El amor y el arte unidos en la historia de una curicana viajera

Desde hace 6 años reside en Seattle, Estados Unidos, con quien le enseñó técnicas y teoría del arte, y con quien comparte la vida. El colorido de sus pinturas refleja el bienestar que ha alcanzado

publicado por

Avatar
29 de enero de 2020
276
El colorido resalta en las obras de Polita Alvial, quien el año pasado expuso sus obras en Zamarama Gallery, en Seattle, Estados Unidos, bajo el título de “Desvelando almas”.

En muchas ocasiones, el amor ha inspirado la creación artística, pero en el caso de Paola del Carmen Alvial Morán (Curicó, 1975), también le ha aportado en el mayor conocimiento y dominio del arte visual que venía desarrollando de forma autodidacta desde hace mucho, abriendo nuevos horizontes a sus creaciones.

Y estos nuevos horizontes también lo son en una dimensión geográfica, pues este amor que conoció hace dieciocho años por Internet, la llevó hace seis desde su natal Curicó a la lejana ciudad de Seattle, en Estados Unidos, donde actualmente residen juntos.

Con Donn Longie -quien es diseñador gráfico y artista- Polita, como le dicen amigos y familia, aprendió “un mundo que no conocía hasta ese entonces. Gracias a él conocí el expresionismo y la pintura en acrílico, técnicas y procesos”.

Es así como siente que la apuesta que hiciera hace seis años le ha traído grandes beneficios. Allá ha conseguido ir abriéndose camino con paso lento, pero seguro, realizando su primera exposición en julio del año pasado en una galería en Evertett, Seattle, con pinturas que llevó desde Chile. “También he estado en otras actividades culturales mostrando mis pinturas, me muevo en las redes sociales y he podido vender y así seguir creando”, cuenta.

VIVENCIAS Y SENTIMIENTOS
“Soy una artista autodidacta sin estudios formales en arte, sólo nací con talento, curiosidad y perseverancia”, dice Polita.

De ese talento nace una pintura expresionista que mezcla con otras corrientes artísticas como el fovismo, naif y figurativo, donde priman los colores y líneas gruesas.
Parte importante de su pintura refleja a mujeres de mejillas sonrosadas que transmiten bienestar. “Pinto mi visión de cómo siento y veo el mundo, con énfasis en lo espiritual, mis vivencias y sentimientos”, explica la artista.

En el último tiempo, también ha estado pintando en base a la información que le llega sobre Chile, incluyendo el estallido social.

Acerca de su futuro, ella piensa que tal como lo ha hecho hasta ahora, se mantendrá viajando entre Chile y Estados Unidos. “Soy y seré artista hasta que muera, venda o no venda mis pinturas, para mí el arte es libertad, la inspiración está en cada esquina y en cada persona que conozco, en cada situación que vivo, soy una artista en constante búsqueda y aún me queda mucho por experimentar. Estando acá he crecido como artista. Amo está ciudad y lo mucho que me inspira pero también amo Curicó y espero volver”, expresa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here