El privilegio de nacer en Talca en plena emergencia sanitaria

El embarazo y el parto constituyen uno de los momentos más importantes en la vida de una mujer, pero también son procesos que provocan mucha ansiedad y estrés en algunas madres, y si a eso le sumamos la pandemia de COVID-19, la situación se pone aún más complicada. En nuestro país, al igual que lo que se observa a nivel mundial, se están aplicando protocolos que en muchos casos revierten los avances alcanzados durante los últimos años en relación con el parto personalizado y respetado, debido a que cada hospital ha establecido el protocolo a seguir en estos casos, existiendo aquellos que han limitado este acceso, eliminado el acompañamiento durante el trabajo de parto y parto, lo cual, no es cuestionable, ya que, cada institución de salud tiene un contexto y realidad diferente.

Por eso, es imprescindible destacar el gran esfuerzo que en nuestra ciudad están realizando el Hospital Regional de Talca y Clínica Lircay, que a través de un equipo comprometido y consolidado de directivos, médicos(as) gineco-obstetras, matronas(es), técnicos paramédicos y auxiliares de servicio, han permitido con gran esfuerzo, continuar brindando a pesar de la adversidad, una atención centrada en las necesidades de la mujer, basada en el establecimiento de un vínculo con su recién nacido(a), promoviendo la lactancia materna y la participación activa de la pareja o persona significativa durante todo el proceso del nacimiento, ya sea este, un parto vaginal, una cesárea de urgencia o una cesárea programada, cuando las condiciones lo permitan.

Todo esto respaldado por la evidencia científica disponible, del Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud, siguiendo las recomendaciones de protección para el personal que está al lado de la paciente, de acuerdo con protocolos de manejo de casos de SARS-Cov-2 en gestantes y en el periodo posterior al parto. Es importante, por lo tanto, visibilizar esta situación, ya que, estos dos grandes centros de atención de salud del área pública y privada de nuestra ciudad nos permiten, a pesar de la situación de emergencia sanitaria que estamos viviendo, poder decir orgullosamente “Que es un privilegio nacer en Talca”.

Mg. Ana Ramírez Méndez
Matrona Docente de la Carrera de Obstetricia y Puericultura, Universidad Autónoma de Chile

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here