El «cine de las fachadas» conquista Berlín

La idea de proyectar películas sobre los muros es también recaudar donativos para las salas de cine berlinesas, duramente golpeadas por la pandemia.

El cine en las fachadas de Berlín ha sido todo un éxito en la capital alemana.

Llevar el cine a los balcones de los berlineses si los berlineses no pueden ir al cine: ésta es la premisa de Windowflicks, una iniciativa que se dedica a proyectar películas sobre fachadas de bloques de viviendas para animar la vida cultural de la capital alemana en tiempos de pandemia.

Dos veces por semana, Olaf Karkhoff y su equipo montan su proyector y su equipo de sonido en el balcón de un hogar que se haya prestado voluntario para que el vecindario pueda disfrutar sin moverse de casa de filmes como «El Cielo sobre Berlín», «Goodbye Lenin» o «The Artist».

«Cuando comenzó la pandemia, pensamos que teníamos que hacer algo, si la gente tenía que confinarse, para que no se volvieran locos, para que no tuvieran la sensación de estar aislados,» explica Karkhoff, arquitecto de profesión y director de un estudio creativo interdisciplinario especializado en proyectos sociales.
Mientras espera a que caiga la noche para poder comenzar la proyección de «Loving Vincent», una obra de arte de animación que gira en torno al pintor Vincent Van Gogh, señala que la idea surgió a principios de marzo, aún antes de que se decretase el confinamiento, para incentivar que la gente se quedara en casa.
«Si las personas no pueden ir al cine vamos nosotros a las personas,» apunta Karkhoff, cuyo estudio está financiando íntegramente el proyecto, por el momento, como «regalo a la ciudad de Berlín».

CAMPAÑA BENÉFICA
El segundo propósito de la iniciativa es recaudar donativos para las salas de cine berlinesas, duramente golpeadas por la pandemia al igual que el resto de la escena cultural; la campaña, impulsada por los medios de comunicación locales, ha recolectado hasta la fecha más de 170.000 euros.

El promotor de Windowflicks relata orgulloso que más allá de la excelente acogida ciudadana -pues no dan abasto a cubrir todas las peticiones de proyección- medios de comunicación de todo el mundo se han hecho eco del proyecto, desde China hasta EE.UU.

CUANDO PASE EL AISLAMIENTO
Muchos de los que asisten esta noche a la función acodados en ventanas y balcones no son asiduos habituales de las salas de cine, sin embargo.
Ulrike Pidgeon, una joven desde cuyo balcón se proyecta la película, reconoce que le gusta ir al teatro y al cine, pero con dos niños pequeños apenas tiene ocasión; a causa de la pandemia, no le urge regresar a las salas una vez que vuelvan a abrir.

Claudia Phillip, que vive dos pisos más abajo y fue quien se puso en contacto con Windowflicks después de conocer la iniciativa a través de un artículo en la prensa local, admite que tampoco va tanto al cine como cuando era joven, generalmente por falta de tiempo.

Todos ellos, que fueron informados de la proyección a través de hojas informativas en sus buzones, están encantados con el «Fassadenkino» o «cine de las fachadas», como se conocen este tipo de proyecciones en alemán y preguntan cómo pueden apoyar el proyecto.

En vista del éxito, Windowflicks se plantea continuar con su labor más allá del 5 de junio, la fecha en la que está prevista la apertura de las primeras salas de cine en la capital; para este fin han recibido ya una oferta de cooperación por parte del canal de televisión franco-alemán ARTE.

Karkhoff, para quien la pandemia de Covid-19 representa una oportunidad de redescubrir la «humildad» y la capacidad de improvisación como sociedad, ya está pensando en el siguiente proyecto: que los berlineses puedan disfrutar desde sus balcones de actuaciones musicales en vivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here