“El principal objetivo es garantizar la continuidad operacional de los 313 cuerpos y más de mil 200 compañías”

En entrevista con Diario El Centro, Bustos -quien es oriundo de Linares- explica cuáles son los desafíos de la institución civil que cuenta con más de 50 mil voluntarios en todo el país y que, hoy, celebra 169 años

Raúl Bustos, presidente nacional de Bomberos de Chile.

Hoy 30 de junio Bomberos de Chile conmemora un aniversario en circunstancias complejas, pero no ajena al quehacer de la institución civil que, durante 169 años, ha estado al servicio de la comunidad haciendo frente a las emergencias.

Este día, Bomberos tiene una doble celebración. Una es la fundación del primer Cuerpo de Bomberos del país que se concretó un día como hoy, el año 1851, en Valparaíso. Desde entonces, la institución se extendido hasta contar actualmente con 313 cuerpos en todo el país.

Además, se conmemoran los 50 años de la creación de la Junta Nacional de Bomberos de Chile, entidad que coordina y sirve de interlocutor con el Gobierno.

Como lo recuerda el presidente nacional de Bomberos, Raúl Bustos, la institución -a diferencia de los servicios públicos- no fue creada por ley, sino que a partir de iniciativa de los vecinos que se reunieron para resolver el problema de afrontar los incendios.

“El hecho de que seamos una institución tan reconocida por la sociedad es, precisamente, porque somos un espejo de los vecinos, de la sociedad organizada. Eso creo que da una cercanía con las comunidades”, refirió Bustos.

¿Cómo enfrentan este aniversario, sobre todo, en términos presupuestarios?
“Este año 2020 tenemos dos grandes temas que, sin duda, han enfrentado presupuestariamente la institución: el ‘estallido social’ de octubre pasado y todo lo que es ahora la pandemia. Esto ha generado un déficit de recursos tanto fiscales, como privados y municipales, porque no están llegando todos los fondos de un año normal.
Para Bomberos no es primera vez que pasamos por esto. A lo largo de sus 169 años de historia, también nos hemos visto inmerso en los problemas políticos del país o en epidemias, como el cólera de 1887 en el inicio de gobierno de José Manuel Balmaceda, cuando fueron los Bomberos convocados a trabajar arduamente en esa epidemia. Lo hicieron con gran valor y fueron un pilar fundamental para salir de esa crisis. Ahora nos ha afectado, lógicamente, en materia presupuestaria y hemos ido tomando las prevenciones para que esa afectación sea la menor posible”.

¿Existe un plan definido de cómo enfrentar en regiones y en comunas el recorte presupuestario?
“Ya este año hemos tenido un recorte presupuestario por la ley de presupuesto fiscal de cerca de mil 400 millones. Al principio, se nos había recortado cerca de tres mil 700 millones, pero tras la reacción del Cuerpo de Bomberos y el apoyo de la ciudadanía el Gobierno revocó esta medida y, en un diálogo con nosotros, pudimos ajustar este recorte.
Entendemos que suceda, por cuanto todas las entidades están haciendo un esfuerzo para colaborar con una carga fiscal bastante deficitaria y golpeada por esta pandemia. Por lo tanto, hemos hecho una reorganización de nuestro presupuesto 2020 y, obviamente, prepararnos y tener austeridad en los procesos presupuestarios, así como proyectarnos muy bien para el próximo año”.

¿En la Región del Maule cuáles son las principales necesidades que tienen?
“Hoy, la principal necesidad -no solamente en el Maule, sino en todo Chile- es el financiamiento de las glosas de operaciones. Nosotros recibimos por parte de Estado un presupuesto fiscal cercano a los 76 mil millones de pesos, solo por Ley de Presupuesto, y una parte de eso está destinada al gasto operacional, otro a la adquisición de carros bomba que se ha complementado muy bien con los recursos del Gobierno Regional.
Cada región aporta a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR). Hemos logrado una sinergia ahí bastante exitosa para tener un buen parque automotriz para atender las emergencias. Sin embargo, las glosas presupuestarias de operaciones son casi en un 100% deficitarias.
En marzo, nosotros solicitamos al Gobierno aumentar en un 100% esta glosa, pero no se logró, porque había problemas de carga fiscal, menos ahora, con la pandemia.
En la Región del Maule uno de los grandes problemas que tiene es el funcionamiento de los cuarteles, los cuales hoy día tienen un déficit de casi un 100% en las operaciones. Ese es un tema que tenemos que sentarnos a conversar con el Gobierno y poder solucionar a mediano o largo plazo”.

