El análisis de la situación de la cultura en pandemia en dos voces

El director ejecutivo de la Corporación Cultural Municipal de Constitución, Luis Valero; y el actor y gestor cultural Héctor Fuentes, entregan su mirada sobre cómo las distintas instituciones en la región han respondido a la contingencia.

publicado por

Avatar
27 de julio de 2020
121

Exactamente son cuatro meses y una semana de que la pandemia comenzó a dejar estragos en el mundo cultural a raíz del decreto que cerró cines, teatro, bares y otros. Todos estos espacios donde los artistas habitualmente desarrollaban su trabajo.

La necesaria medida para evitar contagios detonó un movimiento de quienes trabajan en cultura por buscar nuevas formas de seguir adelante con su arte, y en esto se esperaba que varias instituciones tuvieran también algo que decir: teatros, corporaciones culturales municipales, centros de extensión universitarios y por cierto el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio (Mincap) (y en cada región su representación en secretarías) como principales actores.

En continuidad del recuento de la edición anterior (publicada ayer) de lo que ha sido este periodo en la región, a continuación se expone la opinión de dos actores culturales que llevan varios años trabajando en este campo en la región.

Por una parte el director ejecutivo de la Corporación Cultural Municipal de Constitución, Luis Valero, entidad que estuvo entre las primeras que anunció una cartelera online con artistas locales a los que se les pagaría por presentaciones hechas con los debidos resguardos sanitarios; y el actor y gestor cultural Héctor Fuentes, quien siempre ha tenido una mirada crítica sobre la institucionalidad cultural a partir de su experiencia de décadas levantando espacios culturales a pulso.

Luis Valero Campos expresa la dificultad que ha significado llevar adelante la Corporación Cultural Municipal de Constitución con un presupuesto bastante reducido.

“Las comunas hemos sido olvidadas y dejadas sin ningún recurso”
Para el director ejecutivo de la Corporación Cultural Municipal de Constitución, Luis Valero, la vinculación con la Seremi de las Culturas ha sido insatisfactoria: “En cuanto a lo obrado en pandemia por parte de la seremi de Cultura, para nosotros ha sido nula”, expresa.

Explica que la pandemia ha sido “golpe muy duro” para ellos, “ya que el 80% de los recursos que en un año normal necesitamos para ejecutar nuestro trabajo de extensión y programación, lo recibimos de recursos provenientes de proyectos y donaciones a través de la Ley de Donaciones Culturales. No obstante, al comenzar esta crisis o cualquier situación compleja que vive el país, el mundo de la cultura es siempre la más afectada”.

Explica que lo que han hecho hasta ahora ha sido “gracias a Dios, a la fundación Arauco y a la subvención que nos otorga cada año el municipio local”.

Sobre el hecho de ser una corporación municipal, recalca que “no es sinónimo de disponer de mayores recursos”; y que “de seguir así, no podremos en un mediano plazo seguir con gran parte de lo que ofrecemos como corporación”.

En cuanto al programa Elige cultura en Casa, opina que “si bien es un aporte a los artistas, creo si los recursos hubiesen llegado a las comunas, los resultados serían distintos, estandarizados en calidad y con una difusión que realmente ayude al artista, ya que la idea es que los vean”.

Y sobre el apoyo del Gobierno Regional, indica que sin duda era muy importante. “Se transformó en un recurso fundamental y sistemático para el desarrollo de nuestra gestión, sin embargo hoy las 29 comunas de la región (exceptuando la capital regional), hemos sido olvidados y dejados sin ningún recurso”, comenta.

“Esto sin duda que es lamentable, ya que existen muchos artistas en las comunas con gran calidad que han quedado en el olvido”, concluye.

Héctor Fuentes Berríos advierte burocracia y poca autonomía en la Seremi de las Culturas, como principales obstáculos para su acción en la crisis.

“Nos ubicamos en una zona blanca, gozamos de una pobreza glamorosa”
El actor local Héctor Fuentes cuenta con una extensa historia de gestión cultural. A fines de los 90’ y principios del nuevo siglo creó su el primer espacio auto gestionado, “Zona Al Margen”, que según recuerda “después de tres años y al no poder seguir pagando el arriendo, cerramos; y habilité el patio de mi casa para crear el Galpón Al Margen que permanece hasta hoy”. Luego en conjunto con sus hijos creó el recordado Teatro Chico, desde donde nacieron artísticamente varios actores que hoy están moviendo la escena local.

De la acción de parte de la Seremi de Cultura, su opinión es que “existe una indudable voluntad por apoyar a los creadores locales, pese a los límites burocráticos y escasa autonomía que permite el Ministerio”. Sobre el congelamiento de los fondos del 6% de cultura y otros ítems de parte del Gobierno Regional lo interpreta como evidencia de que no hay “ninguna disposición a adaptarse a esta nueva realidad. Imagino que esto ocurre porque si en el Ministerio de Cultura, el conocimiento de la efervescencia artística local es incompleta, en el caso de la Intendencia es prácticamente nula”.

Sobre “Maule Elige Cultura en Casa” piensa que “ha sido un acierto. Además de ayudar con recursos a más de 200 artistas y cultores, ha permitido visibilizar por las redes sociales, la diversidad creativa del Maule”.

Sin embargo a nivel de los fondos nacionales ve el panorama más gris, por lo que analizando estos instrumentos comenta que: “el hecho de que sea concursable o postulable, no permite que puedan llegar a todos, si no a aquellos que manejan el lenguaje de los jurados, porque ya no se trata de llenar bien o mal un formulario, que no es tan complejo. Recientemente se publicaron los resultados de la línea de Artes Escénicas. Recibirán recursos un tercio de los artistas que postularon y de los que resultados favorecidos un 60 por ciento corresponde a la Región Metropolitana y el 40 por ciento a regiones”.

“Pienso, que el Mincap no tiene ni las capacidades administrativas ni de diagnóstico para socorrer sectorialmente. Deberíamos aspirar a ser ayudados como el resto de los chilenos, sin embargo, nosotros nos ubicamos en una zona blanca, que es como se llama a los lugares donde no llega el internet. Debe ser porque gozamos de una pobreza glamorosa, es decir, ganamos poco dinero pero tenemos, por lo general, un buen capital cultural”, concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here