El presidente sigue jugando… con escenarios que no son juegos.

Jorge Navarrete Bustamante, Magister en Políticas Públicas. Universidad Adolfo Ibáñez.

Serrat, el trovador, en una de sus canciones retrata de cuerpo entero la frivolidad de quienes tienen poder, al decir: “juegan con cosas que no tienen remedio”.

“Lo peor ya pasó”…, dijo el presidente: como si su rechazo -en cuanto sondeo se le quiere medir- superando ya el 80%, y su aprobación de casi un dígito, fuera normal; como si la inequidad y la falta de oportunidades aún no se paseara por las calles y plazas de Chile; como si las medidas sociales “de parches y por goteo” hubiesen ya engañado a la ciudadanía de la Patria; como si los 04 informes de prestigiosos organismos internacionales sobre atropellos a la Derechos Humanos en Chile, fueran una hojarasca.

El presidente está haciendo lo mejor que sabe hacer: especular.

Y ello encuentra reafirmación –todos lo sabemos- en la UDI como en algunos “conversos”, tipo Allamand.

Duele ese daño a Chile y a su gente más humilde, como también a la gente más compasiva que, sin tener mucho, sabe de las enormes desigualdades existentes, producto de un modelo codicioso impuesto violentamente, y que también violentamente reprime –con la fuerza pública- a quienes han empezado ya a perder la paciencia.

Ello ya es más que elocuente para una derecha democrática y republicana que el presidente insiste en soslayar pues la siente como aliada incondicional, prefiriendo asegurar a los acólitos del modelo –la ultra derecha- que le “vende su lealtad” a cambio de acompañarle hasta el fin de su ya incompetente gobierno.

El “precio”, de éstos reconocidos autoritarios es la Dilatación, para desgastar a la ciudadanía chilena y a los movimientos sociales, en pos de asegurar la sobrevivencia del modelo neoliberal y de incompleta democracia que tanto poder les ha reportado.

Sin embargo, los movimientos sociales están atentos, y la ciudadanía les apoya, aún cuando están perfectamente consciente que el “lumpen”, la delincuencia y algunos violentos pseudos anarquistas amenacen la también anhelada paz ciudadana.

El “punto arquimédico es, entonces, si Chile necesita de un estadista para instalar una Patria con equilibrado bienestar para todos sus hijos, o de un especulador que “vende humo” en cada cadena nacional, en cada entrevista, en cada intervención pública.

Es un sofista, y de poca monta, es decepcionante escucharle… El problema es que él, es ahora el problema…

Chile no se merece algo así…

Necesitamos un líder con mayor densidad axiológica, con contenidos de esencia, más que de “apariencia”…

Nuestra Patria precisa que él escuche al líder de su propio partido, a los empresarios honestos que ya han asumido medidas sobre “brechas” en sus empresas, a la comunidad internacional que le insinúa se comporte “a la altura” de, a lo menos, un gobernante tolerable… En fin, que empatice con su pueblo.

Chile, exige que el Presidente cese de “Dilatar para desgastar”, en éste año 2020, pues no se trata de uno de sus economicistas y lucrosos juegos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here