El enemigo equivocado

Ante las graves, masivas y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos cometidas durante la actual crisis política y social, diversas organizaciones e instituciones han hecho llamados a enfrentar los desafíos de la agenda social y constitucional a través de una serie de medidas de reparación y justicia. La crisis de Derechos Humanos es fruto de la impunidad de los crímenes del pasado y de la degradación del acuerdo post dictadura sobre la centralidad de los DD.HH. y del “Nunca Más” a las violaciones masivas y sistemáticas vividas en dictadura.

Frente al estallido social, la respuesta estatal ha generado graves violaciones de Derechos Humanos, que quebrantaron un límite infranqueable: muerte, tortura, violencia sexual y mutilaciones oculares. Es impresentable que hoy las principales autoridades de la institución que ha sido responsable de estas violaciones sigan aún en sus cargos. Estos argumentos son medidas mínimas y básicas respecto de las cuales nadie podría negarse. Y al mismo tiempo, no son peticiones al Estado; son exigencias porque cada una de las medidas que se proponen son una interpelación al cumplimiento de obligaciones internacionales que ha tomado el Estado de Chile respecto a los Derechos Humanos y que hoy se encuentran totalmente incumplidas.

El Presidente Piñera, en todas sus declaraciones, refleja una clara desconexión de la realidad; un negacionismo que no le hace bien al país. Cuando han salido tres informes que demuestran de manera clara violaciones a los DD.HH. en nuestro país, tener un presidente que las niega es tremendamente grave, porque así las autoridades que le siguen, continúan actuando de forma represiva queriendo darle normalidad a un Chile que ya no existe.

Y esto también ocurre en Talca, donde crecen la represión y el hostigamiento a la Prensa. Es pan de cada dia; manifestantes y medios de comunicación que cubren las marchas, son reprimidos con mucha violencia por parte de Carabineros. ¿Cómo es posible que ante tales hechos y tras más de mil denuncias recogidas por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), la ciudadanía no tenga una respuesta del gobierno?

Las noticias sobre abusos han estado en su mayoría en los medios tradicionales, por lo que esta indiferencia de Piñera y sus subalternos no es por desconocimiento. Desde la Oposición, lamentamos la estrategia de buscar el enemigo en los adolescentes y en la Prensa. Todo ser humano tiene derecho a expresarse libremente y al mismo tiempo, a ser informado. Sin esas libertades, sin las capacidades para hacerse oír y recibir información, será muy difícil restaurar la paz y defender los demás derechos humanos.

Lucy Muñoz
Vicepresidenta Regional FRVS
Integrante Mesa de Oposición

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diario el Centro se reserva el derecho de editar, eliminar y/o modificar comentarios, que esten en contra de las políticas de nuestra empresa