El oscuro panorama que temen vecinos que viven del turismo en Radal Siete Tazas

Miedo y preocupación son los sentimientos que embargan a los habitantes de los sectores Santa Brígida, Puertas de la Vega, Radal y otros puntos cercanos al incendio forestal “Agua Fría” en Molina

publicado por

Avatar
18 de febrero de 2020
0
229
Un acalorado momento -y no por el incendio- se vivió en la visita del ministro de Agricultura, cuando dos vecinas “funaron” a las autoridades.

Al igual que la alcaldesa de Molina, Priscila Castillo, los habitantes de los sectores aledaños al incendio “Agua Fría” consideran que la alerta roja debió llegar “mucho antes”.

Y es que se agrava la preocupación, por lo cual, los vecinos están coordinados en caso de que el viento pueda cambiar de dirección y llegue a las casas, para así evacuar a tiempo en caso de emergencia.

Mientras observaba el trabajo de los helicópteros y los equipos terrestres, María Antonieta Rodríguez, dirigente del Comité Vecinal Los Molles y dueña de un local de comida a escasos kilómetros del parque nacional Radal Siete Tazas, comentó que llevan al menos cuatro noches sin conciliar el sueño, por cuanto, lo peor puede pasar.

“Para nosotros es impactante, porque nunca se piensa en abandonar la casa y menos por estos medios, más que nada, pedimos ayuda, suplicando que se preocupen de nosotros, porque estaban todos abocados donde empezó en Agua Fría y acá no. Pero si se quema esto, el incendio llega a menos de un kilómetro del parque nacional. Son árboles centenarios. Es dramático, porque vivimos del turismo” sostuvo.

A la par, Evelyn Zepeda, de Puerta La Vega, en Río Claro, planteó que la situación pudo controlarse desde hace días atrás. “¿Qué pasa si cambia el viento y se viene para este lado? Va a agarrar todo lo que está a mano derecha, mirando hacia arriba. Que vengan a ayudarnos, que manden más helicópteros, que los brigadistas de Conaf, ya que ha subido tanta gente que ayuda a los lugareños a hacer cortafuegos por el río”.

IMPACTO ECONÓMICO
Para quienes viven del turismo, es decir, campings, locales de comida y otros servicios, la preocupación es netamente económica. Marco Machuca, quien es presidente de la Cámara de Turismo de Molina, cifró en 70% las pérdidas con las que podrían cerrar el mes de febrero.

En primera instancia, porque el acceso al parque nacional Radal Siete Tazas -de manera preventiva- está cerrado; y por el miedo de las personas ante la toxicidad del humo que emana del incendio.

“Febrero es el mes más fuerte para nosotros en cuanto a visita de turistas. Ya sea por la mala información de que se cerraba el parque o ahora por el incendio, la economía se ha visto absolutamente colapsada. Me llamó el seremi de Economía para ver cómo poder coordinar ayuda para nosotros. Es súper importante. Aquí el 90% de la gente vivimos del turismo”, dijo Machuca.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diario el Centro se reserva el derecho de editar, eliminar y/o modificar comentarios, que esten en contra de las políticas de nuestra empresa