El invierno es de lluvias, nostalgia y recuerdos que se escribieron con letras mayúsculas

Ya pasamos la primera mitad de este 2020. Terriblemente rara esta temporada, porque esto del Coronavirus tiene a todos más arriba de la coronilla. Es poco lo que se puede hacer con la presencia de este bicharraco, que llegó en marzo y que no tiene para cuándo virar, lo que queda de manifiesto con el alza en los contagios.

Entró como Pedro por su casa y no hay cómo echarlo para que pase todo esto y de una vez por todas, los cabros se puedan reunir, sobre todo al lado de una cancha, porque todos están que les pican las patitas por vestir de corto lo antes posible.

En todo caso, hay que ser cautos, porque primero está la salud de todos, la de estar en óptimas condiciones, a no confundir ese salud, ya que muchos picarones extrañan el tercer tiempo para darle a la cháchara y al peluseo, algo tan característico en las distintas instituciones de la región del Maule, pues todo no puede ser fútbol.

Y así lo han entendido las escuadras locales, porque se han dedicado a lo institucional, a ordenar la casa y a ver cada detalle que se les pudo ir cuando hay competencia. En tanto, un grupo importante de elencos está pendiente de ayudar a los que más lo necesitan en esta crisis sanitaria y económica.

RECUERDO
Estamos en pleno invierno, llegó julio, el frío, las lluvias, la nostalgia y los recuerdos. Muchos de ellos son alegres y otros no tanto, pero en la “Biblia del peloteo amateur” se destacan los momentos que se escribieron con letras mayúsculas y que quedaron en la historia grande.

El pasado nos lleva a rememorar grandes pichangas, definiciones y momentos que quedaron registradas por la camarita amiga de “Pasión Deportiva”, que no se cansa de recorrer los recintos deportivos de la zona.

El 11 de junio 2009 se publicó la campaña del Deportivo Maule, que terminó con la vuelta olímpica de la tienda morada en la serie de 35 años, tras vencer en la final a Buenos Aires de Parral.

En la ida, jugada en suelo parralino, los locales no se hicieron fuerte y cooperaron, ya que los maulinos rescataron un puntete (1-1), que les sirvió para cerrar la llave en casa.

GOLES
En la revancha, la apertura de la cuenta llegaría en los 28 minutos. Luis Chávez ejecutó un tiro libre que encontró la cabeza de Nibaldo Acevedo, quien marcó el 1-0, resultado con el que se fueron al descanso.

En el complemento, Deportivo Maule tuvo para cerrar el partido, pero como los delanteros se comieron sus ocasiones, fue Buenos Aires que decretó la paridad en los 18’ de ese capítulo a través de Mauricio Segura, que dejó todo en veremos y con la opción de ir al tiempo suplementario.

Sin embargo, la cabeza de Nibaldo Acevedo estuvo bendecida esa jornada, pues luego de un tiro libre desde la mitad de cancha de Marcelo Suárez, el testazo del jugador morada se fue al fondo de las redes para anotar el 2-1 final y con eso sentenció el título del Deportivo Maule, otro de los grandes de la región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here