el actual contexto sanitario.

Jimena Letelier se reinventó dentro de la crisis sanitaria con un nuevo método de comercialización de sus flores.

Jimena Letelier, productora de flores del sector Quiñipeumo, en la comuna de Maule, se ha convertido en una de las emprendedoras de éxito en la pequeña agricultura tras adaptar su modelo de comercialización a la actual pandemia.

La dueña del emprendimiento “Flor de Amor” comentó que, luego de cinco años vendiendo al por mayor, abrió un local en Talca, el cual debió cerrar hace un mes, porque “los ingresos llegaron a cero”. Pero ella no bajó los brazos y se reinventó, transformando su forma de comercialización sus flores cultivadas en invernadero.

“Ahora estoy entregando arreglos florales a domicilio, para los cumpleaños, santos o cualquier evento, armando paquetes con chocolates, vino o globos. También reduje las plantaciones a una cuarta parte para no tener pérdidas. La flor no es algo que se pueda guardar, porque se pasa y no sirve. Hoy los hombres están comprando muchas flores y se está vendiendo más para los vivos, porque la gente no está yendo a los cementerios”, dijo.

CREATIVIDAD E INNOVACIÓN
El testimonio de esta mujer emprendedora se dio a conocer en voz de su protagonista, durante el seminario en línea denominado “Adaptación de la Agricultura Familiar Campesina frente a las nuevas condiciones del mercado”, organizado por el Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (Indap).

A juicio de Martín Barros, jefe de Mercados del Indap, en medio de esta crisis sanitaria, no han sido pocos los pequeños productores que han visto muy resentidas sus ventas, pero otros se han reinventado y están sorteando la crisis.

“La gran ventaja de la agricultura familiar es que tiene estructuras livianas, por lo cual, es más fácil darle un nuevo rumbo, antes que a una empresa grande, pero se necesita creatividad, innovación y entender qué necesita el cliente”, afirmó.

AUTORIDADES DEL AGRO
En este contexto, Carlos Recondo, director nacional de Indap, enfatizó la necesidad de que los agricultores puedan acceder a mercados de mayor valor, mediante alianzas productivas y acuerdos comerciales, lo que representa mayores exigencias para estos productores.

Por ello, destacó los esfuerzos realizados por el servicio a través de sus programas de alianzas productivas que, actualmente, tienen a 3.500 productores vinculados con 54 empresas, además de compras públicas entre la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) con 250 agricultores, con ventas por $2.500 millones; y mercados campesinos que han permitido visibilizar y promover productos y servicios de la agricultura familiar.

Por su parte, Antonio Walker, ministro de Agricultura, indicó como imperativo el mejoramiento de la conectividad ante el crecimiento del mundo rural, compuesto por un 25% de la población del país. Subrayó que, de los 300 mil agricultores existentes en el país, el 93% son Pymes. A la vez, destacó que el escenario post pandemia estará marcada por nuevas tendencias vinculadas al cambio climático, la tecnología, los hábitos de consumo y las demandas sociales, en cuyo contexto, la pequeña agricultura también deberá adaptarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here