El sábado 4 de abril se atrasan los relojes en una hora

A excepción de la Región de Magallanes y la Antártica chilena, zona que mantendrá su hora actual.

El cambio de horario se llevará a cabo el próximo sábado 4 de abril a las 23.59 horas. Los relojes se atrasarán una hora.

Está oscureciendo más temprano y eso es indicativo de que el otoño, periodo más conocido como de transición hacia el invierno, está haciéndose presente, cada vez con mayor fuerza.

A esto se suma que el próximo sábado 4 de abril, a eso de las 23.59 horas, se deben atrasar los relojes y dispositivos móviles, así como los computadores, en una hora, a excepción de la Región de Magallanes y la Antártica chilena, zona que mantendrá su horario actual de verano.

La seremi de Energía, Anita Prizant, explicó que “tal como el compromiso que hicimos en septiembre del año pasado, efectivamente el día sábado 4 de abril, los relojes se van a atrasar una hora, es decir, si son las 12 de la noche, en realidad van a ser las 11 de la noche. Con esto comienza el horario de invierno -4 UTC. Esto dura hasta la primera semana de septiembre, cuando hay otro cambio de horario”.

Según señaló la autoridad, esto se está haciendo porque “dada la contingencia que estamos viviendo hoy día por el Covid-19, va haber más días que a las ocho de la mañana vamos a tener luz natural. En la Región del Maule serán 10 días que no va a ser así y el resto del año vamos a tener ya a las ocho de la mañana luz natural. Esto es importante si consideramos que durante esta pandemia hay varias personas, los trabajadores, que son los que nos están apoyando para poder seguir subsistiendo, como los funcionarios de salud, transportistas, agricultores que están en plena cosecha y también los proveedores de alimentos”.

A juicio de Prizant, “es la oportunidad de que ellos en las mañanas, al salir de sus hogares vayan más seguros, porque con luz natural hay menos accidentes, la gente va más concentrada, y yo creo que asociado a lo que estamos viviendo eso es algo muy positivo”.

MÁS FRIAS LAS NOCHES

Cada vez que existe un cambio de horario, se percibe marcadamente un cambio de estación, sin embargo, en esta oportunidad esta variación se produjo justamente el pasado sábado 21 de marzo, donde las noches ya son más frías, al igual que las mañanas.

El agroclimatólogo de la Universidad de Talca, Patricio González, sostuvo que “a partir del día 19 de marzo empezamos el otoño y las temperaturas sin embargo, han estado con máximas entre 28 y 29 grados, algo que es propio de la estación de transición del verano hacia el otoño”, indicó el experto.

Comentó además que las mínimas para el resto de la semana van a ser de 8 a 9 grados y en las tardes, máximas promedio de 25 grados, en Talca por lo menos.

“De hecho se pueden registrar 30 grados todavía. Entonces, no es que bajen las temperaturas, sino que es la alternancia propia del cambio de estación, o sea, frío en la mañana y calor en la tarde, y alternancia de cielos despejados con cielos cubiertos. Ese es el tipo de cambio de estación que ocurre después del 20 de marzo acá en la zona central”, señaló.

González finalizó anunciando que hasta ahora no se ven precipitaciones de importancia para el Maule, salvo lloviznas y algunas nieblas matinales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here