El amor en las letras del Maule

Poemas y canciones de inspirados artistas locales le han cantado al sentimiento humano más profundo.

publicado por

Avatar
14 de febrero de 2020
450
La pareja de artistas Emma Jauch y Pedro Olmos. El amor y el arte se unieron en la trayectoria de esta pareja que dejó un gran legado cultural al Maule.

La pregunta a la comunidad artística local fue: ¿recuerdan algún poema, canción u otra creación literaria con el motivo principal del amor, hecha por algún autor o compositor maulino? De inmediato comenzaron a aparecer aportes que dan cuenta que aquí, como era de esperar, este sentimiento también ha inspirado a muchos.

He aquí algunas de estas creaciones que vale la pena recordar en el día en que se celebran aquellos flechazos de Cupido, unos más certeros que otros, pero… que a veces dejan una huella que se transforma en bellas creaciones.

EL AMOR EN LA MÚSICA
Con el título de “Otoño” el grupo de folclore latinoamericano Guanay de Constitución cuenta con una romántica canción que dice “Me gusta verte, mujer /cuando asoma la mañana/ me gusta verte tranquila/ mirando por la ventana (bis)
El niño que llevo dentro/ se ha enamorado de ti/ el hombre que voy por fuera/ a tu lado es tan feliz (bis)”.

Por otro lado, desde Colbún el solista Machi Kura dice en una de sus composiciones: “Sin ti, estuve prisionero y ahora vuelvo a ser libre al sentir tu pelo, que cobija, cobija tu rostro en sereno resplandor”.
La letra pertenece a “Venías con el sol”, incluida en su disco “La historia de un niño” (2019), y según el artista, habla “del reencuentro, de florecer con el amor”.

LA POESÍA EN PAREJA
También a veces sucede que los poetas se encuentran, y se enamoran. Es el caso de dos vates de nuestra región: Ana María Lepe y Gabriel Rodríguez.
Los artistas residentes en San Javier cuentan con una vasta producción poética que aborda diversos temas, entre ellos de una forma destacada, la temática social. Pero también han creado poemas de amor tan hermosos como “Canto de Amor Andino” de Ana María Lepe Céspedes: “Te extraño, te tengo y no te tengo/ Y tú volando alado sobre mares de sueños/ selvas vírgenes, cordilleras de piedra/ rosario de cuentos.

Y es que eres viento, respiración y silencio/ recorres nubes de colores. / Viajas a través del tiempo/ te abrazas de pasado / y vuelves…

Recibo con tu abrazo viento y cordillera. /Viajo por tus ojos, y te beso”.
Por parte de Gabriel Rodríguez se puede mencionar “Mujer” escrito en los años 80’, en medio de un contexto político y social que afectó muy de cerca al autor. Su primera estrofa dice: “Si el tiempo/ No tuviera banderas negras/ Te amaría jugando / En los amaneceres marinos”.
Por otra parte, la poeta y artista plástica Emma Jauch también tomó como inspiración su extensa unión amorosa con el artista visual Pedro Olmos. Ello queda reflejado de una forma sutil y elegante en el poema “El Jarro Azul”, incluido en su libro “Los Hermanos Versos” (1968).

En su comienzo dice: “Cualesquiera de estos días/ cuando estamos de lado a lado en la mesa/ me persigue la idea de invitarte/ a hundirnos en azul /desde este jarro/ azul cristal azul/ agua azulada/ dulce bahía azul entre las islas/ en permanente incitación al viaje”.

POETAS CLÁSICOS
En una región a la que se le ha puesto el mote de “tierra de poetas”, no es difícil encontrar producción lírica inspirada en Eros.

Quizá el primero que se viene a la mente es Pablo Neruda, y sus “Veinte Poemas de Amor y una canción desesperada”. Y con justa razón, porque esos versos de nuestro Premio Nobel parralino están inscritos en el imaginario romántico de todos los chilenos.

El “otro Pablo” famoso del Maule, Pablo De Rokha, cuenta con un hermoso poema dedicado a su esposa Winett de Rokha: “Posiblemente quepa todo el mar en tus ojos/ y quepa todo el sol en tu actitud de acuario/ como un perro amarillo te siguen los otoños/ y, ceñida de dioses fluviales y astronómicos/ eres la eternidad en la gota de espanto”.

Aquella es la segunda estrofa de “Círculo”, con la intensidad y fuerza habitual de la lírica del vate licantenino.

Y lejos del típico poema que ensalza el amor, el poeta yerbabuenino Max Jara (cuyos restos reposan en una cripta especial frente al Museo Histórico desde el 23 de abril de 1991) lo retrata en su lado oscuro en “El amor”: “El amor es grave y el amor hastía /El ansia del beso mató mi alegría /El beso que espero y el beso que evoco /ambos son dos pasos hacia la agonía /el amor es triste, desmayado y loco”, dice su primera estrofa.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here