“El que grita más no va a conseguir las mejores soluciones”

El académico, economista y exministro de Hacienda del gobierno de Michelle Bachelet analizó la contingencia nacional. Para Velasco, el proceso constitucional abrirá una ventana al diálogo, sin embargo, repudió los episodios de violencia que azotan al país.

publicado por

Avatar
12 de enero de 2020
282
“Chile es un mejor país de lo que era hace 20 o 30 años atrás”, sostuvo el fundador del partido de centro, Ciudadanos.

El partido Ciudadanos tiene la mirada puesta en las elecciones de octubre de este año. Dicho proceso de búsqueda de candidatos, trajo nuevamente a su fundador Andrés Velasco, a la Región del Maule. El exministro de Hacienda durante el período de Michelle Bachelet, aprovechó la instancia para reflexionar sobre la crisis social que atraviesa el país desde fines del año pasado y, además, de analizar las consecuencias económicas del llamado “despertar” de Chile.

¿Cómo evalúa lo sucedido en el país y el estallido social?

“Como tantos chilenos y chilenas estoy angustiado y preocupado. Una cosa es la protesta, que puede tener razones muy legítimas y otra cosa es la violencia, el saqueo, el vandalismo y estos últimos días, el impedirle a la familia de clase media que eduquen a sus hijos libremente tomando la PSU.

Por lo tanto, lo que en algún momento se perfiló como un proceso de cambio que podía llevarnos a un país con buenas reformas hoy día arriesga a transformarse en un proceso de polarización en que algunos insisten en coartarle el derecho a la gente a salir a la calle o llegar al trabajo o estudiar en la universidad. La historia está llena de experiencias en que estos episodios de violencia de izquierda a su vez suscitan una reacción de violencia de derecha y eso sería terrible para el país”.

¿Se veía venir esto?

“No se veía venir. El que diga que lo vio venir está mintiendo. Obviamente en Chile subsisten problemas profundos, pero Chile es un mejor país de lo que era hace 20 o 30 años atrás y eso no solamente lo dicen las cifras. Lo dice la experiencia cotidiana de las chilenas y los chilenos. Hay en el mundo hoy una oleada de protestas violentas, donde los detalles que las gatillan pueden ser distintos, pero donde hay una pregunta común es porque se vuelven tan violentas las protestas.

En países tan distintos como Bolivia y Chile, en Brasil, Ecuador, Hong Kong, Irán, Líbano, Polonia, Francia, que obviamente son países distintos, algunos ricos, otros pobres. Unos de oriente y otros de occidente, pero en todos hemos visto episodios de violencia absolutamente inaceptables y condenables. Por lo tanto, yo no soy de los que creen que las desigualdades o problemas en Chile justifiquen salir a quemar buses, de ningún modo”.

El actuar de Carabineros también ha sido condenado desde varios sectores ¿Está de acuerdo?

“A estas alturas es bien evidente que Carabineros no estaba capacitado para hacer el trabajo que le corresponde. Los gobiernos tienen derecho de usar a la policía para restablecer el orden público, pero la policía tiene que sujetarse a ciertos estándares y protocolos. Hay muchos casos que ya a estas alturas son patentes. Carabineros ni se sujetó a los estándares ni cumplió los protocolos. Y, por lo tanto, hemos tenido que sufrir víctimas y un dolor humano que es totalmente evitable. Ahora, si Carabineros haya hecho mal sus labores, es condenable, pero eso no justifica la persistencia de la violencia”

¿Qué salida podría tener esta situación?

“Lo primero que requiere es buena voluntad. Quienes están en la calle pueden tener peticiones muy legítimas, pero no pueden chantajear al resto del país. Segundo, el que diga que va a resolver los problemas de Chile en 24 horas está mintiendo. Por lo tanto, resolver los problemas de Chile implica primero reconocer que Chile ha avanzado, que se puede construir sobre lo que ha avanzado y que las cosas requieren diálogo, requieren plata y requieren tiempo. No es casualidad que problemas similares ocurren en muchos países del mundo y, por lo tanto, el que grita más no va a conseguir las mejores soluciones.

¿Qué opina de una eventual nueva Constitución? ¿Está de acuerdo?

“Yo creo que la nueva Constitución, mejor dicho, el proceso de escribir una nueva Constitución, tiene el potencial de encausar, ordenar y gobernar este malestar y este desconcierto que nos ha llevado a donde estamos. Una Constitución no va a arreglar todos los problemas de Chile, pero el proceso de escribir una Constitución nos da al menos, la oportunidad de conversar y dirimir pacíficamente nuestras desavenencias y eso me parece positivo”.

¿Sobre el mecanismo? ¿Cuál sería el más adecuado?

“A estas alturas es bien evidente que lo más probable es que haya una convención enteramente elegida. Está aún por precisarse como se garantizará la paridad de género, cosa que yo apoyo la participación de los pueblos originarios y de los independientes. Creo que hay bastante voluntad, no en todos los partidos, pero en la mayoría de los partidos y ahora hay que ver el cómo y el cuándo.

Dicho lo anterior, hay que permitir que las deliberaciones de esa convención ocurran en paz. Lo que sería terrible es que cada vez que se vote y alguien no le guste lo que se haya resuelto, ese grupo salga a la calle a quemar iglesias y quemar buses porque lo que la convención votó no es del gusto de fulano o zutano. Así no es la democracia. Vamos a votar por elegir una convención y esos constituyentes a su vez tendrán que votar para decidir lo que hace y ese proceso debe ocurrir sin violencia y sin presión”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here