El reinado que transformó la vida de María Alejandra Rojas

La reina de la Tradición de la Fiesta de la Primavera 2019 habla sobre la experiencia de participar en el certamen junto a un grupo de diez candidatas de diversos sectores de la ciudad y cómo la vivencia impactó positivamente para ella.

“¡¿Qué voy a hacer yo ahí?!”, exclamó María Alejandra Rojas cuando se enteró de que había sido inscrita en el concurso de la reina de la Tradición en la Fiesta de la Primavera 2019, un evento organizado por la Municipalidad de Talca para promover el trabajo en equipo en las comunidades y reunir a las familias.

Sin saberlo, la vecina que la apuntó en el reinado -sin pedirle consentimiento antes- tomó una decisión que le dio un revés a la vida de Rojas, quien hasta ese momento atravesaba por una depresión.

A los 61 años, María Alejandra, divorciada, con dos hijos adultos y tres nietos no se visualizaba en un escenario siendo observada por un jurado y cientos de personas a la espera de saber si su nombre era pronunciado o no como ganadora de un reinado.

Hace pocos días, en el anfiteatro del Parque Estero Piduco fue coronada, entre una decena de candidatas, como la Reina Tradición de la Fiesta de la Primavera, en representación del sector Bicentenario o el sector planteado, como era la denominación que tenía la zona donde vive para la celebración comunitaria.

 

¿Cuándo ganó qué pensó?

“Cuando Carolina dijo mi nombre justo estaba detrás del alcalde. Yo estaba esperando que dijera el nombre de otra reina, porque yo no imaginaba que iba a ganar. En el primer momento como que no lo creía, pero después me emocioné, más que por mí, por las chiquillas que habían trabajado tanto y mis hijos y por demostrarle al sector que podemos participar y ganar, además que para otros adultos mayores se animen a participar. Es una experiencia muy linda. Fuimos muy regaloneadas todos los días”.

 

¿Haber ganado un concurso de belleza para usted y para el resto de las participantes va a significar un cambio tremendo?

“Sí, porque además es primera vez que el sector Bicentenario participa de la Fiesta de la Primavera”.

La Fiesta de la Primavera es una antigua celebración talquina que desapareció en los 70 y que comenzó a recuperarse hace dos años dividiendo los sectores por color para que los vecinos organicen y compartan en los malones. Las jornadas terminan con el desfile de carros alegóricos y la elección de las reinas Primavera y Tradición.

Rojas, quien es parte del Club de Adultos Mayores de la Bicentenario y de la agrupación femenina del mismo sector, Rocío Maulino, todo el proceso de la festividad, tal como ella lo analiza ahora, le ayudó a subir la autoestima. Tanto es así, dijo, que decidió dejar de medicarse por la depresión.

 

DE VUELTA

La ahora reina de la Tradición de la Fiesta de la Primavera nació el Talca y estudió la enseñanza básica y media en la ciudad, pero por asuntos familiares se marchó junto a su abuela paterna a Santiago, donde vivió hasta 2012, cuando decidió regresar a su Talca natal junto con su hija menor.

Desde hace dos años en la intimidad familiar dejó de ser María Alejandra, para ser “Memé”, como comenzó a llamarla uno de sus nietos.

 

¿Le gustó el apoyo que recibió de sus vecinos para sacar adelante esta actividad?

“La verdad de los vecinos fue poco. Nos apoyaron más las familias de cada una de las candidatas de la Primavera y de la Tradición y la comisión organizadora de la villa que nos dio mucho apoyo. Me dio sí mucha alegría ver algunos vecinos que participaron en la comparsa. También, me dio alegría ver adultos mayores que estaban en la 1 Sur y a amigas de Rocío Maulino; además de mi familia”.

 

¿Ahora usted ve la vida con otros ojos?

“Sí, con más ganas de hacer otras cosas por la misma villa o por la gente, recuperar el tiempo en familia, incentivar a ocupar los lugares tan lindos que tenemos en Talca, recuperar el tiempo de calidad y que también pensemos en los niños, enseñarlos a reciclar, a reutilizar las cosas, porque eso es lo que va a salvar el planeta”.

 

¿Piensa que todas las comunas deberían hacer las mismas actividades?

“Sí, que se recupere el tiempo en familia. También, me gustaría que se recuperara el carnaval del río Claro, era una fiesta tan linda que se hacía acá todos los años, con los botes engalanados, se elegía a la reina del río Claro y participaba la gente”.

Ahora, cuando ya pasó una semana de la coronación, en la casa donde reside Rojas todavía hay vestigios de aquella celebración: rosas rojas que le obsequiaron repartidas en el antejardín y el entusiasmo de motivar a sus pares a vivir la experiencia comunitaria.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diario el Centro se reserva el derecho de editar, eliminar y/o modificar comentarios, que esten en contra de las políticas de nuestra empresa