Emotiva despedida a carabinero mártir de Parral

“Un funcionario, padre, y amigo ejemplar”, así recordaron sus cercanos al suboficial, Pablo Pineda Gutiérrez, quien entregó su vida al servicio de la Institución y la comunidad

publicado por

Avatar
15 de enero de 2020
598
La vida del suboficial Pineda Gutiérrez, fue truncada por un sujeto que había sido previamente detenido por conducir en estado de ebriedad.

Un hecho trágico enlutó a una familia entera y a la institución de Carabineros. Y es que todos ellos recordaron al suboficial, Pablo Pineda Gutiérrez, como un trabajador ejemplar, un padre entregado y una persona alegre, siempre dispuesto a brindar ayuda.

El funcionario -quien vistió su uniforme hasta el último día de vida- es ahora un mártir y, como tal, fue despedido este martes en la comuna de Parral, para después ser sepultado en Chillán, capital de la Región de Ñuble, donde viven sus padres.

Fueron años al servicio de la ciudadanía. De hecho, se caracterizó por su labor en comunas rurales. Recordemos que el funcionario policial, pertenecía a la dotación del Retén Digua, en la precordillera de Parral, donde el pasado domingo realizó un control vehicular a un sujeto que conducía en estado de ebriedad.

PREFECTO LINARES
Lo que no se imaginó el suboficial es que minutos después, al dejar al conductor en su hogar, sería atacado con un cuchillo en el tórax. El coronel, Álvaro Illanes, de la Prefectura de Linares, notablemente afectado por la pérdida, sostuvo que “si bien es cierto, nosotros juramos entregar nuestra vida en defensa del orden y de la patria, la verdad es que es algo inexplicable”.

“La investigación tendrá que decirnos que fue lo que ocurrió en ese minuto. Pero despedirlo a él es tremendo como cualquier Carabinero. Un excelente servidor público”, afirmó el jefe policial.
El prefecto Illanes pidió a la comunidad comprender que la función de la institución es resguardarlos, destacando que así lo hizo el suboficial hasta sus últimos días.

“Era alguien muy dedicado a la gente, tenían un grupo de Whatsapp, donde él le informaba a la comunidad que salía al servicio y que cualquier cosa que necesitarán podrían contar con él. Insisto, no hay explicación para lo que ocurrió, pero estamos aquí como institución para acompañar y apoyar a la familia”, indicó.

JEFE DE ZONA
Por su parte, el general, Héctor Salazar, jefe de la Séptima Zona Maule de Carabineros, refirió que Pineda Gutiérrez dejó un legado en la institución policial.

“Con sensaciones encontradas porque en una localidad tan tranquila como la de Digua y reconociendo que Pablo Pineda era una gran persona, inclusive lo fue a dejar a su propia casa y actuar de esa forma contra Carabineros, contra la autoridad de ese lugar es muy doloroso para nosotros y su familia. Es algo increíble, un dolor permanente a la institución por todo lo que está sucediendo”, sostuvo.

Por su parte, Maureen Espinoza, subprefecto de los servicios de Linares, quien conocía al funcionario sostuvo que “Pablo era un excelente carabinero. Era un muy buen compañero, muy querido por la comunidad de Digua, donde ya servía por más de siete años. Es una terrible pérdida. Yo estoy segura que, para su señora, su hijo y su madre es difícil”.

“ERA MUY ALEGRE”
Lo cierto es que fue un impacto lo ocurrido. Ninguno de los familiares o allegados, imaginaba que el suboficial, se convertiría en mártir de la institución a la que llegó desde muy joven. Aunque el dolor y la pena embargó a más de uno, Pineda Gutiérrez, era definido como alguien entusiasta y alegre. Por ello, tras los oficios religiosos en la Iglesia Evangélica de Dios, recibió un homenaje con esquinazo folclórico en presencia de la comunidad.

“Nosotros lo recordamos como una persona carismática. Tenía una lealtad increíble con la institución. Se entregaba por entero, un papá de corazón, un esposo que amaba a su señora. Era muy buen amigo. Tenía un humor increíble, aunque tuviera pena o pasara lo que pasara, él siempre estaba sonriendo” precisó Iris Soto, amiga por años de la familia.

El mártir, dejó una esposa, quien inconsolable sujetaba la fotografía del uniformado, mientras observaba el homenaje fúnebre. Además, dejó a un hijo de 12 años. Entre los asistentes, estaba Cristina Rojas, una de las apoderadas del curso al que asistía el hijo del suboficial, la cual entre lágrimas recordó que fue “un padre presente. Era muy alegre. Siempre estuvo con su hijo en todos los paseos. Recuerdo que estuvimos ahí en el último paseo recién”.

ANUNCIAN QUERELLA
A la despedida asistieron autoridades políticas, quienes se sumaron al pesar que significó el asesinato del funcionario policial. El Intendente del Maule, Pablo Milad, precisó que lo sucedido no debe quedar impune, por lo cual, desde el Ministerio de Interior presentarán una querella. A su vez, la máxima autoridad regional calificó como “inaceptable” la reacción que tuvo el presunto responsable.

“Creo que esto no puede quedar impune. La ley tiene que ser drástica en este tipo de delito que es un delito grave, independiente del estado de ebriedad que pudo haber tenido el hombre, creo que la gente no pierde la conciencia. No pierde el estado de agradecer a una persona que lo llevó a la casa para protección de él, de su familia y las personas que lo rodean”, dijo Milad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here