El dilema de volver o no a clases

La vuelta o no a clases presenciales será una de las decisiones más relevantes que se deben adoptar en el corto plazo, aunque es casi un hecho que, tanto en la educación básica, media y superior, al menos este año escolar será con educación a distancia, como medida preventiva ante la pandemia del Covid-19.

Al momento, en todo Chile continental, las clases presenciales siguen suspendidas. Y, la verdad, no se ve que ello cambie en el corto o mediano plazo, por cuanto si buen las cifras nacionales de positividad y contagios han evolucionado positivamente, todavía nadie puede garantizar que no hará rebrotes masivos.

En este contexto, el eventual retorno de los niños a los colegios es prácticamente imposible. Pero ese dilema no es solo en Chile, porque informaciones provenientes de todo el continente, revelan que otros países tampoco lo han resuelto, en especial, ante el número de contagios que ya suman casi 10 millones.

A ello se agregan 365 mil víctimas fatales por el virus. En un reporte de agencia EFE que cita un informe de Naciones Unidas, emitido el pasado lunes, se indica que la pandemia ha causado «la mayor disrupción que ha sufrido nunca la educación», afectando a más de mil millones de estudiantes en todo el mundo.

La nota cita declaraciones del director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, quien advirtió que reabrir las escuelas en aquellos países donde la transmisión del virus aún es alta «sólo empeorará la situación». Añade que el énfasis debe estar en ofrecer alternativas académicas.

El debate sobre la vuelta a clases ha tocado incluso al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien se manifestó a favor de que las escuelas reabran, asegurando que los niños son «inmunes» al Coronavirus como afirman algunos médicos, según el mandatario que ya se ha equivocado en otras oportunidades.

«Mi opinión es que las escuelas deberían abrir: esto desaparecerá, como las cosas desaparecen», aseguró Trump en una entrevista en el programa televisivo «Fox & Friends», agregando que el virus ha afectado a una «porción relativamente pequeña» del país. Pero las palabras del Mandatario contrastan con la realidad.

Primero, porque el número de contagios y fallecidos en Estados Unidos es uno de los más altos del mundo. Y, luego, porque en ciudades como Chicago, ya se anunció que próximo año escolar seguirán con un aprendizaje totalmente en línea para todos los estudiantes, debido justamente a la pandemia.

En el caso de Brasil, donde se acercan a las 100 mil víctimas del Covid-19, el posible regreso a clases presenciales divide a padres, apoderados, profesores y a la autoridad de Gobierno. De hecho, en dos estados ya se autorizó el retorno en las escuelas públicas, causando un rechazo generalizado en el público.

La preocupación de Naciones Unidas es que, a pesar de la educación a distancia con clases por radio, televisión y en línea, hay muchos alumnos que se quedan atrás. A ello se suma el riesgo del abandono escolar, algo que ya es una realidad en el continente y que se puede agravar ante la falta de clases presenciales.

De hecho, la Unesco teme que 24 millones de alumnos de todos los niveles en el mundo abandonen sus estudios a causa de los cierres inducidos por la crisis del Coronavirus. Lo más grave, además, es que este preocupante fenómeno se focaliza en los sectores sociales más vulnerables, incluyendo familias de migrantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here