El lenguaje propio de “Las tortas caseras” se expande por el Maule

Las cantautoras unieron su canto hace algún tiempo para crear una propuesta nutrida por inquietudes como el feminismo, el ambientalismo y la soberanía alimentaria.

publicado por

Avatar
18 de febrero de 2020
443
Las “Tortas caseras” algunas veces reciben la colaboración de la artista visual Francisca Burgos, dando pie a conciertos con cuerpos pintados. Otras veces, incluyen elementos como pañuelos en el cuello (en la foto).

Como cantautoras, la suiza Mía Mohr y la talquina Haydeé García encontraron tantas coincidencias que se hacía casi inevitable formar un dúo. Como es habitual, en la primera etapa había que ajustar el concepto que las uniría. Así que tras presentarse un breve tiempo como Mía y La Buscaglione, encontraron el nombre perfecto con el que se quedaron definitivamente: “Las tortas caseras”.

“De repente andábamos en bicicleta, como casi siempre, y gritábamos nombres, como… sí o no, podría ser. Y de repente había un cartel en la 6 Oriente cerca de la plaza las Heras: ‘Hoy tortas caseras’, y nos reímos mucho y dijimos ‘sí, esto es. Casera porque tiene lo rico del hogar, eso tibiecito del cuidado, del cariño, de lo que está hecho a mano’. Y nos invitaron a tocar en la Feria de las Artes Escénicas del Maule que se hace en el Galpón al Margen, y dijimos ‘hay que ir como Tortas Caseras, y llevarlo como una propuesta escénica’”, cuenta Haydeé García.

“Y ahí nació el concepto de torta casera como una bomba calórica para tus inquietudes. Un postre artesanal para tu consumo soberano y consciente. La ternura radical del amor hecho a mano”, dicen alternadamente Haydeé y Mía.

DESDE LAS MANIFESTACIONES SOCIALES
Sus canciones tienen un sello marcado por temáticas que se han levantado desde sectores de la sociedad civil en el último tiempo. Esto porque muchas de sus composiciones nacieron a raíz de las invitaciones que les han hecho para acompañar manifestaciones sociales.

“Especialmente en contextos feministas como el día de la no violencia contra la mujer, también temas ambientalistas, ferias veganas, de soberanía alimentaria”, enumeran, a lo que se sumaban temas que traían desde antes como “el tema del amor lésbico, de la soberanía del cuerpo como motor para un discurso ambientalista desde dentro, asumiendo que soy naturaleza”.

“Creamos también de acuerdo a la contingencia. Tenemos la cueca del 8 de marzo, tenemos la cueca del TPP, queremos hacer una para el agua. Y tomamos la costumbre de averiguar qué pasa en el día del concierto, es como también llevar el concierto al acto ritual de honrar algo que pasó ese día. Por ejemplo hoy (ayer) que es 17 de febrero nos dimos cuenta que en 1742 se fundó la villa San Agustín de Talca, entonces el concierto de hoy reflexiona sobre las ciudades”, dice Mía.

INTERACCIÓN CON LA GENTE
En sus conciertos hay también mucha conversación entre medio, lo que asumen como parte de su formación teatral. Por lo mismo es que de grabar, la idea es hacerlo en una sesión en vivo, para capturar “ese gustito de lo que va a apareciendo ahí, y que también lo propone el público”.

Haydeé y Mía disfrutan de ese contacto con la gente, donde reconocen como “uno de los piropos más lindos” que han recibido es que lo suyo es filosofía musicalizada. “Y también relevar el hecho que compañeros hombres nos digan ‘para mí que estoy recién enterándome, acercándome a esos temas, gracias porque me hizo entender muchas cosas’”, expresan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here