¿Ese déficit pone en riesgo las operaciones de algunos de los cuarteles? ¿Podría cerrarse alguno?
“No. Si bien los 23 mil millones de pesos que nos da el Estado para funcionar más los aportes municipales nos permiten tener un funcionamiento básico y, pese a tener necesidades, no amerita el cierre de algún cuartel. En eso, la Junta Nacional está atenta, sobre todo, con otras fuentes de financiamiento,
La Junta administra un fondo que proviene de la ley 18.046 –Ley de Sociedades Anónimas- en la cual, los dividendos y acciones no cobradas por parte de accionistas de sociedades, después de un cierto tiempo, pasan a Bomberos. Estos recursos, que es un promedio de cinco mil millones de pesos anuales, también se reparten entre todos los Cuerpo de Bomberos para poder ir en apoyo de esta continuidad operacional.
Hoy, sobre todo, en esta pandemia, el principal objetivo es garantizar la continuidad operacional de los 313 cuerpos y en más de mil 200 compañías que están ubicadas en todo el país”.

¿Si además del presupuesto nacional que ya fue recortado pasa lo mismo con los aportes de los municipios, eso cómo se solventaría?
“Los aportes que dan los municipios son fundamentales, pero como los municipios también son autónomos, la realidad de cada comuna es distinta. Hay municipios que realmente agradecemos el aporte que dan a sus comunidades y hay otros municipios que, en algunas localidades, no dan absolutamente nada o muy aisladamente algún recurso, pero es un tema que queremos conversar con el Estado y buscar un financiamiento más integral con la Ley de Presupuesto.
Hoy por hoy, el aporte municipal también es fundamental. Esperamos que en aquellas comunas donde no se hace ningún aporte, los alcaldes recapaciten y sepan que aportar a la protección civil de sus ciudadanos es una inversión y no un gasto”.

¿Es posible que puedan recurrir a alguna organización internacional?
“Nosotros tenemos distintos convenios con organizaciones, sobre todo, en materia de capacitación, en lo que se genera también un gasto importante, por el orden de los 2.500 millones de pesos al año. Tenemos convenios con organismos internacionales, por ejemplo, con Estados Unidos que nos coopera muchas veces económicamente para llevar a cabo estos procesos de capacitación. Para operaciones de los cuarteles hay convenios con entidades internacionales que dan apoyo financiero, pero no relevante en el contexto del presupuesto nacional”.

Cuando hicieron la manifestación simbólica, llamada “sirenazo” sintieron el apoyo desde el ámbito político…
“No solamente el ámbito político sino también de toda la ciudadanía. Ese día, el directorio acordó tomar una medida de presión con el toque de la sirena a las nueve de la noche y a las once de la mañana del otro día. A los pocos minutos de este acuerdo, prácticamente de manera transversal, el Congreso Nacional -tanto senadores como diputados- estaban manifestando su apoyo y haciendo las consultas al Gobierno de la razón de este inconsulto recorte presupuestario. La misma Dirección de Presupuesto se contactó inmediatamente y nos convocó a una reunión para el día siguiente, donde tuvimos una muy buena reunión con el ministro”.

CAMBIOS POR PANDEMIA
¿Qué cambios operacionales han ejecutado a partir de la pandemia?
“Los bomberos han establecido protocolos y procedimientos estandarizados en todo el país. Han llevado procedimientos para garantizar esta continuidad operacional a través de sistemas de turnos, para que en los cuarteles haya la menor concurrencia posible de personal, de manera que si alguien resulta contagiado, no deje inhabilitado todo el cuartel, para continuar concurriendo a las emergencias (…).
Existen otras medidas también, como todo lo referido a reuniones que están suspendidas, atendiendo las normativas del Ministerio de Salud. A los bomberos de más edad se les pide que se mantengan en sus casas (…). Así varias medidas como la sanitización, también el equipamiento que se ha tenido que complementar para garantizar que nuestro personal esté a salvo de cualquier contagio”.

¿Ha habido brotes de contagios en cuarteles?
“En la Región Metropolitana tenemos cuarteles afectados, pero gracias a este procedimiento, hemos podido continuar con la operatividad. Tenemos más de 200 bomberos contagiados directamente en servicio o indirectamente. También, personal de Bomberos, sobre todo, adultos mayores que han fallecido producto de esta pandemia, no por el acto de servicio en sí, sino por haber contraído la enfermedad. Como todas las organizaciones del país, nos hemos visto afectados.
Tenemos personal contagiado, pero también convenios con residencias sanitarias para que los bomberos puedan cumplir la cuarentena, y estamos constantemente monitoreando la situación”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here